Ir al contenido principal

Estética de uno que teorematiza.

TESTIMONIO EN PRIMERA PERSONA DE LA ESCUELA DE MILETO

Yo, que cumpliré cincuenta y uno en el primer año de la Olimpiada China y aún no sé la fecha de la Olimpiada de mi muerte, soy contemporáneo de Uberto Stabile y de José Luis Morante, pero no soy fenicio –a pesar de lo que digan los modernos heródotos– ni sudaré en los certámenes gimnásticos, porque mi agorafobia me lo impide con auténtica disciplina [¿o era ‘displicencia’?… no sé].
A pesar de mis muchas cualidades, aún no percibo mi ventaja neta sobre los demás hombres, aunque fío en las predicciones que el rijoso de Teofrasto Bombast von Hohenheim hizo sobre mí [“Llegará un varón al sitio de Vigarra y será barbado, al igual que los habitantes de la Noruega, y tendrá en su sangre mezcla de la judía y la árabe y la cristiana, y contará con el saber de los druidas de Celtia. Su nombre dorará la Tierra entera sin fuego ni ruido de lanzas cruzadas y su verso será como el látigo familiar. De su paso quedarán huellas para las generaciones postreras y de su voz un eco como el de los cantos mortuorios de los pueblos bárbaros. Tedrá hijos que le sucederán y mujeres que le echarán de menos”]; pero nunca fui de ‘los siete’, aunque sí inscrito como ciudadano de Béjar, y no de familia ilustre, aunque muy digna.
Según la tradición, no fui el primero en revelar nada, pero sí aventajé a algunos muertos y eclipsé a más de un vivo [y los sigo eclipsando]. Aún no he dejado escrita ninguna Astrología, ni creo que publique la Historia Natural en la que vivo náufrago a pesar de mi craso conocimiento de solsticios y equinoccios.
No puedo decir que sea discípulo de egipcios y caldeos, pero sí que lo fui de un poeta asturcón y de otro matritense [y madridista], y desde ellos filosofé [y aún filosofo] sobre las cosas negras que ponen sombra al hombre, aunque nunca me preocupase que los vientos etesios diesen caudal al Nilo o que el agua fuese el principio de todas las cosas, ya que siempre busqué los porqués y los cómos de cada una de las corrupciones de la materia y del espíritu.
Jamás me pregunté por el alma, pues la supuse siempre motor [confiado en Tales] y no hice de ello camino, sino aserto.
De Dios dudé bastante hasta que comprendí que era cosa de obtusos, y que no hay ‘démones’ posibles que provengan de él, ni nada cierto, ni nada bueno, y decidí apartarlo junto al unicornio, las sirenas y los cíclopes en el mismo estante en el que aparqué la rarefacción, la condensación y los ajados álbumes de cromos Maga.
De Anaxímenes me quedé con ese asunto apasionante de los contrarios, y en ello persevero hasta estos días de simientes modificadas y hormonas en matraces de plástico.
Ahora, salgo a los eclipses de luna como a unas vacaciones, predigo con alto porcentaje de acierto qué tapa ha de acompañar a mi cerveza, combato el frío con acumulador nocturno de energía, conduzco mal mi coche [pero siempre llego], no hago trabajo físico [pues cansa], aconsejo sin rubor sobre asuntos políticos y he tramado mi vida con exacta virtud en letras e hipotecas [más bien hipotenusas] que me obligan a ser uno más de vosotros [era cruel aparecer en todo superior y distante, ¿no os parece?].
Cuando logre colocar mi bastón en el límite de la sombra que produce la pirámide, sabré que la razón estuvo siempre en la sombra de mi bastón.
•••


Copio texto que me dedica hoy Antonio Gutiérrez Turrión en su blog [http://antoniogt.blogspot.com/] y le acompaño un ¡¡¡GRACIAS!!! como un rascacielos.

"Me llega una última entrega de Luis Felipe Comendador. No sé si soy objetivo a la hora de juzgarlo, por los lazos que me unen a él, pero este hombre no deja de sorprenderme positivamente. Se trata en esta ocasión de un ejemplar titulado "Obra gráfica: ediciones trágicas by spain". En él se recoge parte de la obra gráfica que ha ido colgando en su propio blog en los últimos meses y que ahora, reunida en tecnicolor y fresquita, me supone un soplo finísimo de aire fresco en lo que a creación artística se refiere. Comendador ha merodeado en los aledaños de la poesía visual -quizás es a lo que más se aproxima esta cosa rara que me envía- y lo ha hecho con el mismo ímpetu y fecundidad de siempre. Cuando un creador visual rumia una obra, Comendador ya le ha dado forma a toda una colección; cuando el creador visual cree tener la idea, Luis Felipe anda ya en otros menesteres. Y lo mejor de todo es que yo no cambio su obra por ninguna de los consagrados. Con fotografías, collages y variantes de una palabra, logra reunir todo un fresco y hasta un retablo de poemas visuales. Siempre tiene en sus manos y en sus ojos la visión oblicua y especial del creador; por eso se ríe de la vida, al menos tanto como la vida se ríe de él y de sus cosas, y por eso mantiene con éxito este pulso desde hace tanto tiempo. Siempre he pensado que, en términos mercantiles, si este sujeto hubiera estado en Madrid, donde se cuecen los circuitos y se zurcen las telas, habría alcanzado unas dimensiones insospechadas desde este escondido rincón de Béjar, ciudad estrecha y fría, olvidadiza y esquiva con sus creadores y pensadores. Siento vergüenza al pensar que, a estas alturas, aún no tenga ningún reconocimiento de este pueblo, aunque solo fuera de tipo testimonial. Pero ha aprendido las bondades del refugio de la cueva -demasiados refugios según mi manera de pensar y en todos los niveles-, la sonoridad del silencio, la gracia del apartamiento, la visión de la atalaya, la vulgaridad de la tribu y el ruido insoportable de las calles. Y ahi sigue escondido y produciendo, viviendo a su manera, dando manotazos a diestro y siniestro, dejando cada día destellos de su vida y sus heridas.
Como es obra de autor, el número de ejemplares es también manual y restringido. Solo somos algunos afortunados los que nos aprovechamos de casi todo lo que hace. Tengo la obligación y adquiero el compromiso de dar a conocer a todo el que se cruce en mi camino esta nueva entrega artística de Luis Felipe Comendador. Para empezar lo haré con mis alumnos, después con otras gentes. Y enseñaré lo que es un verso con la figura de una mujer haciendo el pino, o un poemario con una colección de botones, o la feliz conjunción de un po-enema desde un aparato en forma de infusión. Hay tanto que enseñar y que aprender...
Gracias, colega, amigo, hermano. Usted sí que vale, Felipema, que eres un Felipema."

Jo, qué bonito.



Para ranitas, bichitos y otros espectros distantes.

Comentarios

  1. Se me han quedado los ojos como los de una dorada fresca: brillantes, brillantes...
    Os salís, de verdad.
    Dos besos.
    dnc

    ResponderEliminar
  2. Las dos y pico de la mañana y sereno. Sin atender las llamadas del insistente Morfeo (acosadores:016).
    Con dos platos por ojos y ojeras hasta los pies. Con dudas y miedos pegando bocados en mis venas,en mis nervios, en mi piel... Mañana puede cambiar algo en mi vida (y dejarme en culotte de seda) o puede que no pase nada (que no sé si es peor...). Maldigo la paz de los días y la zozobra de cada noche (¿o es al revés?). "Pour arriver à tes cotés" amansa. Las dos y pico de la mañana y serena..

    ResponderEliminar
  3. Si el anterior comentarista antimorfeo, tenía los ojos como platos, yo los debo tener como fuentes. Y a las 8 arriba.
    Bueno, Pipe, al asunto. Llegaste a mi cole, te di dos besos y me prometiste un libro....¿dónde está escondido el pobre árbol para no ser cortado? Entrégamelo en mano, compañero o no me llega.
    Un beso y recuerda; Tenemos en común los ojos verdes.

    ResponderEliminar
  4. Que salga la hora que quiera, pero en mi ordenador y en mi cerebro son las 3'12

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena colega, el libro tiene que estar genial.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Vengo presurosa a pedir disculpas por si después de leer el patético comentario del PRIMER ANÓNIMO alguien ha podido sentir molestias tales como: dolor de cabeza, náuseas, molestias oculares o incluso algún tipo de trauma psicológico.
    Mil perdones, se me fue la olla y el dedo al publicar antes de leer..

    Anónimo 2: Querida compañera, a las 3´12 todavía estaba yo haciendo encaje de bolillos y a las 7´45 arriba (Y para que al final no haya pasado nada, aún hay que seguir esperando...)
    Ahora a disfrutar de las vacances!
    y por si quedaba alguna duda, soy Donce.

    ResponderEliminar
  7. Tiendo a no firmar estos comentarios porque yo sé quien soy y seguramente la vanidad y la estupidez, hermanas al fin, piensan en plural, el resultado es que nadie se entera de nada. Igual que ahora. Luís me regaña, con razón y con cariño, no hay otra forma. No sé quien eres Donce, pero si de noche tus alas se despliegan y encima sabes hacer bolillos, que no novillos, ya nos encontraremos.
    Voy a hacer caso al Comendatore de la villa y a firmar esto.
    Marina

    ResponderEliminar
  8. "Cuando logre colocar mi bastón en el límite de la sombra que produce la pirámide, sabré que la razón estuvo siempre en la sombra de mi bastón." Esto es más la hostia que el sesow ese que dices.
    Qué verdad dice Antonio, cuando unos hablan de posmodernismo y poesía visual, otros han transitado por esos lugares hace lustros.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …