Ir al contenido principal

Tan solo siento como mío lo que me late.


Tan solo siento como mío lo que me late: el corazón que entre medio trota y galopa [según la hora] y todos los latidos que refleja en mi cuerpo, latidos clandestinos que hay que buscar en las muñecas o en el cuello para saberlos reloj o anacronismo; el cerebro, animal desatado que corre por su cuenta con excesiva frecuencia y me tiene viajando constantemente a mundos en los que soy mejor y peor, pero nunca igual al que ves; el sexo, que golpea o se esconde [según las condiciones del deseo o los cambios extremos de temperatura] y no tiene pudor en armarse en cualquier lugar y a la hora menos oportuna; los ojos, que se quieren comer todo el mundo visible a cada instante, y lo hacen con memoria y desenfreno; las manos, que apresan o acarician, que confinan dibujos y perpetran palabras, que saben penetrar y aprendieron hace tiempo a tocarme justo como me gusta… eso es todo lo mío, y no los objetos que poseo ni los que que quiero poseer, y no tu cuerpo, ni tu mirada, ni tu lengua repasándome, ni tu boca dispuesta, ni tu deseo.
Hoy salió el día frío y ha vuelto la jodida cistitis a enfocar mi entrepierna mientras flipo con los raros encargos que me hacen mis clientes [hoy me encargaron tunear un enorme globo publicitario, diseñar tres vidrieras para una capillita e imaginarme una oficina pública totalmente decorada a partir de un slogan y darle forma en el papel para que el cliente se haga una idea, diseñar una lápida para hacerla en piedra tallada y decorar un techo de medidas imposibles con una foto enorme], con la forma de ser de algunos cercanos que no son capaces ni de dar los buenos días si no median intereses a su favor, con un desconocido que me ha enviado una botella de Chivas Regal de siete años [el whisky me repele… o yo le repelo a él, que viene siendo lo mismo] y no sé por qué, con un perico [buena gente] que se ha montado una historia en la cabeza en la que yo soy el malo [sin tener nada que ver con lo que le ha sucedido, que estas cosas me pasan con frecuencia] y me ha retirado el saludo…
En fin, un día mágico y retruécano del que no sé si saldré bien parado a última hora… y sin noticias de Alberto, que ya es una putada ponderable.
•••

•••
ES CHUNGA Y CORTÍSIMA LA CAPTURA DE VÍDEO DEL TELÉFONO DE MI HERMANA, PERO SIRVE PARA HACERSE UNA IDEA DE LA NOCHE ORTEGUITA.
•••


"Querido viejo f el joven, estoy disfrutando de Xi´an, por eso no te cuento nada. Salgo pronto del hotel y llego muy tarde. Las coferencias de la IAC son en inglés y yo no entiendo nada de nada, así que me dedico a pasear por la ciudad. Ayer fuimos a ver los guereros y hoy hemos hecho las compras necesarias. Mañana visitaremos una tumba con guerreros más pequeños. Pronto nos vemos y te cuento. Un abrazo."













Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…