Ir al contenido principal

Dejar que la experiencia fluya...

Hoy se expresó Albertito con un poco más de antojo, y yo echo de menos sus imágenes [tío, ¿no podrías pedirle a Rafa Pérez que te pase alguna de las suyas para acompañar a mis entradas del blog?, por lo menos hasta que tengas cámara nueva].
Adjunto mail de hoy:

“Hoy he dormido cuatro horitas. Yo necesito dormir al menos siete u ocho… antes eran diez o doce para estar bien. De forma incomprensible el cuerpo aguanta.
A pesar de las macroinstalaciones que están montando y del pedazo de fábrica de cerámica en la que estamos, disponemos de escasos medios para trabajar, y menos aún si comparo con los que yo estoy habituado a hacerlo. Disponemos de 4 cuatro pastas y de un laboratorio que no está mal, pero el "maestro" no nos deja tocarlo. Aunque es amable y se esfuerza, trasladar al chino o pedir mediante interprete es difícil, además somos muchos y solo el maestro de laboratorio puede utilizar esas instalaciones. Ayer pedí un color, ya veremos qué me dan. De momento estoy haciendo un mural de espirales de 2 metros con la intención de dejar la pasta desnuda. Me gustaría que fuese blanco mío y negro profundo, pero me tendre que conformar con lo que salga. De todos modos no me importa demasiado trabajar en estas condiciones, pues has de dejar que la experiencia fluya y no empecinarte en resultados a priori.
Me gustaría mandarte fotos de la fábrica para que sacases tú las conclusiones, pero la Minolta no quiere (me gusta esa cámara). Estoy gestionado la compra de una mediante el fotogrfo que está haciendo el reportaje. Las réflex imposible, me pide el triple que allí. Además, como aún no he viajado, no me fío. Hoy me traerá una batería nueva (cara), aunque la mía va perfectamente, algo hay que intentar. También me dará precios de compactas, pero, por lo que me dijo ayer, no sé yo. Me acuerdo ahora mucho de mi Coolpix, que me olvidé en Béjar, cachendiez.
Un abrazo, y no abuses de narrar mis cosas, que a tus blogueros habituales los tienes abandonados.”.

CRÓNICA VIJARRENSE PARA A.H.

Me hace gracia que los chinos te hagan trabajar, Alberto. Ten cuidado con tus técnicas y tus mezclas, que esos tipos son capaces de industrializarlas en el todo a cien, y asegúrate de dejarles uno de esos caprichos en tu blanco de humo, que es lo mejor de lo mejor [van a flipar].
El día aquí ha sido anodino y cabroncete. Temperatura promediada [por la mañana fresquito y por la tarde calorzote], pero me dio el perrén de tanto curro estresante y me salí a comprar un pantalón y un par de camisas hasta Claros, que queda cerquita y no me gusta andar [la compra la justifico porque la semana pasada me dejé salpicar de lejía mientras limpiaba la imprenta y destrocé mi ropa nueva… un Adán, que diría mi madre].
De novedoso, que le hice el discurso de apertura de fiestas a un alcalde de la comarca y me recriminó porque, según su criterio, no sé poner las comas [no es tonto el tipo, pero ya le dije que por lo menos tengo los arrestos de escribir sus discursos sin sonrojo]… negro de nuevo, hermano, como hace años… pero esta vez para tipos mucho más mediocres –si él supiera.
Lo único poético de hoy fue que vi caer algunas hojas secas de los plátanos de la placita de al lado por los efectos de un vientecillo enreda y que, sin querer, por supuesto, tuve la gracia de ver unos pechos blanquísimos por el escote de una chica que se agachó en la calle a recoger unas monedas que se le habían caído. Tú ya sabes que yo sobrevivo con estas pequeñas alegrías, que las tomo con mis ojos [prefiero Nikon, te lo he dicho siempre] y luego las intento procesar con palabras y, si tengo suerte, aderezarlas en algún verso [hoy no ha sido el caso, aunque guardo mi sentimiento y la respuesta mental a esos sucesos leves para lo que pueda venir].
Bueno, tío, que hoy no tengo ya tiempo ni ganas, aunque antes te pediría que me contases algún sentimiento perceptivo del paisaje y de la gente de allí… sabes que eso me interesa mucho: tú y el ardor que te llega de afuera.
Hasta mañana.

Comentarios

  1. Gracias Luís Felipe por tu crónica del viaje de Alberto a tierras chinas.
    Soy un colega y amigo de Alberto y Rafa Pérez desde hace años. Gracias a él soy asiduo a tu blog, hay que descubrirse ante esa manera que tienes de escribir y comunicar.
    Es la primera vez que me decido a comentar en este espacio pero Alberto es mucho Alberto, aunque seamos pocos los que lo sabemos.
    Hace un mes me comentaba en Muel la semi-angustia que le producía alejarse tantos días de los suyos, ahora a través de tiguro que se siente mucho mas cerca de Béjar.
    Un abrazo exensible hasta Fuping desde Zaragoza.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Fernando.
    Un fuerte abrazo. Alberto ó Halarberito, como nos llaman aquí a los Albertos.

    ResponderEliminar
  3. Que trabajes de NEGRO bien si es por la pasta (que le vamos a hacer...)pero para los politicos NO eso lo ultimo.
    Salud.

    ResponderEliminar
  4. No trabajo de negro, bueno a veces utilizo camisetas de ese color. y para los políticos es de sobra sabido que jamás lo he hecho.
    Alberto H

    ResponderEliminar
  5. Ah, se me olvidaba. Por estar aquí no cobro absolutamente nada.Me pagan la estancia y me regalan la experiencia.
    A.H.

    ResponderEliminar
  6. Albertito, que has leído mal, coño. El que ha trabajado de negro algunas veces he sido yo... y la última vez que lo he hecho, hace tres días, ha sido para un político de pueblo.

    Siento el mal rato.

    ResponderEliminar
  7. la jodimos. que bien sulo estar calladito.
    A.H.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…