Ir al contenido principal

Ibérico con 'Viña Tondonia' en Fuping.

“Ayer, después de cenar (7 de la tarde) fuimos a la ciudad, hicimos pequeñas compras, paseamos con la mirada abierta y, después de unas cervezas en terraza, regresamos en taxi al hotel (cinco yuanes la carrera = 0,5 €). Como ya llevamos algún tiempo comiendo con cierta desgana la picante comida china, decidí invitar a mis amigos a un banquete improvisado en mi habitación. Le tengo que agradecer a Aurora, entre otras cosas, que casi me obligase a traer unos paquetes de jamón al vacío, y a mí mismo la ocurrencia de meter en la maleta un par de botellas de “Viña Tondonia” que me dio mi padre. Abrir el ibérico, olerlo y catarlo fue una experiencia casi mística, el sabor trascendía y trascendía hasta lo inimaginable. Luego hubo, con ayuda del vinito, conversación profunda y divertida.
Abrazo.”

A este mail han seguido otros veintidós con fotos vampirizadas a Miguel Ángel Gil y a Rafa Pérez [fotos que he recortado y ajustado, sin expreso permiso de sus autores, para incluir en esta entrada]… por cierto, que no estaría mal que tanto Rafa como Miguel Ángel se sumaran a contarme sus impresiones [anímalos, Albertito].

El propio Miguel Ángel, siempre muy preocupado por lo social.


CRÓNICA VIJARRENSE PARA A.H.

Pasé frío esta noche y hoy me he levantado cistítico y tosedor [la temperatura baja sin avisar y a los viejitos como yo nos suceden estas cosas]. Ya por la mañana recibí llamada de Miguelón para quedar a tomarnos un café y enseñarme una nota cabrona que ha publicado hoy La Gaceta, ese diario tardofascista que se edita en Salamanca y que solo ve por los ojos del dinero y, por ende, por las gafas de culo de vaso del PP. Atacan directamente a Miguel por la oscura pesetería de no haberles contratado un anuncio del Festival Internacional de Blues de Castilla y León, cuando el colega va con el presupuesto absolutamente mermado y haciendo magia mientras apoquinan su guita las instituciones. La Gaceta, Halarberito, empuja si te matriculas o destruye si no puedes apoquinar su jodido impuesto revolucionario. Quieren cargarse el festival por sus santos cojones y por una comercial sin escrúpulos que va solo a lo suyo [estaría bien que alguien nos contase todo lo que ha sucedido entre bambalinas para que los salmantinos ubiquen a estos zorolos voceros y terminen poniéndolos donde se merecen… ahora me darán a mí, pero me toca los cojones, amigo Halarberito]. Ellos, que debieran estar al lado de quienes generan las noticias [en este caso Miguel] y, sobre todo, de quienes les llenan las arcas, que no son otros que Caja Duero, Junta de Castilla y León y Ayuntamiento de Béjar [organizadores oficiales del Festival de Blues de Castilla y León y colaboradores de facto con pelas y nombre fiscal]… ¿a que a ellos no se atreven a destrozarlos impunemente como lo han hecho hoy con Miguel?
Dejémoslo, colega, que me encabrono, aunque debo decir antes que el diario extremeño ‘La Aldaba’ pone todos los años una página entera de publicidad gratis al evento [hay diferencias, ¿eh?], entre otras cosas porque entiende su importancia y porque sus directivos saben que apoyando esta fiesta cultural e informando de ella arrastran otra publicidad muy interesante.
Ayer, y con esto respondo a una pregunta de la viva Guadalupe, en una hermosa conversación me dijeron que tú y yo parecemos Batman y Robin [yo Robin, por supuesto] por esa referencia de amistad a la que acudo con tanta frecuencia… pero tal circunstancia hay que leerla sin maldad, porque sé que procede de una envidia sana. La verdad, Guadalupe y Halarberito, es que me siento protagonista de una historia sobresaliente en la que disfruto siendo observador y vocero, una historia de excelencia artística en la que soy testigo directo y constante, una historia de la que poca gente tiene consciencia ahora, pero que con el tiempo tomará el signo épico que le pertenece [¡ay, tontitos, no sabéis lo que os estáis perdiendo!].
En fin.

Rafa Pérez [Alafa], el maestro químico y la intérprete.





•••
A eso de la una y media me ha entrado un dolor de cabeza bestial [debe ser que en el justo puntito de relax que estaba pillando me ha salido toda la tensión de la semana, que ha sido mucha, y se ha convertido en este puñetero latido en la sien que me deja medio ciego]. Y sigo confesando que los dolores no me disgustan porque me hacen sentir que estoy vivo de verdad, pero éste de hoy es cabrón y creo que me tomaré un par de aspirinas en cuanto llegue a casa.
Cuando el dolor se asienta sobre mí, parece que asisto alucinado a mis exequias y comienzo a vestirme con cada una de mis vísceras para arropar el trabado esqueleto que me arma y me sostiene. Si me giro, veo a mi derecha las bocas que guardan los besos más lascivos y me entra un no sé qué de habérmelos perdido; si miro a mi izquierda, hay una fronda de brazos que me buscan para echarme su velo de abrazos… lo demás es apacible como el humo manando por la chimenea obelisca de una fábrica, índigo como los uniformes de los colegiales africanos, violento como una penetración salvífica, escarbado como los siglos en los que vivieron otros y tan instantáneo como cuando no quiero nada.
Vamos a la cama o a los zapatos para andar o tullirnos, para quedarnos o ser arterias con su aridez de fiebre.
Admiro a Alberto porque halla en el hambre de lo que desespera y alumbra ventanas ciertas de cada gesto falso, porque olvida en lo que va entregando, porque amordaza el ritmo de un instante en la amalgama y hace tumbas heroicas para colgar de la pared sencillamente. Y le sigo en su confusión ígnea hasta ser tegumento o sentirme relieve y garabato, hasta verme esperpento o graznar un fracaso. Sus obras son un lacre que encierra lo que busco, sea lodo o trompetas, amputación o lágrimas.
Y las serpientes muerden en mi sien y se enroscan, y mi lengua se torna en feldespato y anuncia un disparate, y el latido cabrón ha tomado el compás y se hace música coagulada y dañina. Me duele la cabeza como nunca, me duele como una confesión y es como un péndulo que en su tac-tac me obliga a descomponer mi gesto natural… y arde la melopea que repara: soy tapir y huyo del fuego oscuro, tapir de musgo quieto que ya no cubrirá a ninguna hembra en esta temporada. Soy el gemelo de mí mismo y nada siento en este cuerpo par con posturas y esquinas. Soy la ingestión que asfixia o envenena y deja las mejillas blancas. Soy quien desata los incendios con estas pobres manos y luego se hace caucho. Soy la armonía de un diamante que aún no ha cumplido su ciclo de calor. Soy la fatiga que en su drama se tensa y se hace sueño… Me duele como nunca esta cabeza mía…





•••
Tarde.
Decidí invitar a comer a toda mi familia, y lo hice en La Venta del Bufón, y nos sirvió Miguel desde su pie en la tierra para mostrar que quien es capaz de montar una de las mejores convocatorias musicales de Castilla y León, también lo es de servir platitos de paella con naturalidad y aguantar las gansadas de los comensales con verdadera profesionalidad. Aquí funcionan así las cosas, Halarberito, y tú lo sabes bien. Aquí, hermano, puedes escribir ‘los versos más tristes esta noche’ y mullirte en la gloria de los hermosos vencidos… y a los dos minutos moverte en la mediocridad bajo la mirada abyecta de quien te utiliza como accesorio de su prosaísmo [no suele haber término medio]. Es la Vijérriga de siempre, la del paisaje hermoso y la de los tipos verdaderamente importantes a los que nadie les concede importancia [quizás por ello sois mucho más importantes].
Comí de puta madre y me bebí un refrescante botellón de Paulaner que ayudó a que mi dolorzote de cabeza se diluyera, y mantuve colgado de mi hombro a Guillermito durante toda la comida, y le pelé puñaditos de gambones a mi Felipón adolescente, y miré a mi Mariángeles para verla mayor y deliciosa, y disfruté de las risas de Claudia y de Julina, y me reí con You y brindé con toda la familia, incluidos Jesús Majada y Sinda… y su pícara Leticia, y vi a mis padres estupendos, vivísimos, hermosos…
¿Qué más puedo pedir, Halarberito?

















"Como ves, la gente es aparentemente feliz. Sus sonrisas contienen la resignación de
lo que son. Producen sensación de que con el lujo hemos perdido algo esencial. Ahora
lo mejor de China es la gente."








Comentarios

  1. "Historia de dos ciudades":
    Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, la edad de la sabiduría, y también de la locura; la época de las creencias y de la incredulidad; la era de la luz y de las tinieblas; la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación. Todo lo poseíamos, pero no teníamos nada;
    Sabes qué? que visto desde fuera, este viaje epistolar está cogiendo una forma preciosa.
    Dos continentes y dos artistas en línea directa.
    Qué suerte tengo de poder estar sentada en primera fila!!
    Dnc

    ResponderEliminar
  2. Por cierto... (es que me acabo de acordar) me dejas que te cuente una cosita?... // ... // ... callas?....¡¡¡¡entonces otorgas!!!! (jijiji)
    Mira, la otra noche, cuando salía de comprar unas "cokes"(como tú dices) en la tienda de mis chinos preferidos, entraron unos borrachuzos llamándola "cariñññññño" "corasssón...", así que me quedé con ella (que estaba sola) hasta que los gilis se largaron (jeje, ya ves tú, menuda defensa... aunque puedo arañar y gritar de lo lindo).
    Vaya chorrada, verdad?? pues hijo, parece que para ella no, pq desde entonces en cuanto me ve, me llama y me regala un par de piezas de fruta (ayer mandarinas, hoy nectarinas)...mmmmmm.... (jo, qué agradecida, lo malo es que la tienda me pilla de paso y ya me da un corte que no veas!). Un besito. Dnc

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…

16 días sin Mario

Otra semana más y me deshago mirando tus mohínes por el móvil (hasta whatsapp ya me parece humano), tus sonrisas dormido tomadas con amor por esa atrapasueños que es tu madre, tus bostecitos leves, cada después del baño o la comida, algún abrir de ojos que me hace escudriñar en tu futuro e imaginar que miran a los míos para decirme fijos que son tuyos. A ratos llega gente con regalos que son fruto precioso de amistad y de afecto. Te quieren, Mario, y aún no te conocen (hoy te llegó un chupete, que me encanta, en el que se te nombra 'humanista pequeñito'). Y yo me pongo triste porque no tengo tiempo para estar a tu lado, y luego me contento imaginando todo lo que podrás ser y hacer, tus manos primorosas aprendiendo a entregar y a recibir, tus ojos ávidos dispuestos a mirar con criterio al mundo y a sus cosas, tu posibilidad aún sin estrenar... Sueño que haremos algo juntos y te sentirás grande a mi ladito, que sentirás con ímpetu las ganas de vivir y pondrás en mi frente una di…