Ir al contenido principal

Haciendo mis pinitos en las artes decorativas.

Tres días perdido en la hermosura caliente de la Sierra de Francia montando obra propia para decorar las habitaciones de un hotel lujoso y coqueto en San Martín del Castañar, y todo gracias a que mi buen amigo Josetxo Lami se enamoró de mi trabajo ‘Mira cómo te miro’ y le encontró una salida decorativa que es muy de mi agrado [no voy a contar lo putas que las he pasado para colocar la obra sobre las paredes recién pintadas, ni tampoco los juramentos que les he dedicado a los fabricantes de adhesivos rápidos]. El caso es que he pasado tres días de auténticas prisas, de agotamiento y de excitación, pues el trabajo debía realizarse con la zorola urgencia de inaugurar el hotel el próximo viernes.

Al placer de colocar mi ojo derecho sobre cada una de las cabeceras de las camas se sumó el encontrarme de sopetón con Fernandito R. De la Flor y su hermosura de señora sentaditos en la plaza mayor de San Martín [donde tienen una casona que comparte el apellido de palacio con el de tesoro]… y con ellos a Amelia Gamoneda y consorte, a José Antonio Sánchez Paso y diosa… y, cómo no, al enorme Fabio a su musa argentina [divina periquita con una sonrisa incomparable y un gesto pícaro en los ojos que me llemó la atención con cierta dosis de morbillo –perdona, Fabiete–].

Apenas pude estar con mis amigos porque andaba muy nervioso con el acabado decorativo, pero me dio tiempo a gozarlos lo que dura una Coke en verano.
San Martín andaba en mediofiestas, con jubilados bailando jotillas al son del tamboril y la dulzaina, con sus sombras y sus luces configurando una heráldica de agua. Pueblo hermoso donde los haya, para perderse en él y quizás hasta para quedarse a morir en sus callejas.
Estuvo todo de puta madre.












Comentarios

  1. Creo que tienes un algo renacentista... Me encantan esas composiciones tuyas. Tú vales mucho, bejarano.
    Un bocao.

    ResponderEliminar
  2. Hola Pipe!! me comentaste ayer lo de tu trabajo. Felicidades!! Está quedando cojonudo. Un abrazo, nos vemos.

    ResponderEliminar
  3. Jo, qué chulada!!!!!!!
    Ole tú y ooole tu arte "shiquillo"!
    (y un "viva!" para el que haya tenido la idea)
    es que el "mira cómo te miro"... mmmm-ñam-ñam! jijiji.

    Por cierto, pronto tendré en mis manos tu último libro. (Gracias Fabio, eres un cielote).

    Weno, voy a ponerme hielo en la "tendinitis de mi pata de ganso", (tú sabías que existía eso?). El jodío, anda que me dice tendinitis en tu esbelta y bien torneada patita de jamón ibérico!!
    Estiupittt!!

    ResponderEliminar
  4. Joder, desprendes una creatividad sin límites. ¡Enhorabuena Luis Felipe!

    ResponderEliminar
  5. ¿En aluminio blanco?.
    Precioso, no podría ser de otra manera.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  6. comparto todos los comentarios,pero lo que de verdad,de vedad me produce es una ENVIDIA.....increible,para mí quisiera yó anque solo fuese un boceto, que envidia por diosssssss

    ResponderEliminar
  7. Tuve noticias por tu cuñao de esta "exposición" (no me dirás que el ojo de voyeur no está ahí expuesto a cientos de futuras miradas, que antes de rendirse al amor o a Morfeo lo habrán remirado ), pero hasta ahora no la había visto: me gusta mucho como ha quedado. Eres un todo terreno.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …