Ir al contenido principal

Un hermoso día del padre.


Jo, hacía meses que no se me escapaba una lagrimilla por estos ojos gastados y miopes, y hoy ha vuelto la humedad por culpa de mi You, al que se le ha ocurrido enviarme este mail desde la habitación de al lado:

“Quería dedicarme a escribirte este e-mail en un día tan especial para desearte FELIZ DÍA DEL PADRE!!!
FELICIDADES por ser a la vez un buen padre y fiel amigo.
No tengo palabras para calificarte, porque posees muchas cualidades: buen corazón, buen humor, afectuoso, amable, solidario, paciente, generoso, sociable, simpático....
No he conocido una persona tan buena como tú. Después de mis padres, eres la única persona que me trata como si fuera tu hijo biológico. Todo lo que tengo y tendré os lo debo a ti y a tu familia.
Deseo que esta amistad no termine nunca. Aunque te falle espero tu perdón y que me sepas comprender, ya que todos somos humanos y cometemos errores.
De vez en cuando tengo momentos malos y me pongo nervioso, pero gracias a tu amabilidad y la alegría que me das se me pasa todo. Tú sabes convertir mi tristeza
en alegría.
Echo de menos a mi familia, pero no noto su ausencia porque me hacéis sentir como uno más en vuestra familia.
Gracias a vosotros mi estancia en España es más fácil, y la integración es total.
Espero que no cambies nunca porque eres una persona maravillosa.
Ya sabes que yo también te quiero mucho y que te aprecio.
Espero que estemos mucho tiempo juntos y que podamos celebrar y vivir muchas alegrías juntos.
TE QUIERO MUCHO.
TU HIJO YOUSSOUPH KANTE.”

Este negrito es la hostia. El jodío me tiene pellizcado y sabe por dónde morderme con fuerza. Yo también le quiero mucho, coño. Lo que no sabe él es que me da a mí mucho más de lo que yo puedo ofrecerle, pero un día se lo explicaré tranquilo, mirándole a los ojos, para que se entere.
•••
Acuso recibo de “El libro del anhelo”, de Leonard Cohen, que me lo han regalado Marisol y Urceloy con una dedicatoria hermosa; de “Paura” en sus volúmenes 1, 2 y 3, editado por Xatafis y de “Cuaderno de ideas”, editado por Fuentetaja [mil gracias a todos].
•••
Reposo por fin en este principio azorado la semanasanta [estaría mejor llamarla Semana Santera, ¿no?] después de haber conocido a José Antonio R. Alva, a la hermosa grabadora Alicia Martín Pozuelo [un cielo de mujer que me regaló un rotulador/pincel ‘Pentel color brush’ en color verde 104] y a su compañero [vamos a llamarle ‘Sulle’, que no me acueldo del nombre, coño –lo siento, amigo–], a la perrita Nana [un amor en la mirada y en los gestos], y de pasear y lo que fuere con Urceloy y una Marisol con mal día [no le des vueltas, mujer, que la vida es para sonreír siempre]. Y en la vorágina cayeron botellitas cubinas Barón de Ley, jamoncito sudado, morcilleta a la cebollé, almejas fru-frú, empanadillas clásicas y lo que fuere, que Pedrito Cubino es sobre todas las cosas anfitrión number one y basta [mil gracias, hermano hostelero]… Y que luego me gustó revisitar acompañado Béjar la vieja, con su judería rota y mancillada [hay que hacer algo, compañero Cipriano, con esas dos casitas canecilleras, con los portalones de pasos perdidos y con la hortera antirrestauración que hacen los vecinos a su bola bolera… hay que hacer algo], con su parquecín umbrío de la muralla, con su iglesia sin culto puesta como una pica en Flandes allí donde la deshecha Sefarad local [la de Santiago], con su ‘cole alesiano’ retorcido en asilote caro para ancianitos con pasta, con sus casas derruidas de ‘se vende’ y venga… y el cielo de un azul insultante, y el campo verdeando con ira y sin agua, y las taraxacum poniendo sus lunares amarillotes, y los plántagos estambrando el firme de tréboles, y las euforbias escondiendo su leche prolasciva, y las malvas… y los geranios silvestres llenitos de puntas clamando al cielo… y las achicorias… y las golosas labiadas con pétalos de perro… y la menta… y las orticas… y las saponarias… y las lagartijas comunes [aquí dicen que no existe ya la Podarcis Muralis] pillando el calorcito de la mañana en el roquedo de la premuralla, y la Puerta del Pico, y la de la Traición [yo creo que era la de la Tradición, pero bueno]… Béjar está deliciosa estos días, y solo las construcciones rijosas del Valle de las Huertas y las locuras constructivas del monte de El Castañar ponen ira en los ojos de quien conoció lo que fue y ve lo que es, mientras imagina lo que será.
Un buen día… y cansado.

Comentarios

  1. Puede que la cueva idónea para crear que andabas buscando sea una de esas casitas, ¿no crees?.
    Un saludín.
    Concha.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, que tuve mal día y pido perdón ,a los que estabais conmigo. El paseo por las murallas de Béjar fue maravilloso. Pero tenía un largo viaje por delante y como un la cansancio atrasado y mala leche se me apareció así, de repente, sin haberla llamado. También fue por desaprovechar toda las expectativas de suite de punta a punta, de suite de noche a día,de suite de deseo. Luego en un Onís manchado de nieve, precioso, se arregló la cosa. Perdón otra vez y besos desde un martes cerdo de rutina.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …