Ir al contenido principal

Me siento un extraño.


Recibí la noticia de la muerte oficial de mi ordenata [con asombradas felicitaciones por parte del técnico de Mac, ya que he sido su primer cliente en cepillarse la placa base por uso y tabaco… no salía el tipo de su asombro] a la vez que el repartidor de Galaxia Gutemberg me entregaba un ejemplar de “Confesiones”, de Marina Tsvietáieva, que era como una premonición. Qué jodidas ganas tenía yo de pillar ese librito entre mis manos.
El solucionarlo fue claro y directo… “póngame cuarto de kilo de iMac urgente, pero con recuperación de documentos y programas”… que es mi herramienta de currete y, ya puestos en ruina, pues a morir matando.
•••
Me mueva donde me mueva, me siento un extraño… entre los poetas soy un tipo raro que escribe a su bola, sin asentarse en una tradición y sin seguir las directrices de un gurú literario mediático [así me va]… entre los políticos soy un ex de todo, el que deserta siempre por no estar de acuerdo con casi nada, el que no sabe militar sino en su forma de ver al mundo y al hombre, el que hoy está a tu lado y mañana es posible que esté frente a ti [no hace mucho, una amiga cercana me comentaba que un tipo importante, y cercano durante un largo periodo de tiempo al gobierno socialista de Zapatero, le había comentado que no soy de fiar como compañero político porque suelo morder a la mano que me da de comer… y así me va]… entre los empresarios soy como el jodido gato con botas, pues tramito mi empresa desde parámetros de corte socialista y tiendo a que mis empleados obtengan todos los beneficios que el sistema les pueda ofrecer [y así me va]… entre los colegas del mundo de la cooperación internacional soy el imbécil que se enfrenta siempre a la máquina administrativa, el que denuncia entre tacos a los que se llevan su porcentaje ‘solidario’ y viajan gratis por el mundo a costa de Juan Pandero, el que no pide subvenciones porque no cree en ellas ni en la buena voluntad de las instituciones que las sacan a concurso, el que pone a parir a las oenegés que conoce por su gestión perversa y mentirosa, el que saca los colores en público a esa casta de ‘voluntarios’ con sueldito a fin de mes y otras viandas, el que intenta hacer lo que piensa que debe hacer y por su puta cuenta [así me va]…
En fin, que no tengo parangón como desastre de mi casa, que estoy jodidamente harto de casi todo y que pienso que a este mundo del hombre hay que darle un revolcón con dos cojones.
Y no dejo de sentirme extraño porque quiero y no puedo, porque ya casi no tengo ganas y eso me jode, porque no encuentro un alma par que tramite en términos de normalidad la palabra ‘hacer’ desligada de esa otra expresión que tantas veces va ligada a ella: ‘esperar algo a cambio’.
Y qué… yo qué sé.

Comentarios

  1. Fíjate si eres raro que tienes Mac. Y conciencia.

    ResponderEliminar
  2. Mientras no te sientas un extraño de ti mismo todo irá bien. Lo más jodido de esta vida es que a uno no le perdonen que vaya por libre... Desde todas las esferas de poder se intenta dominar por imperativo legal, o por joder... :(
    ¡Ánimo, campeón, que lo haces de p.m.!
    Bestos.

    ResponderEliminar
  3. SI.COMPRENDO ESTA SENSACION DE SER ESTUPIDAMENTE HONRADO CONTIGO MISMO,Y CON EL RESTO DEL MUNDO,DE NO SER POLITICAMENTE CORRECTO EN NADA Y DE ESTAR ALINIADO SOLO CON LA VERDAD.YA NO SE HABLA DE REVOLUCIONES,NI DE CAMBIAR EL MUNDO...O QUIZA NOS HEMOS QUEDADO ENREDADOS EN LA DEL 68.

    ANIMO PIPE , QUE TE VEO MUY BAJO.

    UN ABRAZO,RAIMUNDO.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Pipe. Si no quieres tomar medicación para el dolor pues allá tú y tu dolor. Yo la tomaría no lo soporto y encima me da miedo. Siento lo de la muerte de Mac. Menos mal que es un Mac reemplazable aunque cueste. ¿Vas a pintar a la cajera dormida y sodomizada en la cinta transportadora del Lidl? Era tan real...Y que sepas que desde aquí se te quiere, guapetón.

    ResponderEliminar
  5. Ser auténtico consigo mismo es lo único que te proporciona paz y sosiego, que te va mal?...puede ser... pero no te puedes fallar, eso nunca.

    ResponderEliminar
  6. Pues yo no te veo bajito en esta entrada, lo que veo -o más bien "oigo"- es un buen puñetazo sobre la mesa.

    (Yo he decidido que en mi próxima vida pienso tener dotes interpretativas... y me irá muuucho mejor -ya lo verás- y regalaré sonrisas a todos los poderosillos -que eso les gusta mucho- aunque me caigan como el culo. Oño, ahora que lo pienso... y si me hago un lifting de los estiraos-estiraos, no cuela?? nono, no cuela, pq en cuanto abra la boca... la volveré a cagar!!)

    Un besito

    ResponderEliminar
  7. Amigo Luís Felipe, hay días que realmente todas las pulgas se juntan; tu ordenador, tu espalda, tu coche,…
    Las rachas van y vienen, contarlas es una manera de aliviarlas. Como posible solución pídele al amigo Alberto un poco de arcilla, prueba la “fango terapia”, algo de relajación, movimiento en los dedos, absorción por la piel.
    Un abrazote desde Zaragoza.
    f.malo

    ResponderEliminar
  8. ...no encuentro un alma par que tramite en términos de normalidad la palabra ‘hacer’ desligada de esa otra expresión que tantas veces va ligada a ella: ‘esperar algo a cambio’.

    Querido Luis:
    Tal vez te duela lo que voy a decirte, pero te lo mereces, perdona.
    Eres injusto con tanta gente que te quiere, que te sigue y que está a tu lado… ¿qué crees que esperan de ti a cambio? Imagino que lo has lanzado sin pensar porque si lo piensas un poco, te darías cuenta.
    ¿Cuánta gente hay que abra la boca para decir “me duele” y se encuentre con que recibe la visita de un amigo para llevarle unas yerbitas para el dolor? Por no seguir con más ejemplos.
    A mí sí me han dolido tus palabras pero da lo mismo, yo me repongo rápido.
    Hay un dicho o refrán o lo que sea que dice: “es de mal nacidos ser desagradecidos”.
    Y ya me callo porque luego me dices que te echo la bronca.
    En fin.
    BBD.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…