Ir al contenido principal

Soy de ese entonces...


Soy de cuando se procreaba sin movimientos lascivos y la muerte era esperada como un segador, de cuando se hacían cinturones de monedas y rosarios de pipos de aceitunas, de cuando se daba limosna y se ayudaba al gentío a tener una buena muerte, de cuando las alcobas con cortinones, de cuando los escapularios con cintitas y los penitentes arrodillados, de cuando los exegetas hablaban del hombre andrógino, de cuando la periferia de los círculos, de cuando se vivía lo inquietante con fervor, de cuando los arcanos y los vicios castigados, de cuando el aguamanil de los prostíbulos y el espejo de pie, de cuando el solaz de las cortesanas con túnicas vaporosas, de cuando el viscoso semen de Dios, de cuando la rehabilitación de la sexualidad tácita, de cuando los siete cielos planetarios, de cuando las virtudes armaban al hombre congruente, de cuando la ambigüedad se hacía grosera en forma de erección, de cuando la mujer fecundada sonreía por estar encinta, de cuando la tierra yerma, de cuando los sacrilegios y los perros excitados, de cuando la niña atónita, de cuando el catecismo del padre Ripalda, de cuando Dios era perverso por mirarte, de cuando las refutaciones, de cuando la ilusión por todo, de cuando aquel espanto, de cuando los gemidos de la loca, de cuando la inquietud adolescente, de cuando el primer semen encharcando las manos, de cuando la soltera provocativa que me enseñó su pecho izquierdo, de cuando la seducción a oscuras, de cuando los vahídos de la abuela, de cuando se engendraba fantasía a la salida del cine del domingo, de cuando el sombrero viejo de fieltro que llevaba el mago, de cuando los abrigos cheviot, de cuando se recordaban los sueños al despertarse, de cuando el mullido mundo de las tentaciones libidinosas, de cuando la contemplación sin recogimiento, de cuando los zapatos dos tonos, de cuando las supercherías, de cuando los latinajos, de cuando el mundo de los hombres dominados, de cuando el mundo maniqueo…
Soy de ese entonces y ya no puedo casi permanecer en este ahora.

Comentarios

  1. De cuando hacíamos Badajoz-Gijón en un Simca 1000, con un padre novato, 45º a la sombra, sin aire acondicionado; mareados por la mezcla de puerto Bejarano, olor a chorizo y morcilla patatera; de cuando mi hermana y yo íbamos sentadas 8 ó 10 horas sobre las faldas de mi madre.... y éramos las más felices...

    Donce

    ResponderEliminar
  2. Para bien y para mal somos lo que somos, lo que fuimos pertenece al pasado. Lo más cercano a la felicidad que conozco consiste en vivir cada momento intensamente, sin preocuparse por lo que dejamos de ser o de hacer. Esto lo podemos aprender de los niños y de algunos animales (no precisamente de la especie humana). Te lo dice quien comprende bien lo que escribes y que no siempre lo sabe aplicar a sí misma...
    Por cierto, nunca pensé que la piña diera tanto jugo, ehhhh???

    ResponderEliminar
  3. Se nos acabo la época de la lentitud del tiempo,de las ganas de comer etapas,de la incertidumbre del futuro,de las ganas de amar y ser amada,se nos van los años como agua entre las manos,vamos enloquecidos en pos de la muerte,consumiendo días esperando que,(algo)somos mendigos de miradas y de afecto.
    Y lo único que hacemos es acumular años y disfrutar momentos.

    ResponderEliminar
  4. Luis Felipe, me encantaría que hicieras otro igual pero de lo que seremos (¡y escarba un poco en tu lado optimista, ostia!)

    Estoy aprendiendo a dar abrazos de los tuyos (ya me va saliendo mejor).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. ¡Joder que mal andas de dopamina, tío!

    Pero me gusta lo que escribes (somos unos sádicos)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …