Ir al contenido principal

Je, je... ya soy un poeta underground.


Me parto el culo. Ahora soy un poeta underground según los pericos del sello editorial ‘Bala rasa’ [http://www.cuerdosdeatar.com/]. Me encanta. Todo se debe a la antología “Poesía para bacterias” que han editado estos mozos bajo el cuidado de Sergi Puertas y con la entradilla de ‘Violadores del verso’… Lo que más me gusta de todo es que hay muchos amigos en esa antología… van los nombres en un corta y pega del mail que me acaba de enviar Sergi:
Nacho Abad, Eugenio Barragán, Josep María Beà, Iker Biguri, Antonio Blanco, Anna Blasco, Juan Bonilla, Enrique Cabezón, Harkaitz Cano, Pablo Casares, Luis Felipe Comendador, Javier Corcobado, Salva Dávila, Camilo de Ory, Jordi Doce, Santiago Egido Arteaga, Ignacio Escuín Borao, José Daniel Espejo, Enrique Falcón, Mario Fernández, Sergio R. Franco, Juan Frau, Ceferino Galán, José Daniel García, Pablo García Casado, Alberto González, David González, Karmelo Iribarren, Fertxu Izquierdo, Johnny Laputta, Rubén Lardín, Hernán Migoya, Dolan Mor, Vicente Luis Mora, Vicente Muñoz, Antonio Orihuela, Begoña Paz, David Pielfort, Lluis Pons Mora, Daniel Rabanaque, Pepe Ramos, Violeta C. Rangel, Javier Rodríguez Pérez, Enric Selt, Safrika, Purranki Sandongui, Miguel Serrano Larraz, Uberto Stabile, Nacho Tajahuerce, Alber Vázquez, Manuel Vilas, Al Williams Contreras.
Pues nada, coleguillas, a consumir poesía undergraund, que está de moda.
•••
Yo, que fui nombrado un día como poeta de bar y carretera, otro día como poeta gore, bastantes días como poeta de la experiencia, una buena temporada como poeta del realismo sucio, algunas veces como un new beat español, demasiadas veces como poeta del prosaísmo conversacional, todo el tiempo como practicante de la línea clara y hoy como poeta underground… solo sé que siempre he escrito el mismo poema, siempre el mismo poema, siempre el mismo poema, siempre el mismo poema, siempre el mismo poema, siempre el mismo poema, siempre el mismo poema, siempre el mismo poema, siempre el mismo poema, siempre el mismo poema, siempre el mismo poema, siempre el mismo poema, siempre el mismo poema, siempre el mismo poema, siempre el mismo poema, siempre el mismo poema, siempre el mismo poema, siempre el mismo poema… y hoy, además, le estoy haciendo un collage a mi amiga Guapalupe por mediación de José Luis Rodríguez Antúnez: 49 moscas y una coccinella para concelebrar los cincuenta años de un colega de esa santa urbanítica. Espero que le guste… ¡Guapalupe… ahí va un adelanto gráfico de mi curro para ti!*

*[dime si te mola la idea, bruja].



Comentarios

  1. Llego a casa miro el ordenador Estoy harto coño! Hoy no ha venido que raro cojo al perro me saca a la calle Niñas autómatas a la orden de su madre el chico airado que da el portazo el perro que admira a mi perro y que éste no soporta el incansable peluquero azulgrana que siempre está en la puerta ruido de carros con compras y olor a mercado fresco manos y bocas que hablan obreros de mono que me miran desde un edificio espero sí lo han dicho continúo altiva el coche de polis municipales por casi me pilla imbécil! me mira el perro tú no! una pelea de pareja son críos sonrío pasa el abuelo con boina y bastón y la fea que se cree guapa el chico del móvil que dice no yo no cuelga tú primero! gente con bufandas y camisetas a rayas hoy juega el "Aleti" se escucha un goooolll hace aire tengo frío regreso a casa tengo mono enciendo un cigarro enciendo el ordenador: Poesía para bacterias.
    ¡¡Eso esss!!

    Me tomo la revancha, leí la narrativa de su página oficial y mola un montón, pero por casi me asfixio!
    Enhorabuena!
    Donce

    ResponderEliminar
  2. Disiento de algunos nombres.
    No del tuyo que está bien en ésta y debería estar en otras muchas antologías.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Está muy bien que disientas, colega...
    Yo también, coño.

    Un besote, amigo

    ResponderEliminar
  4. A mi me mola si es auténtico y recuerda a eso de los 50, pero explicame que yo no cuento cuarenta y nueve moscas mi cincuenta tijeras, es que últimamente estoy un poco espesita, de verdad, deben ser los 50 que son míos, y tuyos y de otros...
    Mañana voy a verlo al natural, así que, ¡afina, amigo!
    Besazos a los dos: a JL por acordarse y a ti por hacernos caso(¿bruja yo, porque?)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …