Ir al contenido principal

Bocángel.


4 de enero de 2009
El cáustico y delicioso Quevedo me impidió ayer cumplir con la labor que me había impuesto para el día, que no era otra que leer al culterano Gabriel Bocángel y Unzueta en una edición chiquita de su antología poética que me regalo Luis Alberto.
Hoy lo hice a primera hora, igual que ya lo había hecho allá por 2005. Descubrí esta vez a un Bocángel más de mi gusto [que uno cambia con el tiempo en todo], quizás porque llevo unos años acercándome a esa poesía con más ganas y con la mirada más abierta [antes tachaba por sistema ciertos tonos poéticos... tonto de mí].

SONETO

Huye del sol el sol, y se deshace
la vida a manos de la propia vida;
del tiempo que, a sus partos homicida,
en mies de siglos las edades pace,

nace la vida, y con la vida nace
del cadáver la fábrica temida.
¿Qué teme, pues, el hombre en la partida,
si vivo estriba en lo que muerto yace?

Lo que pasó ya falta; lo futuro
aún no se vive; lo que está presente
no está, porque es su esencia el movimiento.

Lo que se ignora es sólo lo seguro;
este mundo, república de viento
que tiene por monarca un accidente.


Así lo he pasado de puta madre esta mañana entre endechas, sonetos, seguidillas y romances... pensándome siglos atrás en los mundos de Lisi, de Celia o de Pantagia. Y luego escribí un rato para entrenarme un poco.

ANSIAS DE LIBERTAD

Quedábamos los jóvenes,
lejanos,
con el presentimiento jubilado
de no volver a casa por las noches
y seguir al escándalo
del alud de la gente en la calzada
o hacinarse entre aquellos brazos
que envolvían ciñendo
y podían no ser de una muchacha.

Quedábamos múltiples los jóvenes
ante el azar medido,
sin conocer la dimensión del día o de la noche,
desatados,
gustándonos o no –que no importaba–
y tramando sin plazos el deseo
surgido de una sombra indefinible...

Y vimos ya algo tarde
que amar nos excluía,
que ser igual a otros
o distintos
también nos excluía,
que escoger o no hacerlo
también nos excluía...

Huimos a lo gris...
y fuimos hombres
buscando el acomodo
entre las torres
donde todo termina mutilado:
hombres inadvertidos,
carne dormida,
muertos.

Hoy, completado el círculo,
batido el fango entero
con un fragor de nada,
solemne, erguido y viejo,
busco esa bicicleta
con la que ser el ansia.

•••

El soldado judío que mataba en Sabbath se detuvo un instante en su camino hacia Gaza para orar –lo vi en la tele mientras comía–, y un joven tocaba la guitarra en los territorios aledaños y cantaba en idish con cierta cosa Bob Dylan que me puso los pelos de punta mientras caían las bombas sobre suelo árabe.
En Ramallah, un guerrillero de Harakat al-Muqáwama al-Islamiya lloraba desconsolado delante del cadáver de su hermano, que estaba reposando destrozado en un congelador para fiambres.
Judíos e islamistas son hombres de lesa religión [los primeros con todo el dinero del mundo y los segundos con la más alta miseria de la Tierra]. Ambos grupos de humanos tienen cuerpos iguales con órganos iguales, tienen familias organizadas en piña con hijos nuevos... pero se ciegan en la jodida tundra religiosa y se asesinan por un Dios que nunca han visto ni saben si existirá. Todos son hombres que conocen lo que es la risa y el llanto, que sienten tristeza y alegría, que caminan y duermen, que hacen planes pequeños de futuro y quieren vivir apaciblemente junto a los suyos... pero creen en un Dios que les empuja a destruirse.
La mejor revolución pendiente de la humanidad sería destruir a los sicarios de cada uno de los dioses creados por el hombre y lograr esa mezcla necesaria de razas y culturas para que no haya posibilidad de pureza racial ni de integrismo, para que no haya guerras de religión, cruzadas estúpidas e infames de tipos abducidos por la espiritualidad barata.
No hay malos ni buenos de base en estas guerras, hay solo estúpidos, tontos de baba, gilipollas, individuos sin la mente formada con estructura de realidad y de verdad tangible... sí que hay quince o veinte hijos de la gran puta que se apuran a ganar millones de dólares con ellas, y quizás también unas elecciones [que viene a ser lo mismo].
Dios, con todos sus nombres, es el mal del mundo.

•••



•••



•••

Comentarios

  1. uNA ENVIDIA SANA Y SENCILLA, AHORA QUE ANDO EN TRAJINES DE COMPRAS Y EN STRESS DE AÑO NUEVO HASTA QUE TODO SE APACIGÜE Y EL COLOR VUELVA AL COLOR Y EL REPOSO SEA EL VÍNCULOS ENTRE MIOS OJOS Y LA LETRA. ASÍ QUE, QUERIDO LUIS, FELIZ AÑO NUEVO, CON TUS LECTURAS Y TU PLUMA FEBRIL. ESTÁ BIEN ESO QUE ESCRIBÍAS DE DEDICARLE DOS HORAS DIARIAS A ESCRIBIR. YO QUISIERA Y, EN CUANTO PUEDA, TAL VEZ, QUIZÁ, TIRE POR ESE CAMINO Y DISFRUTE COMO ANTAÑO. ASI QUE NADA MÁS. QUEVEDO TE GUARDE Y TE GUÍE. Y DISCULPA LA LETRA MAYÚSCULA PERO NO VOY A BORRAR Y ESCRIBIR TODO DEL TIRÓN OTRA VEZ. 2009 JUBILOSO.

    ResponderEliminar
  2. Cuánta razón tienes! Dios, con todos sus nombres, ha sido la razón de infinitas guerras. Me temo que nosotros -lástima- no veremos esa revolución.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Se mata en nombre de Dios.
    Imaginemos que no existiera Dios (para ellos)... se seguiria matando igual? Lo pienso a veces. No, no es dios la causa, dios es la excusa, la verdadera razon es sentirse miembro de algo, parte de un todo excluyente y exclusivo, espiritu tribal. Se teme lo que se ignora, quiza el camino es conocerse, a mi no me parece tanta tonteria lo de la alianza de civilizaciones. Quiza.
    Que me perdonen Antonio Pluscuamperfecto y todos los linguistas, estoy en el extranjero y el teclado no responde a acentos ni otras peculiaridades idiomaticas. Lo siento.

    ResponderEliminar
  4. Dios es la excusa, en realidad se trata de venganza, de odio, de saldos de cuentas, de valorar si vale más un hermano que un vecino. Dios les viene bien a los demás,a los medios sobretodo, para no inmiscuirse en algo donde (si nos sucediera) tampoco sabríamos cómo solucionar. Esperaremos, con esperanza a ver quién olvida primero, igual así...

    ResponderEliminar
  5. Sr. Comendador, porfi, una pregunta de las que no tengo ni idea... qué tienen los judíos para que hayan sido tantas veces repudiados a lo largo de la historia?, por qué los de la ONU -que en su día se sintieron "obligados" y "capacitados" para tomar decisiones- ahora "¿no pueden?" mover ni el dedito meñique...; por qué el pueblo judío siempre ha sido capaz de generar tannnnto poder -y tanto odio-??.
    Bueno son tres preguntas en una, pero es que nunca he sabido a quién se las podía hacer...

    (Y que conste que los otros, los palestinos, no me parecen "unos santitos", pero coño, cómo se puede permitir algo así!!!!!!!!!!!!!????)

    -Te gustó el vídeo de Brian, eh?!, jeje-

    ResponderEliminar
  6. No tengo ni puñetera idea, Dnc, de esa inquina histórica a los judíos... solo sé que se llaman a sí mismos el Pueblo de Dios, que son un estado confesional que usurpó un territorio que no le pertenecía, que manejan el mayor monto económico conocido en el mundo, que sufrieron en Rusia, en España, en Alemania... lo indecible... y que tienen un puntito de mala leche mezclado con un integrismo peligroso al que dan salida por el Mosad, las armas de última generación y el dinero que les llega de los grandes capitales judíos norteamericanos.
    No tengo nada contra ellos [mi apellido es judío y procedo de Hervás, donde hay una de las juderías mejor conservadas de España]. Imagino que uno por uno serán tipos como los demás... y adoro a Bob Dylan y a Woody Allen... yo qué sé, será la jodida naturaleza humana.

    Y me gustó un montón recordar la vida de Bryan, sí.

    ResponderEliminar
  7. Parece demasiada muerte impune. Igual es que, como dices, no hay Dios. Al menos en vida. Claro que una vez muerto, para qué.
    No sé... quizás manifestándonos... escribiendo... hablando de ello... No sé.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …