Ir al contenido principal

¿Por qué te miran así, viejo?...

¿Por qué te miran así, viejo, si la luz es la de siempre y aún no has mostrado el corazón en tus manos? Lo hacen con ansiedad, como queriendo ver en ti al fanático que son ellos… si ni siquiera tienes resplandor, como los santos niños, ni pueden ver en ti coraje o habilidad para sentirse cercanos o curiosos. ¿Incapacidades?… Tampoco, que las ocultas bien. Lo mismo es que perciben que llevas el camino de la piedra, y ese vínculo es mayor que el de los árboles o el de las fieras… pero tampoco eres aún la piedra, aunque te aferras al suelo con tenacidad. Será esa gloria voluptuosa que presienten en ti… ¡Infelices!
Ten paciencia y no hagas caso de sus miradas, viejo F, que contienen el falso resplandor y terminarían destruyéndote, no te creas nada que no venga de ti mismo. Sigue siendo el de los hombros caídos, el que da la espalda a las sonrisas, el solitario que sabe inquietar y se inquieta.
Sé lo que hacen porque yo también lo hice, viejo… sé hasta dónde quieren llegar… conozco sus traiciones y sus lisonjas…
Maneja la paciencia y nunca dejes de vigilar, viejo, porque te seguirán mirando.

•••


VENID A VERME RONCAR

Porque soy de carne y hueso y se me caen encima los días y las jodidas noches y hay una sombra ahí que me acecha y no sé qué es y bueno ya sabes cómo son estas cosas porque el miedo es libre e infinito y porque a veces me estalla la vejiga y no encuentro el lugar donde desahogar y otras veces es la cabeza llena de mirlos y de avutardas o no hay dinero en la caja del dinero y qué hacer o qué no hacer porque todo queda en humo y creo que no pasa nada pero cada voluta es una bomba una jodida bomba que cae en el centro de los pulmones y qué y qué y qué… no pasa nada bueno los días sí y las horas y los minutos… y también pasa el cuerpo que se cae o se deshace y la piel empieza a colgar y hay que esconderla… y luego pensar en que debo dejar algo a los míos a los que me han querido y a los que me quieran después algo tangible sólido no sé una bombilla un viento fresco un ardor una mirada un cuenco con comida o un techo firme pero ahora todo es filo un filo que corta mis pies si quiero avanzar y que los lacera si me detengo pero intento distraerme un poco y meriendo algo y me asomo al balcón con un cigarro y pasa una mujer como una vaca y otra como una ardilla y otra con el culo apretado no no aprietes el culo mujer déjalo a su aire a su caer es mucho mejor pienso pero no lo grito y la mujer sigue apretando el culo dentro del pantalón ajustado cuánta tontería marcar el culo mientras se avergüenza de él pero no digo nada solo lo pienso y un hombre como una uva pasa y otro con bastón y otro con la nariz de pocha y otro con andrajos la mujer del culo apretado se detuvo justo en el límite de mi ángulo de visión y persiste en la tensión de nalgas eso no le vendrá bien le terminará produciendo dolores de algo no hay progreso pues todo es retirada y sigo vigilando con ojos indecorosos que ven desnudos constantes y nada me parece bien ni bueno en fin qué mala suerte haber nacido así y llevar un apellido judío en este tiempo pero eso es accesorio no importa no importa que esto es un circo sin carpa pero puedo caerme del trapecio y vivo en un sexto no quiero ni pensarlo joder pero sigo en calzoncillos con mi cigarro asomado al balcón y me pican las piernas y toso algunas veces y todo porque soy de carne y hueso no como los jodidos dioses acabaré haciéndome creyente y cantando disotesalves porque esto va lento demasiado lento y no sé qué hacer ni qué decir…

Comentarios

  1. Solamente estoy de acuerdo en lo de infeliz. Lo digo abiertamente y sin vergüenza, porque sólo soy "un algo" que se escuda en un pseudónimo. No me gusta hasta dónde he llegado (en nada) y estoy así porque un día me dejé llevar y porque no sé qué es lo que quiero hasta que lo encuentro (sin buscarlo).
    Quizá por eso nos atraiga la fuerza de tus palabras, el "soy así mal que les pese...", tu aparente seguridad (aunque después te coman las dudas, como a todos)
    Cada día me doy más cuenta de que odio los convencionalismos (aunque "hasta ahora" también me dejé llevar por ellos) y "Vd. Sr. Comendador" es cualquier cosa menos convencional.
    Y punto pelota.

    Te mando un "menerva" y un beso gordote.
    (y que miren! y que sigamos mirando!)
    Dnc
    pd.:jo, y yo que venía a contarte algo...

    ResponderEliminar
  2. Ya no me apetece contarte eso, ahora te voy a contar otra cosa,
    A que no sabes quién me ha despertado esta mañana? (jeje, me ha hecho más ilu....)

    EL-TA-PI-CERO-SEÑORA-EL-TA-PI-CEROOOO
    Jaaaaaaaaa, qué risa, ese tío es un superhéroe, es inmortal y su trabajo una tapadera. Acaso has visto alguna vez que alguien le llame?

    Mira ahora estan poniendo en la tele la canción que nos colgaste ayer (es un anuncio)

    ResponderEliminar
  3. oye que no puse mi nombre, pero no hacía falta, verdad?

    ResponderEliminar
  4. Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the Servidor, I hope you enjoy. The address is http://servidor-brasil.blogspot.com. A hug.

    ResponderEliminar
  5. Ja ja ja... genial, genial el último párrafo. Este texto de domingo abúlico y prolífico (y auténtico y esdrújulo ;-) me recuerda a tu novela "El tipo de las cuatro".
    Porfaaaaaaaaaaa, ¿me reservarás un ejemplar de tu otra novela? No la encontré por Béjar. Juro que me pasée en su busca arriba y abajo de la calle ...mmm... no recuerdo el nombre el nombre de la calle, pero tiene vocación de Calle Mayor.
    Hale, a ver si la semana sigue así de eufórica, a pesar de las procesiones.
    Saluditos a todis.
    Guadalupe.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …