Ir al contenido principal

Creo que ayer me sentó mal la piña.


Youssouph llegó esta mañana a verme con un disgusto considerable, pues alguien cercano a la cosa de sus papeles le había dicho que lo tiene muy difícil y que por lo menos hasta el mes de noviembre no habrá solución para bien o para mal. Mi negrito tiene todo en regla y entra dentro de dos supuestos legales para obtener su permiso de residencia: por arraigo [lleva ya el tiempo que establece la ley empadronado en Béjar] y por colaboración desinteresada con entidad pública [ha trabajado durante un año y medio como voluntario traductor en un centro de acogida de menores inmigrantes en la comunidad extremeña]. Parece ser que todos sus males vienen de alguien con la misma ideología que el viejito que amarga mis cafés, un tipo con prejuicios raciales que quiere utilizar a mi chaval como excusa electoralista para hacerle daño a otros.
El tipo seguro que jamás se ha visto sin ropa y muerto de frío en el centro de un océano, que no lo ha perdido todo y se la ha jugado a vida o muerte, que no ha estado sin nada en un país extrajero en el que no conoce el idioma ni las costumbres… solo fobia a un color de piel y actitud despectiva hacia una procedencia [puñetero racismo].
Youssouph habla tres idiomas [inglés, francés y castellano] y cinco dialectos africanos, tiene una formación humanista importante y ahora mismo está realizando un máster sobre cooperación internacional. Tiene también varias ofertas de trabajo por su calidad personal y por su eficiencia demostrada como trabajador en los diversos campos en los que se ha podido mover junto a nuestra organización [no puede aceptarlas porque no tiene la reconocido legalmente su estado]… y necesita comer todos los días, dormir bajo techo y estar aseado… ¿Qué problema hay, coño?… un tipo que nos da cada día a los que le rodeamos mucho más de lo que nos merecemos, que quiere trabajar y sabe hacerlo para colaborar en el avance de nuestra comunidad, que ha regalado su tiempo hermosísimo a una institución española con felicitaciones allá donde puso su mano… ¿por qué le joden de esta forma?, ¿para qué?
En fin, que ‘odié a la generación’ del viejito que me jode los cafés, ‘tan hecha, tan fácil, tan soberbia... tan banal.
Nada más llegar a casa tiré del bote de bicarbonato. Creo que’ ayer ‘me sentó mal la piña’.
•••
Existe cierta obscenidad litúrgica en mis palabras, y lo sé, y juego cada día a una ceremonia del aborrecimiento.
También soy el malvado Maldoror y podría llevar sobre mi cabeza el embudo de los locos o un altar en el que parodiarme, porque soy el no-hombre quieto en la noche que se mueve con toda la velocidad de sus alimañas. El no-hombre en el no-exilio, el meticuloso delirante, el centro indeterminado, la razón hipnotizada, el detestado de antemano, el colmo seco de la incertidumbre, el arpa que corta, el solitario fecundo, el extraviado, el deshonesto embriagado, el hombre clorhídrico, la gloria de mi casa y el corindón de mi abuela.
Ahora busco el lugar intermedio, ese espacio nebuloso en el que esperar a que todo devenga doloroso o pleno de gozo… a pesar de que sé sin certeza que ese todo es una nada de protones buscando reposo.

Comentarios

  1. ¡Bendito bicarbonato!.
    Por cierto...¿Te lo estas pensando o lo tomo como un silencio administrativo?.

    ResponderEliminar
  2. Hace cosa de quince días, en la calle, vi una riña de lo más surrealista: a un lado del ring, una niña de unos 10 años (un poco quinqui, todo hay que decirlo, pobrecita), al otro lado del ring un matrimonio de unos setenta años (con abriguito de piel incluido en la escena). Los tres enzarzados de tú a tú. No pude más que meterme en el lío cuando escuché decir a los dulces ancianitos:
    "puta polaca, vete a tu país!"
    Uff, vamos mal, muy mal. También hay que decir, Sr. Comendador, que en la inmigración (como en la vida) hay de todo, y que quizá por eso pagan justos por pecadores.
    Sobre el tema de la piña (menudo culebrón), decir que de todo se aprende, y que si a él le sentó mal y a ti te sentó mal, sólo hay una conclusión:
    "La piña es indigesta" (filosofía pura)

    (diría algo más, pero no soy quien)
    Un beso y suerte a Youssouph.

    Donce

    ResponderEliminar
  3. Se me olvidó aclarar que la riña de la que hablé era por un tema de "pelotas", no es que la niña tuviera navaja en mano!
    Dnc

    ResponderEliminar
  4. No pienso ya... y este foro está abierto a lo que sea... hasta que se me crucen los cables, claro.

    Saludetes

    ResponderEliminar
  5. Esta entrada te certifica como uno de los mejores y más solidarios blogueros, aquí sí que muestras la pasta de la que estás hecho. Las otras es buscarse enemigos de manera gratuita. Estas cosas quedan escritas y la gente a la que pisas los sabañones te los va a pisar a ti a la menor debilidad. A no ser que sea una estrategia para subir en el ranking ese que tienes a la derecha.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…