Ir al contenido principal

Estoy mojicón y gatinino.


A esta hora, son las 22:03, aún no tengo el parte del día del amigo Halarberito, y lo echo de menos. Puedo contar que el día fue peleón de trabajo, que sufrí una sanción administrativa que ha dejado mermada mi cuenta [es decir, en menos no sé cuánto], que falleció la madre de Mercedes y Mari Sol Colorado [suegra de mis amigos Juan Carlos y José Manuel] con lo que eso me trae de ‘tira, Felipe, que te pilla el toro’ [abrazos fuertes para ellos porque sé lo que suma una pérdida en el ardor y en las ganas], que vino a verme después de veintiséis largos años mi amigo de juventud Felipe Sánchez Sánchez [para todos Felipe Garute] para darme una lección de vitalismo y de humanidad completa [me hizo reír y llorar a la vez, y hasta se me puso la piel de gallinita al oír su relato de vida… y me sentí pequeño a su lado, muy pequeño].
Con estos mimbres puedo colegir [inferir, deducir] que soy feliz y que tengo lo más importante en mi mano: la percepción de que no me preocupa mi salud porque es aceptable, y que esto me sucede junto a la gente que quiero y gracias a la gente que me quiere.
Y que yo quiero ser como mi Isabelita Huete, esa mujer firme y desatada con la que me encuentro en la boca del metro de Correos cada vez que voy a Madrid [que son para contar con los dedos de una sola mano], una tía con dos cojones y un Mayo maravilloso al que apoyar y en el que apoyarse [yo también te quiero, Isabel, y me gustaría ser como tú], y también quiero ser como Donce [a la que no conozco, pero que ya es como de la familia], y como Guadalupe, y como mi preciosa Lorena con sus apuros mesoamericanos y su hermoso coraje para salir adelante cada día y tener a los suyos como reyes, y con mi Belencita reguapa vicedecanada, y con You y Malick, y con Diego y su Tere, y con Riobó, y con Sinda y Jesús...
Sí, hay mucha gente maravillosa de la que debo aprender y con la que debo hacerme una flecha lanzada hacia la felicidad, porque el tiempo es corto y hay que aprovechar/aprovecharnos de lo que por él pasa y es regalo.
Hoy, Halarberito, comprendí de repente que mi misión debe ser hacer felices a todos los que me quieren, y hacerlo con todas mis fuerzas.
Estoy mojicón y gatinino… y eso es muy bueno a veces.
Que le den bien por el culo a esa sanción administrativa, que me la refanfinfla.

Comentarios

  1. Haga felices a todos, sr. Comendador. Es un oficio estupendo. DEbiéramos practicarlo todos. Practicarlo sin enunciarlo. Vivir sin levantar templos que pidan liturgias y exijan el diezmo del rezo. Hay que rezar por lo que existe. Estar en lo que hay. Bracear la tierra a la búsqueda del oro invisible de la alegría. Tu texto me ha puesto a mí también lo que dices, mojicón y gatinino, que son dos palabras nuevas y hermosas. No me han sancionado hoy por nada, pero tampoco me hubiese dolido en exceso. No conozco a quienes nombras. Normalmente suele pasar. No los conozco, pero como si lo hiciera. Dales a todos abrazos. Les dices: Emilio, uno de un blog, dice que abrazs. Y ya está. Estamos candunos y querencibles, qué leche. Bye.

    ResponderEliminar
  2. Mmmmm... estamos hoy todos morriñosos.
    Gracias por querer ser como yo, Luisfe, en realidad no sabes muy bien lo que dices pero sé que subyace en el fondo algo elogioso, y esto es una alegría -y un honor-.
    Gracias también a Donce, la misterieuse: qué mas quisiera yo que haberme dedicado a la Literatura, ma fille, pero la gran paradoja de la vida es que cuando tienes edad para elegir no tienes ni idea de lo que quieres, y cuando ya sabes lo que quieres, es demasiado tarde para elegir.
    Mientras, hacemos lo que podemos.
    Besos a la troupe.
    Gua

    ResponderEliminar
  3. Pues Emilio, yo soy Isabel Huete, una de las citadas, y después de agradecer tu abrazo te envío también el mío. He intentado entrar en tu blog y no he podido. El mío es tuyo.

    Y tú, mi Luisfe, eres el más grande amor entre los amores, aunque algún día me contarás el porqué de citar siempre a Mayo cuando hablas de mí... No es que me importe, pero los lazos son los que son: sin nudo. Hoy por hoy nada me ata, ni siquiera yo misma.
    Un besazo, cielo.

    ResponderEliminar
  4. Pues como que me has quitado el cabreo que traía por culpa de una trepa que anda por aquí.... mira que me dan aggggco los trepassss: pasad, repugnantes, y que os den bien por el cu... ejem, ejem, "Mojicón y gatinino" jaaaaaaaajaja, es que tienes cada cosa....
    Sabes qué me ha pasado hoy? pues verás, ¿te he dicho alguna vez que trabajo en el servicio médico de la empresa?, (con la batita blanca de tu época de "biólogo"), bueno, pues el doctor y yo compartimos despacho, y como el tío se las ha pirao a Camboya(de vacas) pues ha venido el sustituto, estaba yo un pelín preocupada por si el nuevo iba a ser un sieso, que no lo es, y encima hablando-hablando... el gachó es de mi pueblo!!!!!!!! jaaaajaja, amoss no me digas que el mundo no es pequeño!!
    Y ya, hasta aquí mi crónica de hoy. Que te agradezco muuucho tus palabras (parecerte a mí, jaaaaaaaaaaaa, me descohono, pobrecito mío, no digas eso nunca-jamás!),y que le ADMIRO (y le quiero) un montón Sr. Comendador! arrrrribaaaarrribaaaa, ándelee!
    Dnc

    ResponderEliminar
  5. Después de casi un mes y medio de vacaciones por pueblos de mi tierra (Sanabria), en los que es difícil cuando no imposible acceder a internet, vuelvo a la vida de ciudad, al calor (hoy insoportable)del Sur, y al calorcito de la lectura de tu blog. He de ponerme al día, y veo que me falta tiempo.
    Fue un placer el encuentro contigo y con todos los tuyos, (Guillermo es, en efecto, un amor de criatura, aprovecha mientras puedas esa tendencia tan suya a ser como pegamento).
    Me encantó la charla con Youssouph, conocer a tus padres; el tiempo se me fue tan rápido que ni siquiera te di las gracias por el café, la copa y el rato que compartimos.
    ¡Qué aguante el de tu madre con Leticia! Dale las gracias en mi nombre.

    No sabes hasta que punto coincido contigo en lo de aprovechar al máximo el tiempo, e intentar hacer felices a los que nos quieren; y sí sabes hasta que punto no coincido en la apreciación que tienes de tus dibujos y tus pinturas.
    A mí también me ha hecho gracia lo de "mojicón" y "gatinino" -con el diminutivo típicamente bejarano. Me gusta ese estado de ánimo en un hombre.
    Por cierto, yo también tengo a Donce como a alguien que conociera de toda la vida.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Donce es algo especial y nos sabe dar ánimo a todos. Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…