Ir al contenido principal

El calor hace flacas las miradas.


El calor hace flacas las miradas y engorda el pensamiento. Casi todo sobra, pero no todo.
La hierba supo hoy del desinhibido y también los bedeles del centro de salud, y la Hilaria con su bolso viejo de plástico acharolado, y los cuatro bares de la Plaza Mayor, y el cura párroco motero, y la guripería municipala [saludos a Alfonso, que sé que pasa por aquí de cuando en vez], y El Manzanita de boina y bastón, y la madre y la hija sentadas frente a la carnicería en sus sillinas chicas, y la ciempieses cocoricó con pamela, y el manirroto atún con su ventresca, y la Aurorina pequeñina, y el librero cabreao, y la droguera galáctica de abajo… todos supieron del jodido desinhibido con su zurrón moderno al hombro y con su barba empezada, con su patizambeo tejano y su risota beoda, con su mirada entre ida y venida.
A los pirulos les trastoca el sol… pues no te digo que ahora se sacan sus sillas de terraza a los soportales y se ponen a comer pipas de calabaza y a birrear como mamoncetes entre risotadas… y las gitanonas con negrita adherida toman los escalones corridos de la plaza y se ponen ciegas a Doritos y fantas y helaos de chocolé, que hasta el punto de dejar la marca grasienta de sus culones en esos pasos de granito bien pagado… y la lunática habla por teléfono en la cabina con los pantalones bajados hasta los tobillos… y el taxista lleva ya 433 vueltas a su circuito de pacá-pallá… Ay, si levantara la cabeza el Manolo o pudiese estar ahí el Chuchi [pero ninguno colgao, ¿eh?], si tuvieran otra oportunidad de beber cervecita riendo entre los suyos con sus “anda, chacho…”.
Ellos son [eran/serán] los dueños del arcoíris más grande, con su cosa de hormigas y su honor de lazarillos sin más ciego que el que llevan puesto. Ellos son el bambú y la cigarra entre las piedras [hasta de las finiseculares], los bandarras sin caballo ni colinas, la sardinita asada sobre la papelera negra de hierro fundido, los convencidos de la muerte y basta… Ellos tienen la luz en sus uñas resucias, en los negrales que hace unos días fueron hematomas lujosos, en la exacta altura de sus sombras nítidas.
Su carnaval es la vida seria, la cola del mercado, la cajera que no les da más crédito en su Cajasalamanca… “te rajo… o, mejor… que te den por el culo”.
Vivir a ralentí y sin shoffer, a tragos y sin hipo, a mordiscones y con alguna que otra cagalera [“los gases, señá Justa, me tiene medio tiesa”]… vivir a lo que caiga y en una carcajada si se puede.
Y cuando cae la tarde, se me ponen los ojillos luciérnagos y hay como un relámpago por aquí adentro; sí, un relámpago que es como una semilla de nenúfar o una sombra de árbol pequeño que me dice: “lame el mundo que te queda o hazte contorsinista y lámete el entremuslo”. Y es que acabo harto de tragarme las serpientes del día y casi envidio a esos lobos de calle con su abril en las mangas de sus camisas rotas.
“¡Muerde antes de que te muerdan, niño!”.
Y entonces me doy cuenta de que mi oficio es éste, de que ando enturbiado en lo que no me gusta y es como un escarnio la vida que me regalo cada mañana. Si no quiero triunfar, ni ser brillante, ni siquiera tener… pero ser humillado… ¡jamás, coño, jamás! Pero soy demasiadas veces lo mismo y aún no sé llorar cuando debiera… ni llegar pronto a algo que se ponga en mi mano.
¡Bah!
Nunca caminarás recto, viejo F., ni puta falta que hace.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…