Ir al contenido principal

Escribir con eficacia.


23 de enero de 2009
Dado el mundo en que vivimos, en el que lo que no resulta eficaz se toma por fallido, es curioso cómo nos hemos acostumbrado a decorar de eficacia todo lo vacío para darle salida a corto plazo [parten mis palabras de hoy de la interesante lectura de una conversación entre Fernando Colomo y Mariano Bayón, publicada en el nº 4 de la revista “Arquitectos de Madrid”, que amablemente me prestó hace unos días Guadalupe]. En todo se busca resultados contables o narcisos sobre cualquier argumento de armonía o necesidad. Y en literatura, en poesía, también existe esa tendencia generalizada [pues son síntesis del tiempo que nos toca], la de escribir con eficacia.
Los grandes editores saben muy bien cómo se manejan las tendencias, y es por ello que siempre venden nombres en vez de literatura, venden nombres que antes promocionan en los medios de masas por los caminos más inimaginados [escándalos, ridículos públicos, intimidades de lo más prosaico...] a los que obligan a cumplir con ciertos parámetros que no son literatura en ningún caso, parámetros que deben responder a los gustos, las afinidades y las preocupaciones de los posibles lectores [es normal que cuando un ‘nombre’ firma con un sello de postín, éste le exija por contrato extensión de su próxima obra, contenidos, nombres de los personajes principales, problemas que inexcusablemente tienen que figurar en la trama, características obligatorias de sexo, moda, religión, comportamiento... tiempo y lugar... circunstancias y posibilidad de tocar el final en la última lectura antes del arte final]. Eficacia allá por donde se mire, eficacia en el nombre, eficacia en la ‘creación’ [?], eficacia en la presentación y, sobre todo, eficacia en los resultados contables.
La verdad es que yo podría escribir así si me pagasen bien, incluso entraría en el juego de los escándalos y las salidas de tono en prime time o me vestiría de lagarterana para hacer un consultorio sexológico on line... y estaría escribiendo como pide mi tiempo, con eficacia. Lo haría, lo juro, si me lo pagasen bien, igual que lo han hecho algunos coleguillas [no se lo echo en cara porque sé que salir adelante con decencia literaria es demasiado duro].
Si entramos en el terreno de la verdad individual, del sentido ético de lo que hacemos [más en la edad en la que ando metido], entonces es absolutamente preciso apartar la eficacia para empezar a pensar en la autenticidad, en ser en la escritura lo que se es en la vida y no lo que se quiere parecer... y la verdad es que, si no se quiere sufrir, hay que tener cierto statu que lo aguante o una fuerza inimaginable.
Dice Mariano Bayón: “las cosas no pueden ser buenas o malas por quién las ha hecho... las cosas tienen que ser por lo que son... es como si debajo de cada interruptor tuviéramos que firmar ‘Thomas Edison. 1883’...”
Disfruté, Guadalupe. Muchas gracias.

Comentarios

  1. Yo siempre había pensado que escribir con oficio es sólo la primera parte de la tarea del escritor, no el final de ella. Dentro de nada, lo podrán hacer ellos solitos los ordenadores.
    No me he olvidado de la propuesta que me dejaste en el blog: la acojo, la acepto y participo. He estado saturado de trabajo: me pongo este mismo fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Todo está relacionado: literatura, cine, poesía... !&?¿!!será que somos una unidad de destino en lo universal!&?¿!!
    La verdad: yo también me prestaría a escribir lo que fuera a buen sueldo.
    No te imagino vestido de lagarterana, estarías muy gracioso. Me pido primer en la cola si algún avispado toma nota y te contrata.
    Me parece que tu amiga Guadalupe te esperaba en el estudio para hacer unas fotos para SBQ ¿no? Tal vez perdiste tu oportunidad, forastero.

    ResponderEliminar
  3. Ay Sr. Comendador, que hoy me acordé de Vd. lo que no está en los escritos...(por tu post del otro día):
    Que esta mañana me miré frente al espejo (de pies a cabeza) y por casi me mareo del sussssto (ejemm, yo no pienso entrar en detalles); que prediqué con el ejemplo y fui al médico en medio de este viento "hipohuracanado" -coño, que cuando me vi en el cristal llevaba unos pelos que parecía la cabeza de Medusa- y que me ha dicho que tengo lummmmbaaagooo. Vaamosss, vaamoss.

    Un besín
    Dnc

    ResponderEliminar
  4. Perdón, quise decir:
    Todo está relacionado: arquitectura, cine, poesía... todos son actos creativos.

    ResponderEliminar
  5. De nada. Gracias.
    A ver. Me ha costado dos güevos y medio entrar en nuestro blog.
    El proceso creativo es muy similar, ya sea para pintar, escribir o lo que sea. La arquitectura es un poco diferente -solo un poco- porque además, necesita servir para algo, pero también esa es la ventaja: puedes partir de algo (un programa, una parcela, lo que sea): ese es el "título" del poema.
    No me gustan los arquitectos estrella, ni los museos que no guardan nada y solo son esculturas. No me gusta prescindir de ese hecho diferencial (de la arquitectura). No sé si me explico.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…