Ir al contenido principal

Son días de cera con mujeres de cera.


Son días de cera con mujeres de cera que se filtran entre las sombras de los árboles y enrojecen al abrazarlas con cierta intención culinaria.
Ya no hay amas de cría, pero abundan como nunca las pupilas y los pechos como ojos abiertos y asombrados… y adentro los pulmones y las venas, y adentro el que bombea feromonas y se queja por exceso de curro, y adentro la laguna donde el orín se remansa buscando ser chorro en un instante.
Las mujeres de cera se muestran transparentes y sus tangas prometen un crepúsculo en el que hacerse puente de carne y espesura… también tienen umbral para los transeúntes que sienten el bocado de su ictericia falsa hecha de sol y cremas.
De noche no vigilan sino a quienes las rodean con los ojos mientras sus piernas cuelgan de largos taburetes y chasquean con sus clítoris canciones de sirenas algo afónicas. A veces son escote donde oficiar un rito y otras veces bragueta que espera la comparsa de unas manos y otras veces casulla donde esconder la llaga y otras veces el tumbado remolque que se aprieta en las piernas.
Es verano de exvotos y mujeres de cera que se afeitan el pubis y desnudan sus sexos [que parecen culebras enrolladas, calamares dormidos, corolas de labiadas, colimbos sin plumaje, estómagos de gato, dos lombrices de tierra, una oliva madura, el muerto en una guerra…] para que no se vean [!]… y hay un ‘sense’ que aprieta donde el fuego deshace, aunque ya soy fracaso [quién lo dijera].
Y es que ver al que muere cada día a mi lado me pone bien alerta. Verle agotarse a tragos y dejarse en la espera de lo que se avecina, verle vencido, en resta, caducado, sin ganas, destruyéndose… me enciende hasta la selva de lo que no conozco, me lleva a las respuestas del carbono y la fiebre, me lanza a la academia de lo que pide el cuerpo, me estira y me penetra…
Son días también de presentir desnudos, de penetrar pereza, de olfatear sudores mezclados con cerveza, de palparse con ganas, de codiciar la felpa que antecede a las vulvas, de desear cadencia, de acoplarse tranquilo después de la refriega, de moldear los músculos y enarcar las caderas, de tensar los tendones, de apresar lo que apresa, de morder unos senos coronados de almendra, de resplandecer algo, de soldarse a unas piernas, de babear despacio, de derretirse a tientas, de fallecerse en alguien que no te desfallezca, de incrustarse en lo rojo, de injertar lo que crezca, de chupar, de besarse, de respirar a medias…

Imagen tomada por Alberto Hernández en Blues Béjar.

Comentarios

  1. Sin pasión no hay vida, sólo charcos que se evaporan bajo el sol.
    Hay que vivir, cuando menos, soñando.

    Dnc

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…