Ir al contenido principal

Pulsión mirando unas esculturas de Alberto Hernández.


No es nada el Arte [y es nada], pero sí el pensamiento cabalgando una idea, la pulsión por hacer, la mancha puesta o la palabra arrimada a otra palabra, el dedo en el teclado con la mirada llena de una lucidez mórbida [como la del que se queda dormido en las esquinas sin querer]. El Arte no es el cuadro, la pieza en su volumen ni el poema, porque el Arte no existe, existe el ser individual que se la juega a un trazo o a un decir sin querer trascender y trascendiendo; existen la mirada distinta y la otra voz, el recoger un sentimiento huido y doblegarlo, el meter el dedo en la herida y sentir cómo late…
Divagar con color y con violencia –no soy fauvista–, deducir el concepto geométrico de una forma con curvas y con oscuras simas sinuosas –no soy cubista–, ser espontaneidad y voluble desintegración –no soy superrealista ni de coña–, practicar un estilo rudimentario –no soy tan tonto como pudiera parecer– y nunca separarme de lo real –pero buscar en todo momento la sugestión poética.
Hay que ser arbitrario y esquemático para alcanzar cierto nivel poético, aunque el Arte no es nada [y es nada], pero no ser concreto ni atontadamente indefinido, ni alardear aunque puedas… y que todo quede en una eterna fase de prueba, que todo quede con cierto resto de torpeza voluptuosa y que falte decoración y, sobre todo, culpa; que sea perecedero y tentador, y que parezca involuntario y sea convincente.
Y luego –y antes– debe haber un ímpetu de preferir, un saber qué te agrada y qué te deja frío. Y luego –y antes– debe sufrirse un empecinamiento ardoroso por hacer, solo por hacer. Y luego –y antes– un par de zozobras. Y luego –y antes– buscar actualidad en lo ya hecho. Y luego –y antes– buscar intranquilidad y asimilarla. Y luego –y antes– hacer que lo fogoso te sonroje. Y luego –y antes– ser el más tendencioso ante lo tuyo, y también el más fiero detractor. Y luego –y antes– obstinarse en cualquier descreimiento. Y luego –y antes– matar sin miedo todo el resto intelectual que te posea. Y luego –y antes– aprender a mostrarte indiferente.
Nada es el Arte, nada, pero jugando a él podrás ver cómo en ti florecen mil personalidades, y que eres estéticamente promiscuo y hasta contienes cierta pederastia por los trazos y las ideas infantiles; que hay un yo petulante que rezuma una esfera donde debiera haber una mancha informe, que hay desprecio y carcajadas, renuncia y mierda, suficiencia y repliegue, ocurrencia y preguntas… los demás sublimarán o se partirán el culo de la risa, pero eso ya no importa.

Comentarios

  1. "Cada emoción tiene su voz y su respiración"
    (no recuerdo quién lo dijo)

    Dnc

    ResponderEliminar
  2. Me encanta cuando te pones a reflexionar sobre el arte y la escritura.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Casi "ná"!. Con razón sois tan pocos los artistas.

    ResponderEliminar
  4. Los síntomas son algo de insomnio, estreñimiento, irritabilidad. Pero no siempre. Y mucho divagar para dar con la diana por tanteo. Pero no siempre.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…