Ir al contenido principal

Postales después de la tormenta.

Las inundación de los museos hizo que esta instalación del italiano Francesco Raimondi cobrase auténticas dimensiones.

“Pasó la tormenta y, naturalmente, dejó huella. La cosa se saldó, en lo que a mí se refiere, con tres placas del mural grande inservibles y una en reparación. Me puse rápidamente a trabajar y espero terminar hoy para poder hacer cuanto antes algún viajecito. Nada más por el momento.
... vuelvo a leer lo de Barajas y me conmuevo.”

Reunión nocturna alrededor de unas difíciles cervezas chinas.


Piezas de Juan Ortí y de Xavier Montsalvatge al fondo.

Supi Hsu, taiwanesa que vive en Valencia. Su metódico trabajo crea inmensos espacios.


Xavi Monsalvatge.




CRÓNICA VIJARRENSE PARA A.H.

Hoy las pasé putas, Halarberito amigo, pues me tocó llevar hasta El Barco de Ávila un furgón grandote que un cliente me había dejado para que se lo tuneásemos… el armatoste se me iba para todos los lados en las curvas y yo llevaba los compañones de corbatilla, pero llegué sano y salvo a pesar del canguelo. Luego me ilusioné con la posibilidad real de tener en unos días un Jeep Cherokee negro [es un icono que me vuelve loco desde hace años] gracias a un amigacho que me lo va a cambiar por el mío en unas condiciones envidiables… no sabe el periquito que hará feliz a este zorolete impulsivo con cuatro caprichos en la vida que se han vuelto fijaciones.
Ahora, en un ratito, tendré reunión de negocios en PdT para contratar currito que vaya solventando un poquitín esta crisis cabrona, y ya de noche/noche me iré a escuchar al colega Elliott Murphy, que nos va a deleitar en la Plaza de Santa Teresa con esa música que tanto escucho y que siempre me deja con sensación de felicidad. Prometo acordarme de ti en el concierto, y también de Sinda, y de Donce, y de mi Lorenilla, y de la Huete chuchuchú, y de Diegote, y de Belencita, y de César Yuste [que se casa mañana en Zamora… nunca es tarde para la buena gente]. Estaréis todos disfrutando junto a mí o dentro de mí, que se está más calentito.
Por cierto, hermano, que me descojono de la inundación… ¿ya te dije que tenías un puntito gafe, ¿no?
Un abrazote.
Nota: si veo esta noche por ahí a tus tres mujeres, les daré unos besotes de tu parte.
A cuidarse, chiquitín.

Comentarios

  1. Que casualidad yo también tuve un Jeep Cherokee, lo necesitábamos para hacer ensayos en el campo, dio buen resultado espero que este te de el mismo servicio.Disfrutalo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …