Ir al contenido principal

Estoy harto, coño.


La vida tampoco es un tormento, coño, pero así se la toman un gran número de personas. Tengo unos amigos que, si se habla de lo mejor, ellos son siempre la justa excelencia; pero si se habla de lo peor, son ellos los que más padecen y a los que les tocan siempre las cartas más bajas.
No es así.
Una vida en condiciones requiere altibajos, valles y cimas, apatía y ganas, fracaso y triunfo… y gozar con ellos como en un juego de azares en el que un día lo pierdes todo y al siguiente eres poseedor de una inmensa fortuna.
A mí me joden esas cabezas victorianas que todo lo centran en la acumulación y en la seria apariencia, esos tipos que no son capaces de caer con alegría y levantarse con tristeza… no viven, pues su norte es sufrir y hacer sufrir a los demás a base de severidad y pesimismo.
Hoy tienes y no pasa nada… mañana no tienes y tampoco pasa nada. ¿Qué diferencia hay mientras se respire?
Y a las poses, que les den bien por el culo… ¿Qué ganas con negar la voz de otros si no eres capaz de sostener la tuya, si no trabajas en ‘ser’ y solo te dedicas a ‘estar’?
Decía hace unos días Donce que soy un mimosón y que juego con alguna que otra pose… y estoy de acuerdo siempre que el asunto sea divertido para mí, que hasta ahora lo es. Donce, tomo pose cuando hablo con palabras medidas, que es la mayoría de las veces, pero no cuando dejo al verbo que salga a su bola –como lo ha hecho durante los últimos días–. Ahí soy yo de verdad, no te engañes; soy el que se cisca en los símbolos del mundo, el que pronuncia incoherencias entre palabros, el que avisa e intenta dar a la vez.
Estoy harto, coño.
•••
Qué pocas ganas tengo de salir al mundo de nuevo, y mira que mis amigos buenos me tientan constantemente con sus ‘Felipe, tío, te he pillado un espacio para recitar’ o ‘he hablado con fulano, que edita una revista chula, y me ha dicho que le envíes unos poemas inéditos, que te los publicará’ o ‘te voy a meter en un congreso que hacemos con tal o cual diputación para que impartas una ponencia’… Yo se lo agradezco a todos, pero no tengo ganas de volver otra vez al mundo de los lameculos que disfrutan dándose jabón en una mesa expuestos al público con la cara trascendente y el gesto de vaca agotada de comer hierba y rumiar. Es una cloaca llena de comemierdas que darían su vida porque el pope de turno les sobe la chepa con gesto protector. No me da la gana ya.
Y menos tener que aguantar a los imberbes que juran que se han leído todo lo tuyo mientras intentan colocarte un original con poemas de mierda de los que se avergonzaría hasta mi hijo Guillermo, que tiene ocho años.
La literatura está llena de padres priores y monaguillos pollafinas que, como buitres, están empeñados en merendarse el éxito y el dinero de la cultura con sus manos relimpias [hacerse una paja con ellas sería un pecado casi original] y con sus bocas llenas de estupideces terminológicas… más les valiera a todos tirarse a la calle, aunque fuera un par de días con sus noches, y hacer la esquina como culeros… sabrían entonces lo que es la dignidad y lo que debe ser la escritura.


Comentarios

  1. Pues yo también, ¡cojones! También hoy estoy harta y hoy, precisamente hoy, estoy de acuerdo con todo lo que dices. Claro que con amigos así, para qué quieres enemigos. Buscatelos más salaos, hijo mío, que haberlos haylos...

    ResponderEliminar
  2. Sr. Comendador, estoy taquicárdica "perdía" de verme nombrada en una de sus entradas, (ji,ji) de verdad me siento a lo "Doctor Honoris Causa", fíjate tú!
    Ale, ya me hizo Vd. el güequito. Pero aun agradeciendo su gesto (de todo corazón), permítame que le diga que no hacía falta, que el hueco ya me lo había hecho yo aquí, porque no sé si se había dado cuenta pero llevo un mes atrincherada en el espacio de los comentarios. Vamos, que estoy de okupa...
    Ya puede ir llamando a alguno de sus amigos, a uno que sea abogado, e ir diciéndole: "Tengo un okupa en mi blog!" (jajaja, si tiene hasta título de novela, no me diga...)
    Yo le aviso por si pronto dejo de parecerle "viva" y paso a ser: ya-está-ahí-la-cansina!
    Ah, y yo creo que hay tiempo para todo, para poses, para verdades enteras, para gente brillante y hasta para algún que otro amigo coñazo... Todo depende de lo que te pida el cuerpo. O no?
    Un besote!

    ResponderEliminar
  3. Esta serie de "Poema y yo" se sale, señor Comendador.
    A tener en cuenta.

    ResponderEliminar
  4. Te has preguntado alguna vez Luis Felipe, que pasaría si dejases de escribir alguna vez más de un mes este diario, o tal vez, plantearte dejar de hacerlo porque a veces te suponga una obligación que te impide disfrutar libertad, por ejemplo ir a Paris y no preocuparte de "más nada", ya eres muy popular y eso tiene un redito, no es lo mismo escribir porque quieres, que hacerlo por no defraudar a tu público, eso significa compromiso, se que eres una persona comprometida,pero tantos compromisos no son buenos para la individualidad.

    ResponderEliminar
  5. Te sigo todos los días.
    Hoy me has gustado de una forma especial.
    Los pollafinas, genial.
    Y los del gesto de vaca agotada de comer hierba y rumiar...de esos hay "apuñaos"
    Cuánto comemierda, de verdad.
    Sólo a veces me pregunto, estando en el otro lado como estoy, quien será más feliz.

    ResponderEliminar
  6. Me he acordado del comentario que te dejé sobre la foto de las vallas de piedra, los árboles, la luna Bejarana ,..tú y Nina.

    Sí, carretera y manta cuando haga falta. Mientras tanto a buscar estrías o lo que te dé la gana.

    Abrazote.

    ResponderEliminar
  7. Me ha gustado mucho tu blog. Te felicito. Espero leernos pronto. Saludos desde España. Si me das tu confirmación y permiso te agregaré a mi lista de blogs amigos. Un 10 en valoración.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…