Ir al contenido principal

Me mosquea la crisis.


Vamos a ver si me aclaro.
Resulta que ahora, según me cuenta un colega, de la noche a la mañana, los bancos solo dan créditos a la construcción si el cliente presenta documentación de propiedad de los solares a construir, proyecto aprobado y compradores en firme de las edificaciones… y con estos papeles financian sobre el 50-60 % del valor estimado de obra. Antes –hace cuatro días–, bastaba con tomarse un par de cañas con cualquier director de oficina y sin terrenos, sin proyecto y sin compradores, te daban hasta el 85% de ese mismo valor estimado de obra.
Parece ser que, ante esta situación, los promotores se ven incapacitados a continuar con sus promociones al no poder soportar los costes antes de las ventas.
Y yo no sé si esto es cierto o no lo es, no sé si lo que me han explicado lleva el tinte de una parte con sus pesas falsas y esas cosas, pero intento sacar consecuencias: la primera es que si lo que se me ha explicado es cierto, es la banca quien crea y fomenta la crisis… y si no es cierto, debe ser el sector de la construcción el que quiere forzar un cambio en el sistema… Sinceramente, las dos supuestas consecuencias me la refanfinflan, porque entre tahúres anda el juego.
Lo que sí me molesta es que esta situación tenga que ver con el retraimiento de consumo que vengo notando en mis propias carnes desde hace un par de meses, con esta sequía de curros que me pone la espada de Damocles sobre la cabeza sin comerlo ni beberlo.
Sí tengo claro que se está jugando a intentar derribar a alguien desde/en los colectivos de poder, y que en este juego son los más humildes los que sufren las consecuencias directas [gente al paro, tesorerías destrozadas en las pequeñas empresas con la consecuente morosidad, jodidos finales de mes…]. Tengo muy claro que todo esto viene de esas castas de botines y pizarros [pizarrines] que aún no han comprendido que son humanos y, como tales, perecederos… tan perecederos comos los sánchez o los garcías… y pongo mis esperanzas en que todo esto se pase justo con la respuesta del pueblo en las elecciones de marzo. Aquí hay un pulso cabrón y una situación forzada que no puede ocultarse a ningún ojo si se miran las cifras de paro de los tres últimos meses y se comparan con las de los tres anteriores.
Y aunque yo soy de mirada corta [nunca supe ver otra cosa que no alcanzasen mis ojos], percibo cierta estrategia del dinero para colocar en el tapete sus cartas marcadas. Así, el que sufre las consecuencias directas toma notita rápida y suma por encima de su floja ideología para cambiar el color de ‘la cosa’ y, así, volver al hermoso campo de adormideras [‘papaver somnifera’] en el que todo fluya porque los poderosos tienen exactamente lo que desean: campo libre.

Comentarios

  1. Ayer "la empresa" me quiso "colar" un papelito-guillotina con muy buenas palabras, sonrisas y manita en el hombro (Engaños). Ayer, y hoy más aún, me siento una Mª Antonieta del siglo XXI. Y lo que más me duele es que los verdugos eran mis propios compañeros, con los que casi se puede decir que me he criado. Aquellos con los que empecé y que eran tres chavales con planes de futuro y puño en alto, y hoy, !ja! hoy ya sólo son tres panzones de traje, corbata y chalet con piscina; tres culos arrastrados tras una paga de beneficios.¡¡Diossss!! Esto no cambiará nunca, Sr. Comendador, porque los cimientos están podridos. Me da pena, mucha, y duele, duele muy hondo, y ahora estoy llorando de pura rabia!!!

    Donce

    ResponderEliminar
  2. Te deseo lo mejor, amiga.
    Si te puedo echar una mano, aquí la tienes.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  3. Donce, no te conocemos pero estamos contigo. La vida no es fácil para nadie, aunque para algunos menos que para otros. Tus amigos, los de "ora la panza otrora el puño", no serían tan amigos.
    La crisis estaba cantada, no sé a qué viene tanta extrañeza, lo raro era hacer casas y más casas no se sabe muy bien para qué ni para quien, todo menos para ser habitadas por el ciudadano currante normalito. Yo no comparto la idea de la premeditación, pero sí que pienso que la euforia ha velado los ojos de muchos, entre otros de los bancos (que venden dinero, no lo prestan).
    Y bueno, qué más deciros, si una misma también lo sufre en sus propias carnes...
    No nos desesperemos, yo ya he visto varias crisis, he sobrevivido a ellas y no dejo de preguntarme cual es la causa de el mundo aprenda tan poco.
    Besitos, G.

    ResponderEliminar
  4. Por cierto, no deja de ser sorprendente que en los debates políticos televisivos, no se atrevan a abordar seriamente el tema de la vivienda, que es sangrante, el sector de la construcción, que siempre arrasa (cuando vienen vientos prósperos y cuando vienen contaminados).
    Pero qué bobadas nos cuentan y lo importante ni se menciona. No creo que sea casualidad.
    Otro beso, que esto es gratis hasta en épocas de crisis.
    La gu.

    ResponderEliminar
  5. Gracias chicos, que sois más lindosssss...!!!!!
    Hoy ya estoy mejor, lo que no mata engorda (o adelgaza, según). Sólo lo conté porque pensé que venía al caso.
    Ah y que conste que no pataleé porque ellos hicieran su trabajo, sino por intentar engañarme!(que ya está verificado)
    Dos besazos gordos y pirolos en vuesas dulces mejillas.

    ResponderEliminar
  6. Donce:
    Lo siento en el alma, pero no te desanimes, la vida aprieta pero no ahoga.
    Y no dejes de escribir, que eres un alma fundamental del pensamiento de este biblog.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo, gracias de corazón. No me enrollo más porque sabes que ando aquí de "prestao". Un beso. Dnc.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …