Ir al contenido principal

Nautilus belauensis.



El viejito, que tiene el cuerpo enroscado como un nautilus belauensis, como traído hacia sí mismo, ya perdió la cabeza hace unos años, pero no era notorio, pues caminaba tranquilo con su bastón tres o cuatro metros detrás de su esposa y no le dirigía a nadie la palabra. Fue hace unas semanas cuando empezó el escándalo de su siroco senil y hasta hoy no ha parado.
Yo lo supe porque hace unos días que me paró en la calle, justo al lado de la puerta de mi imprenta, y me exigió a voces que le entregara una bolsa de cemento blanco. Le expliqué con paciencia que podría darle papel o cualquier otro material de imprenta, pero que cemento no tenía. Él insistió muy airado, blandiendo su bastón amenazante y gritándome que no tenía caridad, que yo era millonario y tenía mi almacén lleno de cemento blanco, que le diera una bolsa llena o que se liaba a garrotazos conmigo. Intenté calmarle, pero cada una de mis palabras multiplicaba su ira y hacía que sus movimientos tomaran velocidad y fuerza. Me deshice de él como pude, entré en la imprenta y cerré la puerta. El viejito estuvo como un cuarto de hora dando golpes hasta que tomó el relevo con un tipo que iba a guardar el coche en la cochera de enfrente.
Hace dos días, bajo un auténtico diluvio, apareció por el centro de la calle cargado con un hatillo de tablas, unas barras viejas de hierro y un carrito de la compra oxidado. Venía absolutamente calado y le dije que se metiera en un portal a esperar que parase el aguacero. Me miró fijamente y me urgió a que le diera una bolsa de cemento blanco, y yo volví a explicarle con mucha paciencia que no tenía cemento. Me amenazó soltando todos los materiales que llevaba en la mano justo al lado de la puerta de la cochera que hay enfrente de mi taller, con tan mala suerte que, mientras discutía conmigo, apareció un tipo que quería sacar su coche de aquella cochera y, sin preguntar, lanzó de una patada las tablas y los hierros al centro de la calle. El viejito me dejó inmediatamente y corrió hacia la cochera diciendo: “ahora verás, ahora verás…”. Se desabrochó la bragueta, sacó su miembro y se dispuso a orinar sobre la puerta, pero de pronto comenzó a granizar con mucha fuerza… y el viejito dijo: “te vas a enterar, coño, y encima esto…”. Cruzó la calle con su miembro en la mano y se guareció en la cochera de enfrente, que tiene su puerta de madera bajo un quicio de piedra, y allí depositó una meada larga y casi artística mientras gritaba: “¿No me dais cemento blanco?, pues yo os doy meada…”. Me asomé para intentar calmarle y me miró girando su cabeza y diciendo: “Perdone, señor, es que no me dan cemento blanco”.
Ayer volvió mientras estaba con mi amigo José María en el interior de la imprenta y se pasó un ratito golpeando en la puerta y diciendo “¡señor, señor, señor!”. Luego lo vi en el hotel que hay encima de mi empresa exigiendo a los empleados con su bastón en alto que le dieran cemento.
Ahora mismo está llamando a mi puerta de nuevo… lleva ya como veinticinco minutos haciéndolo mientras grita: “¡Señor, señor, señor!, ¿me da cemento blanco?”.
Es fea la vejez y es humillante, y es cabrona porque vacía al hombre y lo hace ruina. Y yo no quiero estar así nunca, jamás.
No quiero, no me gusta la brasa sin la llama.
•••


Siempre me siento mal después del no reaccionar ante la voz de un hombre, aun a pesar de que sé que mi reacción solo complicaría las cosas [no hacerle caso a viejito termina dejándole calmado, y hacérselo le irrita y le pone frenético], pero yo me siento mal, hasta inhumano.
Cuando el hombre dejó de dar porrazos en mi puerta, pillé con hambre el ejemplar de “Entre una sombra y otra”, de Basilio Sánchez, que ayer me regaló José María, y me lo devoré con entusiasmo mientras descubría a un poeta magnífico y atinado, serio y capaz. Magnífico me pareció ‘Hay un hombre en l [[a orilla’ [“… Hay un hombre en la orilla / susurrando palabras / que no alcanzan apenas el borde de sus labios…”] o ‘Las horas sencillas’ [“… Es un hombre sencillo, me confiesa, / jamás sintió la necesidad de escribir nada.”] o ‘Sin memoria’ [“… Una a una, / parece que las sombras las ponemos nosotros.”]. Mil gracias, José María, por el estupendo descubrimiento y por la buena mañana que me has regalado. A veces pienso que vivir en esta oscura esquinita del mundo hace que me pierda demasiadas cosas buenas, pero siempre hay colegas como J. M. que me procuran espacios deliciosos don arder y en los que contenerme para seguir aquí, sin apenas buscar más que en mi cabeza y en mis impulsos.
Recomiendo encarecidamente la lectura de Basilio Sánchez.

MIRA CÓMO TE MIRO III*
[serie dedicada a Alberto Hernández]

*TRABAJO REALIZADO CON AGUADAS DE TINTA CHINA SOBRE PAPEL, PAPEL PRENSA, IMPRESIONES DIGITALES, DIBUJOS A TINTA CHINA Y CARBONCILLO, MI MANO Y LA CÁMARA DE MI IMAC.































Comentarios

  1. Tu ojo camuflado que todo lo ve es alucinante. Algunas fotos espeluznantes.
    Yo tampoco quiero llegar demente a la vejez (mi madre está entrando, (nada más que entrando) en Alzheimer y ya me espanta. Ahora mismo está aquí conmigo y le he enseñado las fotos y tu entrada de ayer, y me ha dicho que ella también quiere aportar su grano de arena para tu proyecto. Así es que cuenta con ello de su parte. Dentro de poco quizás no lo recuerde, pero yo lo recordaré por ella.
    Sin embargo, tengo un vecino feliz con 92 años, a quien te puedes pasar horas escuchando, con buenas piernas, que le llevan a sus buenas caminatas diarias, y que es la alegría de su única hija y de sus 3 nietos. Esa vejez la quiero para mí. La otra, la cabrona, la que te hace indigno, la humillante,
    habría que acabar con ella de una vez por todas. Todos deberíamos poder elegir tranquilamente el momento de nuestro punto final.
    Sabiéndolo, yo viviría más feliz lo que me quede por vivir. ¿Por qué algo tan simple ha de ser tan complicado?!

    ResponderEliminar
  2. Graciasmirónsiguemirandoparaquesigamosviendo

    hernández, alberto.

    ResponderEliminar
  3. Si mi vecina llegase a ver esta serie, le daría un soponcio! ella, que se pasa el día pegada a la mirilla de la puerta...
    Mañana los imprimo y le mando un anónimo...(jijiiji)

    Cómo molas!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …