Ir al contenido principal

El diapasón del día me pone espantapájaros.


Para esta luz de hoy [el día está explosivo] quisiera algunos árboles azules que filtraran la sombra hasta mis ojos, un pedestal de musgo fresco y mullido, un pulmón sin tabaco mientras el otro fuma, alguna falda corta –alguna falta–, la comida untuoso de un restaurante al aire y un olor a fritangas, la ictericia en ojeras de mis gafas de sol, el umbral de una piel con calor y humedades, unas medias de nylon reptando unas rodillas, un peine de carey, los labios de anticuario de una mujer de entonces, alguien que venda flores, un plumier, un haber fornicado que se arpegia en sonrisas de alguna cara virgen, un naipe de Fournier, un tocarse temblando, un gesto vigilante mientras la mano ocupa su táctil atención en un mar de satén, una brújula loca, una esquina, un traspiés, unos pezones vivos trazando en una blusa su sísmico vaivén, los bajos de una mesa, el vientre del Edén, el asfalto meloso y el grillo de los pies, el ópalo, el jengibre, dos nalgas de mujer moviendo el mundo entero, el siniestro apostarse de un celo en la pared, doncellas que se bañan, un desmayo, un ciprés como El Greco, abanicos, café, guijarros, aquelarre, laxitud, leña, senos, cotangente con uñas, abstinencias, Chartreux… y también malabares con cuatro certidumbres, y asesinatos simples, y una promiscuidad, y cometer la tarde en un conmigo largo, y averiguar tu impulso, y apagar el charol.
El diapasón del día me pone espantapájaros, me humilla entre los mirlos, me olfatea y, después, me muestra como un filme la caricia y el beso, el arco y el tanteo, el enervarse, el frío-escalofrío y el calor de después.
Va llegando ya el tiempo en el que son los cuerpos el idioma mejor, y yo escucho silente su blup-blup, su chuparse, su palparse, su olerse, su respirarse, su acoplarse, su estirarse, su inflamarse…
Pero es todo una isla, un sueño, un tobogán, un algo inexistente para esta mansedumbre de dormir empapado… ¡Qué le vamos a hacer!



•••
Como en un voy a misa, devienen muertes trágicas que a uno le hacen pensar o le previenen, y el pitín se te arruga hasta esconderse en un ‘palporsi’… y es que la jodida muerte acojona y pone de rodillas y mirando al cielo al más coquino de los mortales; pero no hay que dejarse, ni hay que aflojar, ni mucho menos hay que ponerse místico y echarse en las sudadas manos pimpollas de los pastores de Cristo. La muerte es una putada segura, y por ello hay que llevarla a la espalda más como unas alas que como un fardo. Digo esto porque acabo de ver a Ángel salir de la iglesia de El Salvador como arrugadino, como con esa cosa de andarse gritando por dentro “¿Era esto, Dios?”. Claro que era, colega, y tanto que era y seguirá siendo, solo que a unos les cunde el tiempo y no lo aprovechan, y a otros les cunde la vitalidad y se la comen en un respirar torcido.
Morir es natural y necesario, uno de los actos más sensatos de la naturaleza y, quizás, una de las mejores oportunidades que nos ofrece la vida para gozarla… pero no hay que preocuparse, coño, que ya está demostrado que la materia no se destruye, que solo se transforma, y qué bonito es eso de ser la ‘pupa’ que aparece de pronto convertida en delicada mariposa, que hay que verlo así, que hay que verse bioquímica y proceso, que hay que saberse muriendo cada día en la uña que crece o en el cabello que vuela al viento ya sin raíz. Somos un constante proceso de muerte porque somos una hermosa explosión de vida, y no hay que acojonarse, coño, no hay que acojonarse.
Bueno, por el dolor quizás sí.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …