Ir al contenido principal

Avalancha de pijos insufribles.

Los tres bebían a gollete de sus botellas de cerveza tipo Pilsen, mientras hablaban de que las tías son muy putas y de que por la mañana hacía un calor ‘tope’ en la finca de Candelario. Uno tenía cara de auténtico gilipollas [se le notaba el más débil del grupo… y terminó pagando las consumiciones, claro] y los otros dos de cabrones sin solución posible… “Por favor, dígame qué le debo”, espetó a la camarera el gil, mientras uno de los cabrones le decía al otro en alto: “déjale pagar, que luego se desgrava la nota”. Recibida la noticia de la suma cervecera, el gil sacó su tarjeta oro y pagó con ella las tres birras [la descojonación].
“¿De qué pueblo eres tú?”, le preguntó el cabrón bajito al gil… “Nacido en Madrid”, contestó el tonto como inflándose. El cabrón sonrió y se puso un cigarrillo entre los dientes [lo había cogido sin preguntar del paquete que el gil tenía sobre el mostrador]… y se fueron del café diciendo en alto: “Muchas gracias, muy amables, gracias, adiós” [estos tipos son educados de cojones… y de boquilla].
Yo me partía el culo mientras sorbía mi cafetín con hielo y pensé en comprarme un cinturón trenzado con la bandera de España y meterme el polo Lacoste por dentro de los pantalones.
La verdad es que una de las cosas peores que tiene el verano bejarano es esta avalancha de pijos insufribles que miran sobre el hombro y andan en el presupuesto de que todo es suyo hasta la justa caída del horizonte. Son plaga estos capullos de dientes blanqueados y flequillo en los ojos que juegan a hacer de menos a cualquiera que se roza con ellos. Y echo de menos al mejor Catulo para cantar sus bobadas y sus pijas mariconerías, para explicarles con palabras preclaras que existe la muerte y va a tocarles con su soplo un día, pero que también existe la dignidad del hombre, y el hambre y la sed… y que sus crucifijos de oro finísimo bailando en la pelambrera del pecho son la pura impudicia.
Terminé mi café e hice una gracia en voz alta porque me apetecía [quizás debiera haber intentado pagar también con mi Visa Oro el euro con veinte].
Luego baje al curro y sudé la gota gorda con un jodido cartelón que no se dejaba domar, y pensé en Cipri todo el rato, me acerqué hasta el tapicero a buscar unas sillas que le dejé hace un par de semanas para restaurar, y Cipri no se me iba de la cabeza, me reuní con un alcalde de la comarca para tratar asuntos profesionales, y Cipri seguía allí presente.
Y terminé el día entre melocotones fríos y sangría de La Casera, mirando el nublado hermoso que dejaba haces de luz en la Sierra de Francia y observando cómo se recogían los pájaros con el atardecer. Sansón [el perrito de Julia] estaba nervioso también por los dos perros pijos que han llegado a pasar sus vacaciones a Palomares, pero el no es como yo, él ladra como un poseso y mea todas las esquinas que se tercien para poner claras las cosas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …