Ir al contenido principal

El calor hace flacas las miradas.


El calor hace flacas las miradas y engorda el pensamiento. Casi todo sobra, pero no todo.
La hierba supo hoy del desinhibido y también los bedeles del centro de salud, y la Hilaria con su bolso viejo de plástico acharolado, y los cuatro bares de la Plaza Mayor, y el cura párroco motero, y la guripería municipala [saludos a Alfonso, que sé que pasa por aquí de cuando en vez], y El Manzanita de boina y bastón, y la madre y la hija sentadas frente a la carnicería en sus sillinas chicas, y la ciempieses cocoricó con pamela, y el manirroto atún con su ventresca, y la Aurorina pequeñina, y el librero cabreao, y la droguera galáctica de abajo… todos supieron del jodido desinhibido con su zurrón moderno al hombro y con su barba empezada, con su patizambeo tejano y su risota beoda, con su mirada entre ida y venida.
A los pirulos les trastoca el sol… pues no te digo que ahora se sacan sus sillas de terraza a los soportales y se ponen a comer pipas de calabaza y a birrear como mamoncetes entre risotadas… y las gitanonas con negrita adherida toman los escalones corridos de la plaza y se ponen ciegas a Doritos y fantas y helaos de chocolé, que hasta el punto de dejar la marca grasienta de sus culones en esos pasos de granito bien pagado… y la lunática habla por teléfono en la cabina con los pantalones bajados hasta los tobillos… y el taxista lleva ya 433 vueltas a su circuito de pacá-pallá… Ay, si levantara la cabeza el Manolo o pudiese estar ahí el Chuchi [pero ninguno colgao, ¿eh?], si tuvieran otra oportunidad de beber cervecita riendo entre los suyos con sus “anda, chacho…”.
Ellos son [eran/serán] los dueños del arcoíris más grande, con su cosa de hormigas y su honor de lazarillos sin más ciego que el que llevan puesto. Ellos son el bambú y la cigarra entre las piedras [hasta de las finiseculares], los bandarras sin caballo ni colinas, la sardinita asada sobre la papelera negra de hierro fundido, los convencidos de la muerte y basta… Ellos tienen la luz en sus uñas resucias, en los negrales que hace unos días fueron hematomas lujosos, en la exacta altura de sus sombras nítidas.
Su carnaval es la vida seria, la cola del mercado, la cajera que no les da más crédito en su Cajasalamanca… “te rajo… o, mejor… que te den por el culo”.
Vivir a ralentí y sin shoffer, a tragos y sin hipo, a mordiscones y con alguna que otra cagalera [“los gases, señá Justa, me tiene medio tiesa”]… vivir a lo que caiga y en una carcajada si se puede.
Y cuando cae la tarde, se me ponen los ojillos luciérnagos y hay como un relámpago por aquí adentro; sí, un relámpago que es como una semilla de nenúfar o una sombra de árbol pequeño que me dice: “lame el mundo que te queda o hazte contorsinista y lámete el entremuslo”. Y es que acabo harto de tragarme las serpientes del día y casi envidio a esos lobos de calle con su abril en las mangas de sus camisas rotas.
“¡Muerde antes de que te muerdan, niño!”.
Y entonces me doy cuenta de que mi oficio es éste, de que ando enturbiado en lo que no me gusta y es como un escarnio la vida que me regalo cada mañana. Si no quiero triunfar, ni ser brillante, ni siquiera tener… pero ser humillado… ¡jamás, coño, jamás! Pero soy demasiadas veces lo mismo y aún no sé llorar cuando debiera… ni llegar pronto a algo que se ponga en mi mano.
¡Bah!
Nunca caminarás recto, viejo F., ni puta falta que hace.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …