Ir al contenido principal

Savonarólica compartida


Visita rechula de Pedro y Javier con proyectos sugerentes y expositivos, con conversación tranquila y entusiasmada, con palabras sobre arte y literatura, con paseo fotero por el final de otoño bejarano, con visita a los coleguillas de La Casa de la Sal, con comidita en Bar Tolo [calamares de tierra y tostoncito asado], con copilla de ron rechulo y Caribe… mucha complicidad también y cosas por hacer juntos.
Quedé encantado con su visita. Gracias, amigos.
Y luego botellita ‘Havana Club Añejo Especial’ de agradecimiento del cubanito al que hemos conseguido los papeles, y sonrisa entre feliz y temerosa, y ganas de comerse el mundo en la cara… Vuelvo a sentir satisfacción por mi existencia, vuelvo a sentirme útil y a encontrarle un poco de sentido a la cosa de vivir y trabajar por un mundo abierto y sin fronteras.
Y reluego visita del hermano de José Luis Majada junto a mis cuñados Antonio y Nena, con mirada especial a mis cosas mientras en mi cabeza bullía el recuerdo de que José Luis fue el culpable de que yo escriba poesía [gracias a su poema ‘Duérmaste madre’ del libro ‘Centauros’].
Buen día… para guardarlo en una de mis cajitas viejas de lata, conservarlo y redescubrirlo dentro de unos años.
En fin.




















Hoy he recuperado una historia que escribí en el año 2000 y que tenía perdida en uno de los incidentes con mis discos duros. La he encontrado en un CD que tenía despistado en mi cajón viejo y voy a ir poniéndola a trocitos en el blog:

TOLLE, LEGE I


1. Los números

Pensaba que la vida era una putada por todo el centro mientras ordenaba los partes de trabajo del mes y revisaba las facturas del trimestre cotejándolas con el libro oficial. Nunca le gustaron los números y se pasaba entre ellos todo el día, y los días anterior y siguiente a cada día. Presupuestos, facturas, contaduría, tiempos de trabajo, control de los créditos de la empresa, verificación de pagos y cobros... ¡una mierda! Sólo le salvaba su capacidad de dividirse mientras realizaba el trabajo tedioso con los números, y de esa manera, dividido, una parte de su mente se mimetizaba con el dos, con el tres, con el veinticincomil quinientos, con la suma, con la resta, con el tanto por ciento preciso del impuesto sobre el valor añadido... y su otra parte se dedicaba a la introspección, al viaje, a la desatada necesidad creativa que le comía por dentro. Así, mientras sacaba cuentas de resultados o remataba la última declaración del patrimonio, ideaba libros objeto, poemas visuales, historias llenas de un arrebato hecho de intensidad y aventura. Sólo había algo imprescindible para que se produjese esa división mágica de su mente, tenía que realizar el trabajo en su estudio, un lugar oscuro, desastrado, lleno de libros viejos y nuevos, de papelotes emborronados, de ceniceros preñados de colillas, siempre con humo a su alrededor, humo que podía ser de un cigarro o de esas maderas aromáticas de múltiples olores -opio, rosas, pachuli, jazmín, vainilla...-. Sahumándose le llegaba la maravillosa división de su mente.

Nº. de factura: 927. Ref. cliente: 009886001A. N.I.F.: 8100351-G. ... La soledad es el mejor acento para la razón. Cuando se está absolutamente solo, cuando incluso los lazos más íntimos con los demás se olvidan, la razón funciona en su máxima pureza; pero es una razón individual que se modela con parámetros absolutamente únicos. No importa el otro, no existe la barrera de la conciencia ni la del ridículo. Desde esa razón pura se pueden arbitrar todos los movimientos, se pueden abarcar todos los indicios y darles la forma apetecida. Quizás en este justo punto la razón haga una bella intersección con la libertad. De tal experiencia interior nace el acto creativo, que no tiene por qué tener una respuesta física... la creación para el deleite único del creador, la razón como experiencia interior inigualable, la libertad como patrimonio individual irrenunciable.

A veces le asaltaban días vacíos en los que deseaba morir con la intensidad más inimaginada. Se veía ínfimo, inexistente, perdido en los números vacíos de sus libros y de sus papelotes. Era incapaz de mirarse en los espejos, y menos en los ojos de los otros. Esos día fumaba hasta la extenuación y se desataba en garabatear papeles, uno detrás de otro, a una velocidad de vértigo. Sus garabatos eran números deformados hasta resultar irreconocibles, unos con el mástil rizado ocupando toda la superficie del papel, doses espirales con la inocencia perdida, treses abombados hasta el mismo ridículo, cuatros torturados en una eterna pasión de cruces, cincos con chorretones semejando la cera de una vela deshecha, seises anonadados en multitud de círculos concéntricos como cerezas o palomas a veces, sietes obtusos, ochos entrelazados como rúbricas antiguas, nueves como una arboleda infantil indefinible. La garganta era pura flema y el tabaco le escocía en la lengua, en los pulmones. Y retornaba a los números sin ganas, sumándoles los otros números terribles, los de las horas, los minutos, los segundos.

*[Continuará]


De FUMADORAS

Comentarios

  1. En efecto, Luis Felipe. Un día para recordar, un encuentro para repetir.
    Cómo se nota que has jugado con la ventaja del tiempo para colgar las fotos.

    ResponderEliminar
  2. Día especial.
    Crecimos, nos hicimos juntos y hemos caminado en la distancia juntos.
    Ahora toca pasear juntos.
    Día molesto, cambié la plantilla por las etiquetas y ahora no me gusta.

    ResponderEliminar
  3. ¿Qué tal en blanco?.
    Los demás no resaltan por el tamaño pequeño de la letra.

    ResponderEliminar
  4. Saturemos nuestra vida....como las fotos....

    Blogofago

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…