Ir al contenido principal

Haciendo mis pinitos en las artes decorativas.

Tres días perdido en la hermosura caliente de la Sierra de Francia montando obra propia para decorar las habitaciones de un hotel lujoso y coqueto en San Martín del Castañar, y todo gracias a que mi buen amigo Josetxo Lami se enamoró de mi trabajo ‘Mira cómo te miro’ y le encontró una salida decorativa que es muy de mi agrado [no voy a contar lo putas que las he pasado para colocar la obra sobre las paredes recién pintadas, ni tampoco los juramentos que les he dedicado a los fabricantes de adhesivos rápidos]. El caso es que he pasado tres días de auténticas prisas, de agotamiento y de excitación, pues el trabajo debía realizarse con la zorola urgencia de inaugurar el hotel el próximo viernes.

Al placer de colocar mi ojo derecho sobre cada una de las cabeceras de las camas se sumó el encontrarme de sopetón con Fernandito R. De la Flor y su hermosura de señora sentaditos en la plaza mayor de San Martín [donde tienen una casona que comparte el apellido de palacio con el de tesoro]… y con ellos a Amelia Gamoneda y consorte, a José Antonio Sánchez Paso y diosa… y, cómo no, al enorme Fabio a su musa argentina [divina periquita con una sonrisa incomparable y un gesto pícaro en los ojos que me llemó la atención con cierta dosis de morbillo –perdona, Fabiete–].

Apenas pude estar con mis amigos porque andaba muy nervioso con el acabado decorativo, pero me dio tiempo a gozarlos lo que dura una Coke en verano.
San Martín andaba en mediofiestas, con jubilados bailando jotillas al son del tamboril y la dulzaina, con sus sombras y sus luces configurando una heráldica de agua. Pueblo hermoso donde los haya, para perderse en él y quizás hasta para quedarse a morir en sus callejas.
Estuvo todo de puta madre.












Comentarios

  1. Creo que tienes un algo renacentista... Me encantan esas composiciones tuyas. Tú vales mucho, bejarano.
    Un bocao.

    ResponderEliminar
  2. Hola Pipe!! me comentaste ayer lo de tu trabajo. Felicidades!! Está quedando cojonudo. Un abrazo, nos vemos.

    ResponderEliminar
  3. Jo, qué chulada!!!!!!!
    Ole tú y ooole tu arte "shiquillo"!
    (y un "viva!" para el que haya tenido la idea)
    es que el "mira cómo te miro"... mmmm-ñam-ñam! jijiji.

    Por cierto, pronto tendré en mis manos tu último libro. (Gracias Fabio, eres un cielote).

    Weno, voy a ponerme hielo en la "tendinitis de mi pata de ganso", (tú sabías que existía eso?). El jodío, anda que me dice tendinitis en tu esbelta y bien torneada patita de jamón ibérico!!
    Estiupittt!!

    ResponderEliminar
  4. Joder, desprendes una creatividad sin límites. ¡Enhorabuena Luis Felipe!

    ResponderEliminar
  5. ¿En aluminio blanco?.
    Precioso, no podría ser de otra manera.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  6. comparto todos los comentarios,pero lo que de verdad,de vedad me produce es una ENVIDIA.....increible,para mí quisiera yó anque solo fuese un boceto, que envidia por diosssssss

    ResponderEliminar
  7. Tuve noticias por tu cuñao de esta "exposición" (no me dirás que el ojo de voyeur no está ahí expuesto a cientos de futuras miradas, que antes de rendirse al amor o a Morfeo lo habrán remirado ), pero hasta ahora no la había visto: me gusta mucho como ha quedado. Eres un todo terreno.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…