Ir al contenido principal

Dejar que la experiencia fluya...

Hoy se expresó Albertito con un poco más de antojo, y yo echo de menos sus imágenes [tío, ¿no podrías pedirle a Rafa Pérez que te pase alguna de las suyas para acompañar a mis entradas del blog?, por lo menos hasta que tengas cámara nueva].
Adjunto mail de hoy:

“Hoy he dormido cuatro horitas. Yo necesito dormir al menos siete u ocho… antes eran diez o doce para estar bien. De forma incomprensible el cuerpo aguanta.
A pesar de las macroinstalaciones que están montando y del pedazo de fábrica de cerámica en la que estamos, disponemos de escasos medios para trabajar, y menos aún si comparo con los que yo estoy habituado a hacerlo. Disponemos de 4 cuatro pastas y de un laboratorio que no está mal, pero el "maestro" no nos deja tocarlo. Aunque es amable y se esfuerza, trasladar al chino o pedir mediante interprete es difícil, además somos muchos y solo el maestro de laboratorio puede utilizar esas instalaciones. Ayer pedí un color, ya veremos qué me dan. De momento estoy haciendo un mural de espirales de 2 metros con la intención de dejar la pasta desnuda. Me gustaría que fuese blanco mío y negro profundo, pero me tendre que conformar con lo que salga. De todos modos no me importa demasiado trabajar en estas condiciones, pues has de dejar que la experiencia fluya y no empecinarte en resultados a priori.
Me gustaría mandarte fotos de la fábrica para que sacases tú las conclusiones, pero la Minolta no quiere (me gusta esa cámara). Estoy gestionado la compra de una mediante el fotogrfo que está haciendo el reportaje. Las réflex imposible, me pide el triple que allí. Además, como aún no he viajado, no me fío. Hoy me traerá una batería nueva (cara), aunque la mía va perfectamente, algo hay que intentar. También me dará precios de compactas, pero, por lo que me dijo ayer, no sé yo. Me acuerdo ahora mucho de mi Coolpix, que me olvidé en Béjar, cachendiez.
Un abrazo, y no abuses de narrar mis cosas, que a tus blogueros habituales los tienes abandonados.”.

CRÓNICA VIJARRENSE PARA A.H.

Me hace gracia que los chinos te hagan trabajar, Alberto. Ten cuidado con tus técnicas y tus mezclas, que esos tipos son capaces de industrializarlas en el todo a cien, y asegúrate de dejarles uno de esos caprichos en tu blanco de humo, que es lo mejor de lo mejor [van a flipar].
El día aquí ha sido anodino y cabroncete. Temperatura promediada [por la mañana fresquito y por la tarde calorzote], pero me dio el perrén de tanto curro estresante y me salí a comprar un pantalón y un par de camisas hasta Claros, que queda cerquita y no me gusta andar [la compra la justifico porque la semana pasada me dejé salpicar de lejía mientras limpiaba la imprenta y destrocé mi ropa nueva… un Adán, que diría mi madre].
De novedoso, que le hice el discurso de apertura de fiestas a un alcalde de la comarca y me recriminó porque, según su criterio, no sé poner las comas [no es tonto el tipo, pero ya le dije que por lo menos tengo los arrestos de escribir sus discursos sin sonrojo]… negro de nuevo, hermano, como hace años… pero esta vez para tipos mucho más mediocres –si él supiera.
Lo único poético de hoy fue que vi caer algunas hojas secas de los plátanos de la placita de al lado por los efectos de un vientecillo enreda y que, sin querer, por supuesto, tuve la gracia de ver unos pechos blanquísimos por el escote de una chica que se agachó en la calle a recoger unas monedas que se le habían caído. Tú ya sabes que yo sobrevivo con estas pequeñas alegrías, que las tomo con mis ojos [prefiero Nikon, te lo he dicho siempre] y luego las intento procesar con palabras y, si tengo suerte, aderezarlas en algún verso [hoy no ha sido el caso, aunque guardo mi sentimiento y la respuesta mental a esos sucesos leves para lo que pueda venir].
Bueno, tío, que hoy no tengo ya tiempo ni ganas, aunque antes te pediría que me contases algún sentimiento perceptivo del paisaje y de la gente de allí… sabes que eso me interesa mucho: tú y el ardor que te llega de afuera.
Hasta mañana.

Comentarios

  1. Gracias Luís Felipe por tu crónica del viaje de Alberto a tierras chinas.
    Soy un colega y amigo de Alberto y Rafa Pérez desde hace años. Gracias a él soy asiduo a tu blog, hay que descubrirse ante esa manera que tienes de escribir y comunicar.
    Es la primera vez que me decido a comentar en este espacio pero Alberto es mucho Alberto, aunque seamos pocos los que lo sabemos.
    Hace un mes me comentaba en Muel la semi-angustia que le producía alejarse tantos días de los suyos, ahora a través de tiguro que se siente mucho mas cerca de Béjar.
    Un abrazo exensible hasta Fuping desde Zaragoza.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Fernando.
    Un fuerte abrazo. Alberto ó Halarberito, como nos llaman aquí a los Albertos.

    ResponderEliminar
  3. Que trabajes de NEGRO bien si es por la pasta (que le vamos a hacer...)pero para los politicos NO eso lo ultimo.
    Salud.

    ResponderEliminar
  4. No trabajo de negro, bueno a veces utilizo camisetas de ese color. y para los políticos es de sobra sabido que jamás lo he hecho.
    Alberto H

    ResponderEliminar
  5. Ah, se me olvidaba. Por estar aquí no cobro absolutamente nada.Me pagan la estancia y me regalan la experiencia.
    A.H.

    ResponderEliminar
  6. Albertito, que has leído mal, coño. El que ha trabajado de negro algunas veces he sido yo... y la última vez que lo he hecho, hace tres días, ha sido para un político de pueblo.

    Siento el mal rato.

    ResponderEliminar
  7. la jodimos. que bien sulo estar calladito.
    A.H.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …