Ir al contenido principal

Estupendo fin de fiesta.




Acabaron las fiestas de Béjar [desde mi punto de vista, las más logradas de todas las que he vivido, y todo a pesar de que he podido salir poquitín]. Ayer rematé de cine escuchando cantar a Paco Ortega en el Teatro Cervantes y hasta me sonrojé emocionado cuando me dedicó un tema rechulo.
Sé que con Paco me puede el cariño, pero eso no quita para que haga mi análisis del concierto. Para empezar, Paquito, que es muy listo, se rodeó de los mejores músicos y de un par de voces que le hacían los coros y le jaleaban como diamantes bien pulidos. La puesta en escena, del maestro que es: sentado en el centro del escenario, con los textos de sus canciones frente a los ojos y sin otro instrumento que su voz: espectacular. Y empezaron a caer los temitas canallas como una lluvia reparadora que consiguió con las primeras gotitas que el público se entregase… hasta que se arrancó con algunos temas de su trabajo en proceso sobre la obra de Ángel González [aquí me puede doble el cariño, pues se juntaron la hermosura musical de mi Orteguita y los versos magistrales y llenos de triste ironía de mi maestro mejor, y también dulce amigo en los últimos años de su vida]. Me emocioné hasta erizarme ante el cambió de tono del concierto, ante aquella costalada de sensibilidad que me dejó el maestro cantando al maestro, me emocioné con el cambio que se produjo en el rostro de mi Ortega, con esa cosa que de pronto le salió de bien adentro para bordar unos temas absolutamente sobresalientes y distintos, preñados de un acierto total en la musicalización y fruto de una elección perfecta de los textos por parte de Paco. Solo los cuatro ‘temitas’ de Ortega/González sirvieron por todas las fiestas enteras y juntitas.
Y que luego nos bajamos en comandita a ver el cierre de fiestas con los fuegos artificiales, y que la cosa se vino arriba con un fin de fiesta entre amigos –guitarrista y cantaor incluidos– que nos llevó entre copas, pinchitos, cigarritos y abrazos hasta las cuatro de la madrugada. Divino el final con un blues tocado por Paco Ortega que grabó mi hermana con su celular y que, si logro aprender a subirlo, prometo colgarlo de este blog.





•••
Lo que hace que la vida sea vida es exactamente lo inesperado, y, junto a ello, todo lo encontrado en el camino y el proceso de su disfrute. Fundamentalmente me quedo de lo encontrado con todos mis amigos, hermosos vencidos, como yo, que juegan a olvidarse a mi lado de sus cuitas y me hacen olvidar las mías.
Yo soy un tipo que valora por encima de todas las cosas el roce de las pieles, y mis amigos lo saben y me abrazan siempre, y pasan su mano por mis brazos y por mi espalda, y me besan con fuerza cuando me encuentran y cuando tienen que marchar, y me tocan mientras me hablan mirándome a los ojos, y me echan el brazo por los hombros mientras caminamos.
Mis amigos son mi fuerza y sus pieles alimentan a la mía, y yo me dedico a quedarme con sus tactos como un coleccionista.
Hay personas que no saben acercarse, que sienten temor al contacto, y yo no sé entenderlas, y me parecen tristes y distantes.
Os abrazo a todos con ese abrazo de oso que tanto os gusta, amigos míos, gente que me hace ser, seguir y hartarme de permanecer.
Hoy me siento muy bien a pesar de todo lo que se me echa encima, y me siento bien porque abracé a Paco, porque besé a Jessica, porque pillé a mi hermana y a mi hija por sus cinturas, porque empujé levemente a Anita con mi hombro derecho y ‘despelujé’ a Pedrito Cubino mientras decía “¡chissssss, silenciooooo!”, porque le hice cosquillotas a mi You, que tiene muchas.
Puta madre.






Paquito, va el último gran poema de Ángel González... a ver si hay huevos.

Lo que queda
-tan poco ya-
sería suficiente
si durase.

Comentarios

  1. Me alegro que disfrutes, energía vital para tus próximas entradas que a su vez disfrutaremos nosotros.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué guay, por fin una entrada en la que veo que has disfrutado como un enano! Te hacía falta, y me alegro.
    Besos graaaaandes.

    ResponderEliminar
  3. Te sigo,
    amigo.

    Como verás por la rima, soy poeta...

    Era broma. Aficionadillo sí.

    He participado bastante de/con tus reflexiones, poemas fotos, aunque aún me queda mucha materia por revisar.

    De este último post (que me quedaría con todo, con envidia sana, que cada uno tiene sus cosasy sus momentos) me quedo con los abrazos, y con el blues pendiente. A Angel, aparte de en el corazón, lo tengo repartido por aquí en letras de imprenta.

    Blog, el tuyo, denso, para más de una noche, desde luego.

    Por cierto: ¿Nunca te has planteado que un buen dia los dueños de esto quieran aligerar un poco el servidor y decidan borrar las páginas más pesadas?

    A un grupo de aficionados a los sonetos ya nos lo hicieron en un foro argentino en el que llavábamos varios años y a duras penas pudimos rescatar algunos poemas. Porteriormente, también Miarroba borró de un plumazo el foro al que emigramos donde teníamos cientos de poemas. Claro que aquello solo eran textos.

    Creo de todas formas que este último comentario sobraba. Supongo que guardarás un backup de todo por si acaso.

    Un saludo, un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me gustó Paco Ortega, aunque a él poco le debe importar. Tb su puesta en escena, sus músicos y las voces que le acompañaban. Me gustó tu favor, gracias amigo. El beso de Jessica me gustó por lo inesperado y me emocionó su estar en todo, casi de puntillas, figurilla alada que deja su frescura sólo con pasar una vez.
    Me matarás si digo que no me gustaron algunas letras?, Perderé tu favor para otro día? Deberías prestarle a Paco tus pensamientos escritos, seguro que su estupenda música (eso si que me gusta) los convertiría en sueños para sonreir dormidos.
    Ya sabes quien soy, aunque no te lo digo por si cuela el anonimato, no sea que me mates por no terminar de encontrarle el gustito a las letras de Paco.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

TRECE MESES YA

Trece meses ya y Mario se duerme en mis brazos mientras yo ya casi doblo moviendo acompasadas mis piernas para acunarle. Su gesto es de paz, de una paz generosa llena de esa tentación constante de achucharle. Le miro y me siento capaz de lo que sea, de todo, de cualquier cosa. Le miro y me veo acunando a su madre, a Felipe, a Guillermo, pero de otra forma. Le miro y me dan unas ganas incontenibles de reír y de llorar a la vez. Un par de horas antes pensaba en el mundo y sentía con cierto dolor una tremenda constatación de mi bajón físico y mental, de mi incapacidad para agotar a los demás con mis proyectos y mis ganas… Con él entre mis brazos volvió la fuerza, una fuerza inxplicable traída por sus párpados cerrándose, por su deliciosa boca en pompita, por sus manos posadas suavemente sobre mis brazos hechos… Me dije: ‘aún es posible, Felipe’, mientras le pasaba el niño dormido a mi hija para que lo dejase reposar tranquilo en su carrito. Mario es toda mi fuerza y toda mi esperanza, y en…

El mapa y el territorio

Estallan en los caminos las digitalis purpúreas en este verano raro y Béjar está más vacía que nunca porque el vacío se ha convertido ya en un estado de ánimo entre vetón y bijarrense. La flora y la fauna permanecen intactas, impertérritas ante el devenir de los hombres con su cosa cansina de apagarse. Dos esquelas de domingo fraguan el esqueleto de la tarde (otra vez, como cada día) y un par de turistas suben despacio las escaleras de la iglesia de El Salvador. Salen pasados dos minutos y se acercan hasta el bar donde estoy tomando café. Me hablan.
– Buenas tardes. ¿Nos podría decir qué visitar en Béjar esta tarde?
– Yo creo que la mejor opción es que suban hasta El Castañar y conozcan la ermita y la plaza de toros, que es la más antigua del mundo, además del hermoso paisaje del monte. Allí hay algunos chiringuitos donde pasar la tarde con una bebida fresca y disfrutar.
– Ya, pero no nos apetece mucho hacerlo con el coche. Si hay algo que ver en la ciudad, lo preferimos.
– Hay mucho que …