Ir al contenido principal

Un chien andalou.


‘Un chien andalou’ se cierne sobre mi cabeza [se están realizando unas jornadas andaluzas en el restaurante que hay encima de mi imprenta, unas jornadas de acedías, chocos, soldaditos de pavía, rabo de toro, pescaíto frito y gambas de Huelva, vinito fino y catavinos], y llueve de mareo, como un mar cantábrico, y en el nublado no hay posibilidad de que un cirro afilado corte el ojo derecho de la luna. ‘Le chien’ hace gárgaras con el agua de lluvia mientras espera a que despeje para aullar una soleá o para ladrar una canción de espejos y navajas.
No sangre, nunca sangre, ni sangre Buñuel… pero sí saliva, una saliva densa y blanca para dejar el vínculo de lo desoxirribonucleico más Watson&Crick… saliva que contenga todo el pasado del hombre en un giro helicoidal, saliva para compartir y mezclar, para estar como prestada en otra boca o en otro sexo; saliva para dejar el rastro y hacernos tan eternos que jamás pueda morir nuestra impronta…
No sangre, nunca sangre, o solo sangre del suicida ordenando sus cosas en los cajones, cerrando carpetas y escribiendo la nota final: “No fui yo, que fuisteis todos vosotros…” o “No quiero despedidas, ni lágrimas, ni gestos. Solo olvido”. Y luego el rito, la cuchilla en el brazo bajo el agua templada o el sedante fortísimo en su dosis letal o la soga o el mar llamándote en el acantilado o el vacío del puente o un remix barbitúrico o el metal en la sien… da igual… pues quedó la saliva, densa y blanca, en otra boca o en otro sexo, archivando el pasado imperfecto del hombre universal.
Arriba se pide a gritos una ración de gambas, se ríe a borbotones, se bebe a tragos largos… y aquí la soledad perpetra un verso de rima faralaes, un recuerdo limoso de otros versos de guitarra rasgada que ya escribí una vez:

Mi silla es el ataúd,
mi cuerpo el muerto…
tus ojos son el sueño
cuando despierto.

Cuánta tristeza…
saber que en otros brazos
te desperezas.

Y hay un naufragio de esqueletos con dos cuerpos al pairo, un crisantemo estallando sobre un túmulo, una luz natural que fosforece en farolas San Telmo, una cruz hecha trizas por los chapines rojos del Papa Benedicto haciendo su ballet, un crémor tamarindo para calmar las dudas, un índigo alarmante en las sacerdotisas, un rubor premortal… y los pies encogiéndose buscando el frío último [dicen que en la premuerte hay siempre un notorio encogimiento de pies].
Me desperezo y un bostezo me trae los ojos Metrópolis, esos ojos Fritz Lang del 27, ojos Thea von Harbou, ojos Marx, ojos Babel, ojos Rottwang… ojos para cortar con la navaja de cachas nacaradas, ojos de Ana bostezando por un sueño de antesdeayer.
Y volver a pensar en que habrá de escampar para rehacer los versos aquellos que escribí en un septiembre:

Mujer, hoy, decaída,
me lloras en el hombro
y son tus ojos achinados
bellas postales
después de la tormenta.

Me fascina todo lo decadente, la sorpresa del lujo que derrocha finales, el acabarse estético de un mundo que se glosa y expira, la explosión que es asombro para hacerse destrucción al instante, la escena que celebra que ya no habrá despensa, ni habitación, ni casa, ni siquiera estaciones con sus contrastes… lo decadente y su indecencia feliz.

La memoria es un vasto reflejo,
unas gafas
y un resto de ese olor a calamina quemada
que sirvió en otro tiempo
para armar el futuro.

Entonces
cada virtud alimentaba un defecto
y cada herida
una daga con la que sanar.

La libertad de todos
se supo concretar
en la dura prisión de cada uno.

Y saltar sobre los charcos para decirle al mundo que estás donde la lluvia no es capaz de filtrarse, donde sobra lo que haya de venir, donde maduran los hombres al mismo ritmo que las bayas amarillas, donde se puede hacer crecer un arco iris, donde se completa el círculo y comienza la esfera, donde lo cóncavo es igual que lo convexo, donde no hay paralelos porque todos los puntos se comparten, donde el brillo en los ojos y el carmín en la boca, donde la asimetría esconde el par, donde salpicar y salpicarte hasta la humedad total… y compartirte, y darte, y tenerte, y reír como la vieja sin dientes que se sienta en los escalones de la iglesia.

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. A lo hecho, pecho!!
    A ver, a todos los demás:
    Faire le plaisir de "taparsus" les yeux!!!
    jaaaaaaaajajajajjaja (ay, que me meooo)

    ResponderEliminar
  3. Harías muy feliz a una mujer de carne y hueso si le susurraras al oido esas cosas que escribes a tu diosa imaginaria.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …