Ir al contenido principal

Una con Fray Luis de León.


El viejito de siempre acabó de comer y corrió como pudo a amargarme el café. Llevaba todavía un gran trozo de piña en la boca cuando arrancó a hablar para petarme el mejor momento del día. Yo le escuché con educación, como siempre, mientras sorbía mi café calentito, hasta que me dijo –refiriéndose a que no sé quién se había presentado a un premio–: “Dime el nombre de alguno de los premios literarios importantes de Castilla y León”… Yo le contesté sin ganas que el Fray Luis de León… “Ése no es –me replicó–, pues Fray Luis era compañero mío de estudios y me acordaría enseguida”. Tuve que aguantarme el llanto ante la seguridad con la que el anciano afirmaba las bondades de tal compañerismo.
Y me sentó mal el café por tener que sujetarme, y empecé a pensar en la suerte que tenemos los humanos porque las casas tienen paredes y techo, porque en los balcones hay macetas con geranios, porque llevamos llaveros colgados de las trabillas del pantalón, porque disfrutamos de cordones para sujetarnos las gafas al cuello, porque tenemos tijeras y clips y grapadoras y agujas de coser con diferentes tamaños de agujeros para pasar el hilo… justo cuando le dejé –ya andaba a punto de estallar– el tipo se tragó el pedazo de piña con el que había acompañado su monserga.
A ver si le sienta mal al hombrito y mañana me deja tomar el café a solas, coño.

Comentarios

  1. ¡Ja, ja, ja! ¿Lo de la piña es una metáfora?
    Me parece, amigo Luis Felipe, que deberias volver a mis collages, te sentaron muy bien (a mí también). No temas "comerte" tus horas, soy una chica formal, aunque no millonaria ;-)
    Besote, con o sin tilde.

    ResponderEliminar
  2. Lo encontré!:
    Nada es lo mismo, nada
    permanece.
    Menos
    la Historia y la morcilla de mi tierra:
    se hacen las dos con sangre, se repiten
    (Ángel González)

    El otro día le dije a Nikté que tenía razón y que tendría que dejar de darte la plasta, pero yo también soy yo y mis contradicciones: he pensado que lo mismo que Vd., Sr. Comendador, nos da opción a "comentar" también tiene Vd. opción a no leer.
    Ojalá no te esté molestando, porque a mí esto me gusta y me alegra (porque tú me gustas y me alegras, y no es peloteo) así es que (hasta que no me digas lo contrario) yo sigo a lo "Juan Palomo" y sigo con la canción del otro día:

    "...Aprender a perder el miedo a quedar como un idiota...!"

    Qué risa con lo del viejo! y encima puedes dar gracias que fuera piña, que otros hacen lo mismo con los gargajos... (puagg, puagg)

    ResponderEliminar
  3. ¿Cómo explicaros, Donce y Nitké, que me encanta recibir vuestros comentarios?
    Lo que sucede es que soy demasiado 'Comendador' y muy poco 'contestador'.

    Besotes a ambas... y a Guadalupita.

    ResponderEliminar
  4. El currito de la imprenta irrumpió en la cafetería cuando yo estaba terminando de comer. Me miraba desde la barra, como siempre, atento al ritual diario. No le hice esperar. Me levanté con el último trozo de piña en la boca y fuí a darle conversación. El tema no importa, me cae bien el chaval y tampoco me importa servirle de colchón en su diario cuando la inspiración está de excedencia.
    Empecé a hablarle de un conocido que se presentaba a un concurso y me quedé perplejo al darme cuenta de que se tomaba en serio lo de fray Luis...
    Me estaba jodiendo vivo la hernia de hiato y la falta de sinceridad de mi contertulio.
    Repentinamente eché de menos mi generación maldita en la que elegir era de obligada supervivencia y odié la generación del poeta, tan hecha, tan fácil, tan soberbia...tan banal.
    Nada mas llegar a casa tiré del bote de bicarbonato. Creo que hoy me sentó mal la piña.
    ..................................

    Un abrazo triste, hermano.

    ResponderEliminar
  5. Una contestacion muy correcta y elegante (la del señor de la piña),teñida con un halo de tristeza, que realmente me ha dolido, Luis Felipe a veces te pasas, estas en tu zona y es tu derecho,es tu blog, y ya ves, la intimidad en el medio no existe, la tecnologia trae estas cosas.

    ResponderEliminar
  6. Todo es relativo.
    En todo caso, si he jugado con la acidez en esta entrada, es porque el tipo se lo merece por distintos motivos [no solo por joderme el café].
    Obvié sus comentarios sobre Zapatero, sobre los inmigrantes, sobre la Conferencia Episcopal, sobre los comunistas y sobre los homosexuales.
    En fin... creo que no me he pasado... aunque siento haber herido algunas sensibilidades.

    Disculpas.

    ResponderEliminar
  7. Me parece que este viejito que te jode el cafés es el niño ese del chiste:

    -Un inspector de educación que llega a un colegio a comprobar el nivel de los chavales.

    Inspector: A ver, tú ¿quién escribió el Quijote?

    Niño (llorando): ¡Yo no he sido! ¡Yo no he sido!

    Inspector (estupefacto): ¡Pero bueno, esto es el acabose!

    Maestro: Mire sr. Inspector... este es un niño muy bueno... y si dice que él no ha sido, es que él no ha sido.

    ResponderEliminar
  8. No quería yo levantar polémica. A lo mejor ha sido mas ácido mi comentario que tu entrada, pero te pedí permiso una vez para decirte lo que pienso y me lo diste. Me enfado contigo al igual que me enfado conmigo misma (será el aprecio).
    Me puse en la piel del abuelo sin conocer quien es (ni me importa) y me indigné. Si a alguien no le apetece mi conversación al menos merezco saberlo claramente.
    Un abrazo fuerte, hermano, y no saques esto en el blog.
    Por cierto...¿Podré seguir diciendote lo que pienso?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …