Ir al contenido principal

Estupendo fin de fiesta.




Acabaron las fiestas de Béjar [desde mi punto de vista, las más logradas de todas las que he vivido, y todo a pesar de que he podido salir poquitín]. Ayer rematé de cine escuchando cantar a Paco Ortega en el Teatro Cervantes y hasta me sonrojé emocionado cuando me dedicó un tema rechulo.
Sé que con Paco me puede el cariño, pero eso no quita para que haga mi análisis del concierto. Para empezar, Paquito, que es muy listo, se rodeó de los mejores músicos y de un par de voces que le hacían los coros y le jaleaban como diamantes bien pulidos. La puesta en escena, del maestro que es: sentado en el centro del escenario, con los textos de sus canciones frente a los ojos y sin otro instrumento que su voz: espectacular. Y empezaron a caer los temitas canallas como una lluvia reparadora que consiguió con las primeras gotitas que el público se entregase… hasta que se arrancó con algunos temas de su trabajo en proceso sobre la obra de Ángel González [aquí me puede doble el cariño, pues se juntaron la hermosura musical de mi Orteguita y los versos magistrales y llenos de triste ironía de mi maestro mejor, y también dulce amigo en los últimos años de su vida]. Me emocioné hasta erizarme ante el cambió de tono del concierto, ante aquella costalada de sensibilidad que me dejó el maestro cantando al maestro, me emocioné con el cambio que se produjo en el rostro de mi Ortega, con esa cosa que de pronto le salió de bien adentro para bordar unos temas absolutamente sobresalientes y distintos, preñados de un acierto total en la musicalización y fruto de una elección perfecta de los textos por parte de Paco. Solo los cuatro ‘temitas’ de Ortega/González sirvieron por todas las fiestas enteras y juntitas.
Y que luego nos bajamos en comandita a ver el cierre de fiestas con los fuegos artificiales, y que la cosa se vino arriba con un fin de fiesta entre amigos –guitarrista y cantaor incluidos– que nos llevó entre copas, pinchitos, cigarritos y abrazos hasta las cuatro de la madrugada. Divino el final con un blues tocado por Paco Ortega que grabó mi hermana con su celular y que, si logro aprender a subirlo, prometo colgarlo de este blog.





•••
Lo que hace que la vida sea vida es exactamente lo inesperado, y, junto a ello, todo lo encontrado en el camino y el proceso de su disfrute. Fundamentalmente me quedo de lo encontrado con todos mis amigos, hermosos vencidos, como yo, que juegan a olvidarse a mi lado de sus cuitas y me hacen olvidar las mías.
Yo soy un tipo que valora por encima de todas las cosas el roce de las pieles, y mis amigos lo saben y me abrazan siempre, y pasan su mano por mis brazos y por mi espalda, y me besan con fuerza cuando me encuentran y cuando tienen que marchar, y me tocan mientras me hablan mirándome a los ojos, y me echan el brazo por los hombros mientras caminamos.
Mis amigos son mi fuerza y sus pieles alimentan a la mía, y yo me dedico a quedarme con sus tactos como un coleccionista.
Hay personas que no saben acercarse, que sienten temor al contacto, y yo no sé entenderlas, y me parecen tristes y distantes.
Os abrazo a todos con ese abrazo de oso que tanto os gusta, amigos míos, gente que me hace ser, seguir y hartarme de permanecer.
Hoy me siento muy bien a pesar de todo lo que se me echa encima, y me siento bien porque abracé a Paco, porque besé a Jessica, porque pillé a mi hermana y a mi hija por sus cinturas, porque empujé levemente a Anita con mi hombro derecho y ‘despelujé’ a Pedrito Cubino mientras decía “¡chissssss, silenciooooo!”, porque le hice cosquillotas a mi You, que tiene muchas.
Puta madre.






Paquito, va el último gran poema de Ángel González... a ver si hay huevos.

Lo que queda
-tan poco ya-
sería suficiente
si durase.

Comentarios

  1. Me alegro que disfrutes, energía vital para tus próximas entradas que a su vez disfrutaremos nosotros.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué guay, por fin una entrada en la que veo que has disfrutado como un enano! Te hacía falta, y me alegro.
    Besos graaaaandes.

    ResponderEliminar
  3. Te sigo,
    amigo.

    Como verás por la rima, soy poeta...

    Era broma. Aficionadillo sí.

    He participado bastante de/con tus reflexiones, poemas fotos, aunque aún me queda mucha materia por revisar.

    De este último post (que me quedaría con todo, con envidia sana, que cada uno tiene sus cosasy sus momentos) me quedo con los abrazos, y con el blues pendiente. A Angel, aparte de en el corazón, lo tengo repartido por aquí en letras de imprenta.

    Blog, el tuyo, denso, para más de una noche, desde luego.

    Por cierto: ¿Nunca te has planteado que un buen dia los dueños de esto quieran aligerar un poco el servidor y decidan borrar las páginas más pesadas?

    A un grupo de aficionados a los sonetos ya nos lo hicieron en un foro argentino en el que llavábamos varios años y a duras penas pudimos rescatar algunos poemas. Porteriormente, también Miarroba borró de un plumazo el foro al que emigramos donde teníamos cientos de poemas. Claro que aquello solo eran textos.

    Creo de todas formas que este último comentario sobraba. Supongo que guardarás un backup de todo por si acaso.

    Un saludo, un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me gustó Paco Ortega, aunque a él poco le debe importar. Tb su puesta en escena, sus músicos y las voces que le acompañaban. Me gustó tu favor, gracias amigo. El beso de Jessica me gustó por lo inesperado y me emocionó su estar en todo, casi de puntillas, figurilla alada que deja su frescura sólo con pasar una vez.
    Me matarás si digo que no me gustaron algunas letras?, Perderé tu favor para otro día? Deberías prestarle a Paco tus pensamientos escritos, seguro que su estupenda música (eso si que me gusta) los convertiría en sueños para sonreir dormidos.
    Ya sabes quien soy, aunque no te lo digo por si cuela el anonimato, no sea que me mates por no terminar de encontrarle el gustito a las letras de Paco.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …