Ir al contenido principal

El Nota.


6 de enero de 2009
Después de que César Yuste descubriera un día mis múltiples similitudes físicas y psicológicas con El Nota [The Dude] de “El Gran Lebowski”, decidí tomar ese alter ego como articulista cabrón y deslenguado en mi periódico [ya desaparecido] y en algunas otras publicaciones del panorama nacional. Bajo esa firma dije verdades como puños y me reí del mundo mundial en un como si nada que me dejaba estupendo el cuerpo de vaciarme tan bien. Hoy, día de Reyes, mi hija rebonita se ha presentado en casa con una figurita de El Nota realizada para celebrar el décimo aniversario de esa peli molona... y somos igualitos [El Nota y yo... y mi hija]. Es ridículo, lo sé, pero me he emocionado como nunca con este regalito, y lo he colgado de la pared de mi estudio sin sacarlo de la caja... y ahí está, con su vasito de Ruso Blanco, con sus gafas de sol y su bolsa de bolos, desaliñado y realmente hermoso. Junto al Nota, una caja de madera molona de verdad, llena de pinturas acuarelables que me van a dar vidilla para un montón de meses, fruto de la ocurrencia estupenda de Geles y los críos.
Y todo mientras mueren palestinos a mansalva, coño, mientras el ejército judío entra en el campo de refugiados de Yabalia y arrestan a todos los varones con más de doce años, y les quitan la ropa y les tapan los ojos mientras los mantienen de rodillas maniatados en el suelo a cero grados centígrados... mientras veo los cadáveres lacerados de tres críos pequeñitos por la tele.
Este mundo es absolutamente cabrón. Mientras aquí estamos realizando un trabajo constante para conseguir un futuro mejor para 300 niños de Gambia, Perú y Senegal [es lo poquito que podemos hacer], concienciando a los cercanos y movilizándolos, arrancando pequeños óbolos y obra y apoyos de artistas magníficos [gente grande y hermosa] para conseguirlo, ellos siegan vidas inocentes en un jodido segundo con bombas cuyo precio de unidad sería capaz de financiar una o varias de esas escuelas.
Hijos de la gran puta.


•••
Yo, que no existo para Ángel Luis Prieto de Paula ni para Luis Antonio de Villena, que ni siquiera fui admitido en el malditismo radical y heterodoxo de Isla, que fui un cero a la izquierda para García Martín y ni ese puto cero para García Posada, que no aparecí nunca en las listas publicadas de Ricardo Virtanen o Juan Cano Ballesta... ni en los roles Munárriz o en las colas poéticas de Noni Benegas... soy un poeta a tientas perdidito en el culo del mundo [y eso está muy bien] que no le debe a nadie nada por sus silencios... pero he sabido vivir jornadas imperiales con media generación del 50 [no se me debió pegar ni un solo verso, coño], bebiendo con el último Claudio, comiendo con el preúltimo Pepe Hierro, riendo a carcajadas con Ángel González y compartiendo mesa, musarañeando con Tundi o charlando delante de un café con Angelito García López, disfrutando de la prosa de sobremesa con Joan Margarit o jugando a engañar al tabaco con Antonio Gamoneda y carteándome fieramente con Rafaelito Pérez Estrada [ni un solo verso, coño]... yo, el olvidado sonriente, que quiero como a un padre poético a Luis Alberto, que tomé un San Francisco alicantino una noche estival con Jaime Siles, que escuché sin moverme un pregón estupendo de Felipe Benítez Reyes y cenamos entre chistes no sé qué minimalismo gastronómico, que aprendí con Paquito Castaño a amar a Valéry una noche de fieras matritense [no se me pegó ni una metáfora]... yo, que nací casi a la vez que Fernando Beltrán y lo tengo por hermano poético, que temblé con los versos de Herme y vi crecer poquito a poco la poesía serena Morante, que trabé horas enteras con Antonio Orihuela y fui testigo de la soledad Riechmann, que abracé sin rubor a Ada Salas y sentí escalofríos con los versos de Moya, que supe cada hora del hermano Urceloco y tengo por amigos a poetas tan grandes como Abraham Gragera o Belén Artuñedo, que siento envidia sana de los versos Aguirre y alucino si leo al cachorro Bernier, que me gustan Ben Clark y Gonzalito Escarpa, que soy testigo mudo de la obra magnífica del gran Antonio Gómez y flipo en colorines si recibo noticias del amigo Cumbreño [y me deshago entero si lo leo], que vi nacer literariamente a David Torres o al joven Andrés Neuman, que paseé por los campos cercanos con Antonio Colinas y merecí una tarde aquella frase de Antonio Carvajal de “yo te haré un abrigo de Visor”, entre otras cosas y otros nombres... persevero a diario en la palabra y dejo que me hiera, conservo la esperanza del poema y lo busco a puras dentelladas, soy testigo de mí y de todos ellos [mis poetas conocidos] y recibo tan solo lo que busco.
He de morir un día y así será mi obra completada: haber vivido a medias, haber bebido poco, haber fumado todo, haber tenido amigos y perderlos, haber escrito algo intrascendente... haber estado siempre en la palabra.
Lo dijo Carlos Barral al final de su poema ‘Apellido industrial”: “Y era libre / sólo para decidir lo que no importa.”.

