Ir al contenido principal

Amar durante una guerra...


Escribir sobre lo vivo que hay en mí, y también sobre lo vivo que hay en los demás… estamos acostumbrados a escribir sobre cosas muertas, sobre hombres muertos, sobre esperanzas muertas.
•••
Cuando generalizo, siempre hay alguien que sale herido, pero no sé adivinar nunca quién puede ser… cuando personalizo, siempre salgo herido yo.
•••
En este mar interior no hay barcos de los que despedirse con un pañuelo.
•••
Construir una casa pensando en un amor tibio que dure mil años, pensando en que los cuerpos encajarán siempre el uno en el otro… construir una casa para morir justo antes de poder habitarla.
•••
Siempre soñé amar durante una guerra… luego pienso en mis manos mutiladas sin haberte tocado.
•••
Un hombre se había arrojado a las vías del Metro y todo el mundo corría gritando “la mujer a la que amaba no quiso acariciarle esta mañana”.
•••
Se me saltaron las lágrimas de alegría mientras la miraba… eso también era llorar.
•••
Que por lo menos, después de todo, me quede aún la vida por perder.
•••
Mi juventud fue eterna… pero era demasiado joven para darme cuenta.
•••
Lo peor de la verdad es que no tiene remedio posible.
•••
Pecar es un camino abierto a la esperanza… cuando yo muera, todo lo que escribí se publicará punto por punto, y no podré evitarlo… aprovecho para llamar hijo de la gran puta al que lo haga.
•••
Cuando digo que yo fracaso, quiero decir que fracasan todos los que me rodean… pero cuando digo que fracasan los que me rodean, es que yo estoy fracasando.
•••
Un hombre no es mucho más que el tamaño de su polla en reposo y el acto involuntario de la sangre bombeada… el resto es la mujer que lo completa.
•••
El deseo de complacer siempre me pareció una mierda.
•••

Comentarios

  1. Si no hay mas que pueda decir a estas máximas tan bien logradas, tan tristemente ciertas. Estamos acostumbrados a escribir sobre cosas muertas, porque así nos educaron, porque así nadie puede venir a reclamarnos, porque así nos sentimos más vivos nosotros. Que le podemos hacer, somos egoístas, niños asustados que vemos, producimos muerte por todos lados. Generalizamos para no ver correctamente a quien golpeamos, es verdad, es así, de cualquier forma nos es más fácil entender cuando generalizamos que solidarizarnos con un individuo particular, ahí notamos las diferencias y todo se va al carajo.

    Buena entrada, interesante blog.

    Un saludo.

    HologramaBlanco

    ResponderEliminar
  2. Me gustan tus utopías...puede que solo sea por eso.

    ResponderEliminar
  3. No es por nada Sr. Comendador... pero está Vd. sembrao!
    (y conste que no lo digo por complacer, que últimamente estoy más áspera que una iguana con dermatitis, aghhhhhh!)

    ResponderEliminar
  4. Y en el fondo, en tiempo de guerra cualquier agujero es trinchera...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…