Ir al contenido principal

Tan solo siento como mío lo que me late.


Tan solo siento como mío lo que me late: el corazón que entre medio trota y galopa [según la hora] y todos los latidos que refleja en mi cuerpo, latidos clandestinos que hay que buscar en las muñecas o en el cuello para saberlos reloj o anacronismo; el cerebro, animal desatado que corre por su cuenta con excesiva frecuencia y me tiene viajando constantemente a mundos en los que soy mejor y peor, pero nunca igual al que ves; el sexo, que golpea o se esconde [según las condiciones del deseo o los cambios extremos de temperatura] y no tiene pudor en armarse en cualquier lugar y a la hora menos oportuna; los ojos, que se quieren comer todo el mundo visible a cada instante, y lo hacen con memoria y desenfreno; las manos, que apresan o acarician, que confinan dibujos y perpetran palabras, que saben penetrar y aprendieron hace tiempo a tocarme justo como me gusta… eso es todo lo mío, y no los objetos que poseo ni los que que quiero poseer, y no tu cuerpo, ni tu mirada, ni tu lengua repasándome, ni tu boca dispuesta, ni tu deseo.
Hoy salió el día frío y ha vuelto la jodida cistitis a enfocar mi entrepierna mientras flipo con los raros encargos que me hacen mis clientes [hoy me encargaron tunear un enorme globo publicitario, diseñar tres vidrieras para una capillita e imaginarme una oficina pública totalmente decorada a partir de un slogan y darle forma en el papel para que el cliente se haga una idea, diseñar una lápida para hacerla en piedra tallada y decorar un techo de medidas imposibles con una foto enorme], con la forma de ser de algunos cercanos que no son capaces ni de dar los buenos días si no median intereses a su favor, con un desconocido que me ha enviado una botella de Chivas Regal de siete años [el whisky me repele… o yo le repelo a él, que viene siendo lo mismo] y no sé por qué, con un perico [buena gente] que se ha montado una historia en la cabeza en la que yo soy el malo [sin tener nada que ver con lo que le ha sucedido, que estas cosas me pasan con frecuencia] y me ha retirado el saludo…
En fin, un día mágico y retruécano del que no sé si saldré bien parado a última hora… y sin noticias de Alberto, que ya es una putada ponderable.
•••

•••
ES CHUNGA Y CORTÍSIMA LA CAPTURA DE VÍDEO DEL TELÉFONO DE MI HERMANA, PERO SIRVE PARA HACERSE UNA IDEA DE LA NOCHE ORTEGUITA.
•••


"Querido viejo f el joven, estoy disfrutando de Xi´an, por eso no te cuento nada. Salgo pronto del hotel y llego muy tarde. Las coferencias de la IAC son en inglés y yo no entiendo nada de nada, así que me dedico a pasear por la ciudad. Ayer fuimos a ver los guereros y hoy hemos hecho las compras necesarias. Mañana visitaremos una tumba con guerreros más pequeños. Pronto nos vemos y te cuento. Un abrazo."













Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…