Ir al contenido principal

Escribir con eficacia.


23 de enero de 2009
Dado el mundo en que vivimos, en el que lo que no resulta eficaz se toma por fallido, es curioso cómo nos hemos acostumbrado a decorar de eficacia todo lo vacío para darle salida a corto plazo [parten mis palabras de hoy de la interesante lectura de una conversación entre Fernando Colomo y Mariano Bayón, publicada en el nº 4 de la revista “Arquitectos de Madrid”, que amablemente me prestó hace unos días Guadalupe]. En todo se busca resultados contables o narcisos sobre cualquier argumento de armonía o necesidad. Y en literatura, en poesía, también existe esa tendencia generalizada [pues son síntesis del tiempo que nos toca], la de escribir con eficacia.
Los grandes editores saben muy bien cómo se manejan las tendencias, y es por ello que siempre venden nombres en vez de literatura, venden nombres que antes promocionan en los medios de masas por los caminos más inimaginados [escándalos, ridículos públicos, intimidades de lo más prosaico...] a los que obligan a cumplir con ciertos parámetros que no son literatura en ningún caso, parámetros que deben responder a los gustos, las afinidades y las preocupaciones de los posibles lectores [es normal que cuando un ‘nombre’ firma con un sello de postín, éste le exija por contrato extensión de su próxima obra, contenidos, nombres de los personajes principales, problemas que inexcusablemente tienen que figurar en la trama, características obligatorias de sexo, moda, religión, comportamiento... tiempo y lugar... circunstancias y posibilidad de tocar el final en la última lectura antes del arte final]. Eficacia allá por donde se mire, eficacia en el nombre, eficacia en la ‘creación’ [?], eficacia en la presentación y, sobre todo, eficacia en los resultados contables.
La verdad es que yo podría escribir así si me pagasen bien, incluso entraría en el juego de los escándalos y las salidas de tono en prime time o me vestiría de lagarterana para hacer un consultorio sexológico on line... y estaría escribiendo como pide mi tiempo, con eficacia. Lo haría, lo juro, si me lo pagasen bien, igual que lo han hecho algunos coleguillas [no se lo echo en cara porque sé que salir adelante con decencia literaria es demasiado duro].
Si entramos en el terreno de la verdad individual, del sentido ético de lo que hacemos [más en la edad en la que ando metido], entonces es absolutamente preciso apartar la eficacia para empezar a pensar en la autenticidad, en ser en la escritura lo que se es en la vida y no lo que se quiere parecer... y la verdad es que, si no se quiere sufrir, hay que tener cierto statu que lo aguante o una fuerza inimaginable.
Dice Mariano Bayón: “las cosas no pueden ser buenas o malas por quién las ha hecho... las cosas tienen que ser por lo que son... es como si debajo de cada interruptor tuviéramos que firmar ‘Thomas Edison. 1883’...”
Disfruté, Guadalupe. Muchas gracias.

Comentarios

  1. Yo siempre había pensado que escribir con oficio es sólo la primera parte de la tarea del escritor, no el final de ella. Dentro de nada, lo podrán hacer ellos solitos los ordenadores.
    No me he olvidado de la propuesta que me dejaste en el blog: la acojo, la acepto y participo. He estado saturado de trabajo: me pongo este mismo fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Todo está relacionado: literatura, cine, poesía... !&?¿!!será que somos una unidad de destino en lo universal!&?¿!!
    La verdad: yo también me prestaría a escribir lo que fuera a buen sueldo.
    No te imagino vestido de lagarterana, estarías muy gracioso. Me pido primer en la cola si algún avispado toma nota y te contrata.
    Me parece que tu amiga Guadalupe te esperaba en el estudio para hacer unas fotos para SBQ ¿no? Tal vez perdiste tu oportunidad, forastero.

    ResponderEliminar
  3. Ay Sr. Comendador, que hoy me acordé de Vd. lo que no está en los escritos...(por tu post del otro día):
    Que esta mañana me miré frente al espejo (de pies a cabeza) y por casi me mareo del sussssto (ejemm, yo no pienso entrar en detalles); que prediqué con el ejemplo y fui al médico en medio de este viento "hipohuracanado" -coño, que cuando me vi en el cristal llevaba unos pelos que parecía la cabeza de Medusa- y que me ha dicho que tengo lummmmbaaagooo. Vaamosss, vaamoss.

    Un besín
    Dnc

    ResponderEliminar
  4. Perdón, quise decir:
    Todo está relacionado: arquitectura, cine, poesía... todos son actos creativos.

    ResponderEliminar
  5. De nada. Gracias.
    A ver. Me ha costado dos güevos y medio entrar en nuestro blog.
    El proceso creativo es muy similar, ya sea para pintar, escribir o lo que sea. La arquitectura es un poco diferente -solo un poco- porque además, necesita servir para algo, pero también esa es la ventaja: puedes partir de algo (un programa, una parcela, lo que sea): ese es el "título" del poema.
    No me gustan los arquitectos estrella, ni los museos que no guardan nada y solo son esculturas. No me gusta prescindir de ese hecho diferencial (de la arquitectura). No sé si me explico.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …