Ir al contenido principal

Halarberito.

Los maileos de Albertito son como una bitácora menstrual e incompleta en la que hay que averiguar dónde ajusta el dolor de cabeza y dónde la desgana… ¡me encantan! –y todo a pesar de esa cosita Robin que hoy me ha dejado caer un bichito al que le daría unas nalgadas con mucho gusto.
El de hoy:

“Son las 5 y me acosté a la 1:30. Me despierto y no puedo volver a dormir. Lo que veo son contrastes demasido grandes: una letrina/cloaca al lado de un hospital de buen ver–el primer día que fuimos a Fuping, Rafa y yo tuvimos que utilizarla y el fuerte hedor, estoy casi seguro, se venía acumulando desde que el señor de Xi´An mandó construir los famosos guerreros–. Coches caros sorteando ciclistas con bicicletas mucho peores que la de Carlos Sastre. Aeropuertos impolutos no muy lejos de viviendas destartaladas donde en el mínimo espacio puede vivir una familia. Hoteles de cinco estrellas, Jovenes bien preparados, gente muy amable, sobre todo las mujeres. El paisaje de Fuping es insulso. Hay mucho polvo, dicen que porque hay un desierto cercano, pero yo creo que es por la fábrica. Tengo ganas de salir de aquí para respirar un poco, pero he de dejar medianamente resuelto el secado de las dos piezas que por el momento me he planteado. Aún no he viajado y no te puedo contar mucho más. Un abrazo.”.

CRÓNICA VIJARRENSE PARA A.H.

Amaneció nublado, aunque yo venía orondo y feliz a mi curro… pero todo acabó en un tormento de trabajos solapados sobre otros trabajos que me hundieron en esa puta miseria que significa algo así como: “Felipe, tienes que trabajar todo el fin de semana completo para cumplir con los encargos urgentes”… una puta mierda. Vamos, que saldé el día con unas once horas de rendimiento irregular sin descanso para no llegar a ningún fin concreto.
Por la mañana, cuando salí a comprar tabaco a PdT, vi que los obreros municipales se afanaban junto a tres agentes de policía en marcar los acotados de zona azul de mi placita y ya se me torció un poquito el gesto [odio las normas y los impuestos directos]… Luego visité a Cipriano en su despacho municipal y le hice un par de bromitas… hasta que me dijo: “Quiero que venga Luis Eduardo Aute y me cante ‘Al alba’, compañero… ¿te imaginas?”. Y claro que me lo imaginaba… y hasta lo estaba sintiendo mientras se me erizaban los pelillos de los brazos [quiero yo a este tipo tan hermosamente humano, coño].
Ya por la tarde me visitaron Jesús y Sinda con su muñequita divina y nos tomamos un Trina de manzana que me duró cinco minutillos, pues apareció Paquito M. con sus prisas comunes y tuve que hacer sesión completa de magia y permanencias.
Y ahora estoy hecho unos zorros, amigo Halarberito [me gusta ese nombre y su pronunciación].
Mañana me extenderé algo más. Bye.

Comentarios

  1. ¿Cual es el síndrome Robin? ...
    Ja ja ja... ¡Sigue con tu nivola! Y a P.M. le pones de obispo, como mínimo (¿?)
    Post.data.- ¿A que queda la mar de ridículo esto de escribir carcajadas?
    G

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …