Ir al contenido principal

Una con Fray Luis de León.


El viejito de siempre acabó de comer y corrió como pudo a amargarme el café. Llevaba todavía un gran trozo de piña en la boca cuando arrancó a hablar para petarme el mejor momento del día. Yo le escuché con educación, como siempre, mientras sorbía mi café calentito, hasta que me dijo –refiriéndose a que no sé quién se había presentado a un premio–: “Dime el nombre de alguno de los premios literarios importantes de Castilla y León”… Yo le contesté sin ganas que el Fray Luis de León… “Ése no es –me replicó–, pues Fray Luis era compañero mío de estudios y me acordaría enseguida”. Tuve que aguantarme el llanto ante la seguridad con la que el anciano afirmaba las bondades de tal compañerismo.
Y me sentó mal el café por tener que sujetarme, y empecé a pensar en la suerte que tenemos los humanos porque las casas tienen paredes y techo, porque en los balcones hay macetas con geranios, porque llevamos llaveros colgados de las trabillas del pantalón, porque disfrutamos de cordones para sujetarnos las gafas al cuello, porque tenemos tijeras y clips y grapadoras y agujas de coser con diferentes tamaños de agujeros para pasar el hilo… justo cuando le dejé –ya andaba a punto de estallar– el tipo se tragó el pedazo de piña con el que había acompañado su monserga.
A ver si le sienta mal al hombrito y mañana me deja tomar el café a solas, coño.

Comentarios

  1. ¡Ja, ja, ja! ¿Lo de la piña es una metáfora?
    Me parece, amigo Luis Felipe, que deberias volver a mis collages, te sentaron muy bien (a mí también). No temas "comerte" tus horas, soy una chica formal, aunque no millonaria ;-)
    Besote, con o sin tilde.

    ResponderEliminar
  2. Lo encontré!:
    Nada es lo mismo, nada
    permanece.
    Menos
    la Historia y la morcilla de mi tierra:
    se hacen las dos con sangre, se repiten
    (Ángel González)

    El otro día le dije a Nikté que tenía razón y que tendría que dejar de darte la plasta, pero yo también soy yo y mis contradicciones: he pensado que lo mismo que Vd., Sr. Comendador, nos da opción a "comentar" también tiene Vd. opción a no leer.
    Ojalá no te esté molestando, porque a mí esto me gusta y me alegra (porque tú me gustas y me alegras, y no es peloteo) así es que (hasta que no me digas lo contrario) yo sigo a lo "Juan Palomo" y sigo con la canción del otro día:

    "...Aprender a perder el miedo a quedar como un idiota...!"

    Qué risa con lo del viejo! y encima puedes dar gracias que fuera piña, que otros hacen lo mismo con los gargajos... (puagg, puagg)

    ResponderEliminar
  3. ¿Cómo explicaros, Donce y Nitké, que me encanta recibir vuestros comentarios?
    Lo que sucede es que soy demasiado 'Comendador' y muy poco 'contestador'.

    Besotes a ambas... y a Guadalupita.

    ResponderEliminar
  4. El currito de la imprenta irrumpió en la cafetería cuando yo estaba terminando de comer. Me miraba desde la barra, como siempre, atento al ritual diario. No le hice esperar. Me levanté con el último trozo de piña en la boca y fuí a darle conversación. El tema no importa, me cae bien el chaval y tampoco me importa servirle de colchón en su diario cuando la inspiración está de excedencia.
    Empecé a hablarle de un conocido que se presentaba a un concurso y me quedé perplejo al darme cuenta de que se tomaba en serio lo de fray Luis...
    Me estaba jodiendo vivo la hernia de hiato y la falta de sinceridad de mi contertulio.
    Repentinamente eché de menos mi generación maldita en la que elegir era de obligada supervivencia y odié la generación del poeta, tan hecha, tan fácil, tan soberbia...tan banal.
    Nada mas llegar a casa tiré del bote de bicarbonato. Creo que hoy me sentó mal la piña.
    ..................................

    Un abrazo triste, hermano.

    ResponderEliminar
  5. Una contestacion muy correcta y elegante (la del señor de la piña),teñida con un halo de tristeza, que realmente me ha dolido, Luis Felipe a veces te pasas, estas en tu zona y es tu derecho,es tu blog, y ya ves, la intimidad en el medio no existe, la tecnologia trae estas cosas.

    ResponderEliminar
  6. Todo es relativo.
    En todo caso, si he jugado con la acidez en esta entrada, es porque el tipo se lo merece por distintos motivos [no solo por joderme el café].
    Obvié sus comentarios sobre Zapatero, sobre los inmigrantes, sobre la Conferencia Episcopal, sobre los comunistas y sobre los homosexuales.
    En fin... creo que no me he pasado... aunque siento haber herido algunas sensibilidades.

    Disculpas.

    ResponderEliminar
  7. Me parece que este viejito que te jode el cafés es el niño ese del chiste:

    -Un inspector de educación que llega a un colegio a comprobar el nivel de los chavales.

    Inspector: A ver, tú ¿quién escribió el Quijote?

    Niño (llorando): ¡Yo no he sido! ¡Yo no he sido!

    Inspector (estupefacto): ¡Pero bueno, esto es el acabose!

    Maestro: Mire sr. Inspector... este es un niño muy bueno... y si dice que él no ha sido, es que él no ha sido.

    ResponderEliminar
  8. No quería yo levantar polémica. A lo mejor ha sido mas ácido mi comentario que tu entrada, pero te pedí permiso una vez para decirte lo que pienso y me lo diste. Me enfado contigo al igual que me enfado conmigo misma (será el aprecio).
    Me puse en la piel del abuelo sin conocer quien es (ni me importa) y me indigné. Si a alguien no le apetece mi conversación al menos merezco saberlo claramente.
    Un abrazo fuerte, hermano, y no saques esto en el blog.
    Por cierto...¿Podré seguir diciendote lo que pienso?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…