Comentarios

  1. ¡Joder! ¡Que no me acordaba de que la última vez que envié un comentario tampoco salió publicado! Por supuesto reconozco el derecho de admisión y no tengo nada que reclamar, menos aún una explicación que no me corresponde.

    ¡Usté disimule el fallo!.

    Desde este momento borro este blog de "mis favoritos" para que no se me vuelva a olvidar que no procede dejar aquí un comentario y no volveré a molestar más.

    ResponderEliminar
  2. No disimulo... y no recuerdo ahora de que va lo que me dices. Sé que hace unos meses me reboté por algún comentario anónimo y puse filtro en mi directorio, incluso hice una entrada al respecto que no tengo ganas de buscar ahora. Desde entonces han sido publicados todos y cada uno de los comentarios que han llegado a mi mail sobre este blog.
    Y no entiendo ese "tampoco".
    En fin, que somos libres de hacer lo que queramos, ¿no?
    Pues un saludo.

    ResponderEliminar
  3. A ver, ayer comenté en tu entrada del domingo día 4, (lo mismo que hizo manolotel, que seguro miró en la de ayer lunes y por eso no se ha visto publicado), y me dijiste que no tienes nada en contra del pueblo judío... jo, pues yo sí Sr. Comendador, no contra el pueblo pero sí contra el gobierno israelí, igual, igual que lo tuve en su día contra el gobierno de Bush.

    ("El nota" es un puntazo y... no sé si se te habrán pegado versos de los poetas que nombras porque aún no he tenido la suerte de leerlos a todos- pero, y tú con lo que tienes para qué lo necesitas?)

    * Qué tal el niño, te ha hecho rico? yo SÓLO llevaba un décimo -y encima regalao-, pero tengo la impresión de que mañana habrá que ir a currar....

    ResponderEliminar
  4. Tan otro soy del que fui
    que, admirado alguna vez,
    me pregunto por mí mismo
    y no me sé responder.

    ResponderEliminar
  5. Tú no necesitas que se te pegue nada de nadie, con tu cabezón (por las ideas) y tu manejo de la palabra te bastas y te sobras a las mil maravillas.
    Yo no tengo tantos amigos importantes como tú pero con leerte a ti y alguno de los que nombras me voy a la cama feliz.
    Y al miserable gobierno israelí que lo echen al contenedor de una vez. Eso sí me quita el sueño.
    Besazos, corazón.

    ResponderEliminar
  6. Un abrazo y mis mejores deseos para tu escritura.

    ResponderEliminar
  7. Es más facil derribar un muro que contruirlo... más si sabemos como construir no destruimos... arduo, pero no imposible... sigamos creando... todo queda y de todo se aprende... no te alabo, no pretendo, sólo te animo :)
    Qué la armonía forme parte de cada uno de los momentos de nuestra vida, por un mundo mejor...

    ResponderEliminar
  8. Querido Luis Felipe, sólo unas palabritas para desearte felicidad en los próximos 137 años nuevos y contarte que sí, que yo recuerdo tan bien como tú nuestras noches divertidísimas en Béjar o Punta Umbría, y no sólo eso: recuerdo también tus estupendos, convulsivos, acerados poemas de "El amante discreto", "Sesión continua" o "Con la muerte en los talones". No sé la crítica oficial (que no dejan de ser tres o cuatro señores), pero yo sí te tengo siempre presente, y te leo, y te mando un fuerte abrazo. En realidad, todos vivimos naciendo literariamente, cada vez que empezamos una página, ¿a que sí? Salud,

    Neuman

    ResponderEliminar
  9. Joder, cuánto tiempo sin verte, Andresillo.
    Gracias por venir. Un abrazote.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …