Ir al contenido principal

Tan solo siento como mío lo que me late.


Tan solo siento como mío lo que me late: el corazón que entre medio trota y galopa [según la hora] y todos los latidos que refleja en mi cuerpo, latidos clandestinos que hay que buscar en las muñecas o en el cuello para saberlos reloj o anacronismo; el cerebro, animal desatado que corre por su cuenta con excesiva frecuencia y me tiene viajando constantemente a mundos en los que soy mejor y peor, pero nunca igual al que ves; el sexo, que golpea o se esconde [según las condiciones del deseo o los cambios extremos de temperatura] y no tiene pudor en armarse en cualquier lugar y a la hora menos oportuna; los ojos, que se quieren comer todo el mundo visible a cada instante, y lo hacen con memoria y desenfreno; las manos, que apresan o acarician, que confinan dibujos y perpetran palabras, que saben penetrar y aprendieron hace tiempo a tocarme justo como me gusta… eso es todo lo mío, y no los objetos que poseo ni los que que quiero poseer, y no tu cuerpo, ni tu mirada, ni tu lengua repasándome, ni tu boca dispuesta, ni tu deseo.
Hoy salió el día frío y ha vuelto la jodida cistitis a enfocar mi entrepierna mientras flipo con los raros encargos que me hacen mis clientes [hoy me encargaron tunear un enorme globo publicitario, diseñar tres vidrieras para una capillita e imaginarme una oficina pública totalmente decorada a partir de un slogan y darle forma en el papel para que el cliente se haga una idea, diseñar una lápida para hacerla en piedra tallada y decorar un techo de medidas imposibles con una foto enorme], con la forma de ser de algunos cercanos que no son capaces ni de dar los buenos días si no median intereses a su favor, con un desconocido que me ha enviado una botella de Chivas Regal de siete años [el whisky me repele… o yo le repelo a él, que viene siendo lo mismo] y no sé por qué, con un perico [buena gente] que se ha montado una historia en la cabeza en la que yo soy el malo [sin tener nada que ver con lo que le ha sucedido, que estas cosas me pasan con frecuencia] y me ha retirado el saludo…
En fin, un día mágico y retruécano del que no sé si saldré bien parado a última hora… y sin noticias de Alberto, que ya es una putada ponderable.
•••

•••
ES CHUNGA Y CORTÍSIMA LA CAPTURA DE VÍDEO DEL TELÉFONO DE MI HERMANA, PERO SIRVE PARA HACERSE UNA IDEA DE LA NOCHE ORTEGUITA.
•••


"Querido viejo f el joven, estoy disfrutando de Xi´an, por eso no te cuento nada. Salgo pronto del hotel y llego muy tarde. Las coferencias de la IAC son en inglés y yo no entiendo nada de nada, así que me dedico a pasear por la ciudad. Ayer fuimos a ver los guereros y hoy hemos hecho las compras necesarias. Mañana visitaremos una tumba con guerreros más pequeños. Pronto nos vemos y te cuento. Un abrazo."













Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …