Ir al contenido principal

Un sábado para Guadalupe.



Estoy dedicando mi sábado [y algunos ratillos más] a trabajar para Guadalupe un par de collages y me lo estoy pasando rechulo.
Ahí te quedan, amiga G. [como el punto], unas muestras de la evolución de mi trabajo para que opines y me digas si voy por el buen camino o me voy a tener que comer mis horas [no están rematados todavía, ¿vale?


Collage 1: "Poema y yo con 49 moscas y una coccinella".



Collage 2: "Poema y yo con un portero bajo el bombardeo aliado".

•••
Reviso ahora, con un poquito de retraso, la entrada del día 28 de enero en el diario de Antonio G. Turrión y me cabreo al leer que ‘la miseria se muestra en… la soledad… el individualismo.”. Creo que Antonio se equivoca de medio a medio en la inclusión de estos conceptos dentro del apartado de las actitudes miserables. Yo, por lo menos, discrepo de ello con vehemencia, y lo hago en base a que busco ambos aspectos en mi vida como solución ideal y benéfica, como estado final y principio creativo, como paso lógico hacia lo social.
No me parece miserable el que busca soledad para crecer en ella ni quien alimenta su individualidad para singularizarse desde la reflexión en un mundo anodino y absolutamente prosaico [un mundo hecho así por lo social, por la mierda común en la que un grupo eleva a sus líderes para adorarlos como al becerro de oro mientras se adiestran en alienar y ser alienados]. La política, mal que nos pese, es un oficio de meritorios en el que los más mediocres y rastreros pueden hacerse ricos amparados en el fomento y desarrollo de ‘proyectos colectivos’ [Pizarro también es un proyecto colectivo en sí mismo… y de sí mismo]… y no hablemos de la Iglesia Católica [poblada de ‘proyectos colectivos’ desde su primera hostia hasta su último bonete].
A veces, casi siempre, hay más miseria en el grupo que en cada uno de los elementos que lo componen, individualidades que en soledad cobran valor y en sociedad son pura perfidia.
No estoy de acuerdo hoy contigo, amigo Antonio, en esas dos afirmaciones que haces… y bien que me sorprenden cuando te sé partícipe de la búsqueda de soledad y te presiento en un largo proceso de singularización.
Desde tu definición, yo me entiendo miserable [que lo seré… no lo pongo en duda], pero desde tu definición también siento absolutamente miserable a la humanidad entera con todas sus estructuras.
Sí, se avanza desde lo social, desde los proyectos comunes, claro… pero también se avanza [y mucho… lo mismo mucho más] desde las brillantes opciones individuales nacidas de la soledad más absoluta.

Comentarios

  1. Entiendo que el Sr. G. Turrión se refiere, claramente, a la pasividad del individuo frente a los problemas sociales. El individualismo y la soledad hace crecer a la persona, la arraiga en sus ideales o la influye hacia el cambio de valores preestablecidos, pero no en todos los casos ese individualismo ayuda a dar el paso, a veces y según a quién, sólo consigue aumentar el ego (y sus bolsillos). También pienso que somos "un poco" hipócritas, porque todos somos parte de ésta "suciedad". No hace falta dinero para ir a ayudar a un albergue, a un centro social de cualquier tipo, todos podemos poner nuestro grano de arena, pero preferimos tumbarnos en ella para tomar el sol y escuchar la brisa del mar.
    Un saludo

    p.d.: muy buenos los collages, si a Guadalupe no le gustan me los manda Vd a mí! (también me encantó el de las francotiradoras,jeje).

    ResponderEliminar
  2. Ah, se me olvidaba:
    La primera frase de la entrada "la Iglesia y el poder" del día 1 (G.Turrión), es un guiño a un poema del Maestro o sólo me lo parece a mí?.

    dnc

    ResponderEliminar
  3. Dabutí, colegui! El de los aviones para Pedro, que es ingeniero aeronaútico.
    Te escribo.
    Guadalupe (con g, como el punto, sí, punto guasa tienes tú...)

    ResponderEliminar
  4. Te he escuchado, tu voz, bien
    Dime como o has hecho, por favor.
    Cómo se hacen estas cosas.

    Algo que decir y es que siempre te leo, aunque no te deje nada y es por la razón de algo que tu aqui dices y que por lo que se ve no es de tu gusto.
    La individualización y esas cosas pero es que yo te veo así como si lo hicieras para ti y unos pocos y lo demás no te imorpatara.
    Esta vez si que te dejo un saludo

    ResponderEliminar
  5. Nikté tienes toda la razón, algunas veces pienso que le debo tener frito, pobrecito, con lo que odia que le den la tabarra! le tendré que dejar descansar...
    Dnc

    ResponderEliminar
  6. Creo que son varios los tipos de individualismo que pueden darse. Ese que tú dices yo lo comparto. Cada vez más, por cierto. Y no sólo es bueno: es, también, inevitable.
    Sin embargo, hay un otro que es únicamente sinónimo de egoísmo, de impulso parasitario a la sociedad, de la que toma todo y a la que nada aporta.
    Besos,
    Diego

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …