Ir al contenido principal

Creo que ayer me sentó mal la piña.


Youssouph llegó esta mañana a verme con un disgusto considerable, pues alguien cercano a la cosa de sus papeles le había dicho que lo tiene muy difícil y que por lo menos hasta el mes de noviembre no habrá solución para bien o para mal. Mi negrito tiene todo en regla y entra dentro de dos supuestos legales para obtener su permiso de residencia: por arraigo [lleva ya el tiempo que establece la ley empadronado en Béjar] y por colaboración desinteresada con entidad pública [ha trabajado durante un año y medio como voluntario traductor en un centro de acogida de menores inmigrantes en la comunidad extremeña]. Parece ser que todos sus males vienen de alguien con la misma ideología que el viejito que amarga mis cafés, un tipo con prejuicios raciales que quiere utilizar a mi chaval como excusa electoralista para hacerle daño a otros.
El tipo seguro que jamás se ha visto sin ropa y muerto de frío en el centro de un océano, que no lo ha perdido todo y se la ha jugado a vida o muerte, que no ha estado sin nada en un país extrajero en el que no conoce el idioma ni las costumbres… solo fobia a un color de piel y actitud despectiva hacia una procedencia [puñetero racismo].
Youssouph habla tres idiomas [inglés, francés y castellano] y cinco dialectos africanos, tiene una formación humanista importante y ahora mismo está realizando un máster sobre cooperación internacional. Tiene también varias ofertas de trabajo por su calidad personal y por su eficiencia demostrada como trabajador en los diversos campos en los que se ha podido mover junto a nuestra organización [no puede aceptarlas porque no tiene la reconocido legalmente su estado]… y necesita comer todos los días, dormir bajo techo y estar aseado… ¿Qué problema hay, coño?… un tipo que nos da cada día a los que le rodeamos mucho más de lo que nos merecemos, que quiere trabajar y sabe hacerlo para colaborar en el avance de nuestra comunidad, que ha regalado su tiempo hermosísimo a una institución española con felicitaciones allá donde puso su mano… ¿por qué le joden de esta forma?, ¿para qué?
En fin, que ‘odié a la generación’ del viejito que me jode los cafés, ‘tan hecha, tan fácil, tan soberbia... tan banal.
Nada más llegar a casa tiré del bote de bicarbonato. Creo que’ ayer ‘me sentó mal la piña’.
•••
Existe cierta obscenidad litúrgica en mis palabras, y lo sé, y juego cada día a una ceremonia del aborrecimiento.
También soy el malvado Maldoror y podría llevar sobre mi cabeza el embudo de los locos o un altar en el que parodiarme, porque soy el no-hombre quieto en la noche que se mueve con toda la velocidad de sus alimañas. El no-hombre en el no-exilio, el meticuloso delirante, el centro indeterminado, la razón hipnotizada, el detestado de antemano, el colmo seco de la incertidumbre, el arpa que corta, el solitario fecundo, el extraviado, el deshonesto embriagado, el hombre clorhídrico, la gloria de mi casa y el corindón de mi abuela.
Ahora busco el lugar intermedio, ese espacio nebuloso en el que esperar a que todo devenga doloroso o pleno de gozo… a pesar de que sé sin certeza que ese todo es una nada de protones buscando reposo.

Comentarios

  1. ¡Bendito bicarbonato!.
    Por cierto...¿Te lo estas pensando o lo tomo como un silencio administrativo?.

    ResponderEliminar
  2. Hace cosa de quince días, en la calle, vi una riña de lo más surrealista: a un lado del ring, una niña de unos 10 años (un poco quinqui, todo hay que decirlo, pobrecita), al otro lado del ring un matrimonio de unos setenta años (con abriguito de piel incluido en la escena). Los tres enzarzados de tú a tú. No pude más que meterme en el lío cuando escuché decir a los dulces ancianitos:
    "puta polaca, vete a tu país!"
    Uff, vamos mal, muy mal. También hay que decir, Sr. Comendador, que en la inmigración (como en la vida) hay de todo, y que quizá por eso pagan justos por pecadores.
    Sobre el tema de la piña (menudo culebrón), decir que de todo se aprende, y que si a él le sentó mal y a ti te sentó mal, sólo hay una conclusión:
    "La piña es indigesta" (filosofía pura)

    (diría algo más, pero no soy quien)
    Un beso y suerte a Youssouph.

    Donce

    ResponderEliminar
  3. Se me olvidó aclarar que la riña de la que hablé era por un tema de "pelotas", no es que la niña tuviera navaja en mano!
    Dnc

    ResponderEliminar
  4. No pienso ya... y este foro está abierto a lo que sea... hasta que se me crucen los cables, claro.

    Saludetes

    ResponderEliminar
  5. Esta entrada te certifica como uno de los mejores y más solidarios blogueros, aquí sí que muestras la pasta de la que estás hecho. Las otras es buscarse enemigos de manera gratuita. Estas cosas quedan escritas y la gente a la que pisas los sabañones te los va a pisar a ti a la menor debilidad. A no ser que sea una estrategia para subir en el ranking ese que tienes a la derecha.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …