Ir al contenido principal

¡Vaya día de mierda!


12:33 horas: Acabé ayer el día con mi participación en el acto que la Asociación Cultural Auriga realizó para celebrar el Día Internacional de la Poesía. No me gustan mucho este tipo de celebraciones, porque todo se monta con muy buena volutad –algo que siempre es motivo de elogio–, pero el resultado suele acunar cierto tono de pastiche que no es de mi agrado. El caso es que hice una breve presentación con el juego del dado de humo –no sé si alguien se enteraría del asunto– y leí un poema acompañado al piano por un amigo de mi hijo Felipe, un encanto de chaval al que le doy las gracias y le animo a seguir en su aprendizaje musical, igual que agradezco con todas mis fuerzas el detallazo de la gente de Auriga con SBQ. Para esa hora ya estaba padeciendo un fuerte ataque de lumbalgia, fruto de haberme tirado un par de horas dibujando en el patio de Julia, en Palomares, creyendo que esta primavera temprana me permitiría ser un tipo normal en la naturaleza pujante... pero no, soy un vejete que se queda doblado a la menor corriente traicionera.
Dormí mal, pues no encontraba posición en la que no saltase el latiguito del dolor, y me levanté hecho unos zorros. Me duché con dificultad, sobre todo cuando se me cayó al suelo de la ducha el bote del gel e intenté recogerlo. Me quedé trabado en forma de ele, en pelota picada y lleno de jabón por todo el cuerpo. Me puse como pude debajo de la lluvia artificial y procuré desenjabonarme. Ya fuera de la ducha, secarme fue un drama de lo más cómico, pues ni la espalda, ni los muslos, ni los pies estaban a mi alcance... así que me puse por encima el albornoz –sin meter los brazos por las mangas, claro– y me rematé como pude. Del trabajo de vestirme, para qué contarlo, casi un cuarto de hora para encajarme los gayumbos, otro tanto para los pantalones... y el resto, como en un ‘sine die’.
Ya ataviado como un desastre, me vine hasta la imprenta para hacer la limpieza... fue la pura descojonación limpiar los servicios con amoniaco y un trapito... y lo de barrer y fregar, pues como un bailarín de salón, estirado y rígido.
Cuando terminé mis labores de limpieza llegaron Urceloy y Marisol para despedirse, pues iban a pillar caminito de Madrid. Intercambiamos libros –ya me habían dejado el jueves un montón para SBQ– y nos tomamos unas cervecitas en PdT [se les había ido la mano y estaban congeladas hasta el punto de hacer un juego extraño en el vaso], charlamos, reímos y me quisieron convencer de que tomase un ibuprofeno –creo que se escribe así–, pero sigo negándome a tomar medicamentos, sobre todo porque mi cuerpo es aún capaz de regularse solo y no me gusta ayudarle a reiniciar.
16:37 horas: después de comer sentado de mala manera, me vine a mi estudio con intención de escribir y leer un ratito –apenas he podido hacerlo en todo el puente–, con tan mala suerte que, al aparcar junto a mi cochera me dio un fuerte latigazo en los riñones y me giré de forma instintiva para atenuar el dolor... y en mi giro me acompañó el jodido volante del coche, que se fue contra la pared de piedra y jodí toda la aleta trasera derecha y parte de una puerta... ¡su puta madre!... me tomé un café con muy mala hostia, que me sentó mal, y me puse a pintar pájaros buscando el relax que necesito.
¡Vaya día de mierda!

Comentarios

  1. Días raros: el azar que se confabula a beneficio del desastre y ahí, nosotros, en mitad del "fregao"... En todo caso, nada que pintar más pájaros no pueda enmendar. Lo de la aleta se arregla; lo del cuerpo, ay, también. A seguir, my friend. Fuerza y honor, que decían antes...

    ResponderEliminar
  2. Ay con el Ibuprofeno:
    genial anti-inflamatario.
    ¡Qué rico, qué bueno!
    Consulte con su boticario.
    No sé qué empeño tenéis algunos en hacer esa cruzada contra los medicamentos, yo soy capaz de cualquier cosa con tal de sufrir menos... Tal vez es que os va el sado-maso...
    ¿O tal vez es lo excesivamente técnico de mi mente que intrepreta literalmente la expresión lírica de un planteamiento filosófico, social y ético? Mmmmmmmm... vaya lío que me estoy haciendo, para qué se me habrá ocurrido entrar, me he quedado como ese coche.
    Guiño y beso.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…