Ir al contenido principal

Soy de ese entonces...


Soy de cuando se procreaba sin movimientos lascivos y la muerte era esperada como un segador, de cuando se hacían cinturones de monedas y rosarios de pipos de aceitunas, de cuando se daba limosna y se ayudaba al gentío a tener una buena muerte, de cuando las alcobas con cortinones, de cuando los escapularios con cintitas y los penitentes arrodillados, de cuando los exegetas hablaban del hombre andrógino, de cuando la periferia de los círculos, de cuando se vivía lo inquietante con fervor, de cuando los arcanos y los vicios castigados, de cuando el aguamanil de los prostíbulos y el espejo de pie, de cuando el solaz de las cortesanas con túnicas vaporosas, de cuando el viscoso semen de Dios, de cuando la rehabilitación de la sexualidad tácita, de cuando los siete cielos planetarios, de cuando las virtudes armaban al hombre congruente, de cuando la ambigüedad se hacía grosera en forma de erección, de cuando la mujer fecundada sonreía por estar encinta, de cuando la tierra yerma, de cuando los sacrilegios y los perros excitados, de cuando la niña atónita, de cuando el catecismo del padre Ripalda, de cuando Dios era perverso por mirarte, de cuando las refutaciones, de cuando la ilusión por todo, de cuando aquel espanto, de cuando los gemidos de la loca, de cuando la inquietud adolescente, de cuando el primer semen encharcando las manos, de cuando la soltera provocativa que me enseñó su pecho izquierdo, de cuando la seducción a oscuras, de cuando los vahídos de la abuela, de cuando se engendraba fantasía a la salida del cine del domingo, de cuando el sombrero viejo de fieltro que llevaba el mago, de cuando los abrigos cheviot, de cuando se recordaban los sueños al despertarse, de cuando el mullido mundo de las tentaciones libidinosas, de cuando la contemplación sin recogimiento, de cuando los zapatos dos tonos, de cuando las supercherías, de cuando los latinajos, de cuando el mundo de los hombres dominados, de cuando el mundo maniqueo…
Soy de ese entonces y ya no puedo casi permanecer en este ahora.

Comentarios

  1. De cuando hacíamos Badajoz-Gijón en un Simca 1000, con un padre novato, 45º a la sombra, sin aire acondicionado; mareados por la mezcla de puerto Bejarano, olor a chorizo y morcilla patatera; de cuando mi hermana y yo íbamos sentadas 8 ó 10 horas sobre las faldas de mi madre.... y éramos las más felices...

    Donce

    ResponderEliminar
  2. Para bien y para mal somos lo que somos, lo que fuimos pertenece al pasado. Lo más cercano a la felicidad que conozco consiste en vivir cada momento intensamente, sin preocuparse por lo que dejamos de ser o de hacer. Esto lo podemos aprender de los niños y de algunos animales (no precisamente de la especie humana). Te lo dice quien comprende bien lo que escribes y que no siempre lo sabe aplicar a sí misma...
    Por cierto, nunca pensé que la piña diera tanto jugo, ehhhh???

    ResponderEliminar
  3. Se nos acabo la época de la lentitud del tiempo,de las ganas de comer etapas,de la incertidumbre del futuro,de las ganas de amar y ser amada,se nos van los años como agua entre las manos,vamos enloquecidos en pos de la muerte,consumiendo días esperando que,(algo)somos mendigos de miradas y de afecto.
    Y lo único que hacemos es acumular años y disfrutar momentos.

    ResponderEliminar
  4. Luis Felipe, me encantaría que hicieras otro igual pero de lo que seremos (¡y escarba un poco en tu lado optimista, ostia!)

    Estoy aprendiendo a dar abrazos de los tuyos (ya me va saliendo mejor).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. ¡Joder que mal andas de dopamina, tío!

    Pero me gusta lo que escribes (somos unos sádicos)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…