Ir al contenido principal

Brrrrrr....


Si lo pienso bien, hay demasiadas cosas que puedo perder por las que no siento miedo, incluso la posibilidad de pasar hambre o soportar el frío de las noches no es algo que me produzca temor… lo que realmente me aterra es el tener que depender de alguien… y lo que me pesa como una losa es la dependencia que otros tengan de mí.
Ayer escuchaba a algunas personas significadas de esta zona mientras se pronunciaban sobre el presente y el futuro cercano, decían con frecuencia la palabra ‘riqueza’ para expresar sus metas, pero lo hacían solo con el componente monetarista de la expresión, con el pulso de que la tal ‘riqueza’ lo es si les afecta en sus estatus y en sus negocios… es un término realmente pérfido cuando se habla de futuro, porque el valor de ese ‘nos va mejor cuánto más ricos seamos’ tiene una carga diferencial perversa, ya que uno es rico por comparación y no por valores intangibles.
Mal vamos si en el proceso de crecimiento personal y social solo nos interesa el crecimiento económico frente al crecimiento intelectual, al solidario, al cultural y social…
La verdad es que a estas alturas de mi vida ya me va apeteciendo redactar mi rol de utopías, expresarme sobre lo que creo que está bien hecho y ciscarme en todo lo que va por caminos torcidos. Tengo claro que antes de expresarme debo poner orden, priorizar sobre lo que considere principal, que quizás sea el planteamiento racional del desorden en el que nos movemos, para reconocerlo, y luego argumentar las bases del cambio que considero que debe producirse… esto me va a exigir un esfuerzo especial que voy a hacer ya mismo.
•••
Estoy convencido de que un buen escritor es capaz de hacer mucho más por una comunidad humana que un político, aunque lo difícil en estos días es encontrar un buen escritor que no baile a los sones de la pela… bueno, siempre consideré que a esos tipos no se les puede llamar escritores.
•••
La calidad de efímero que tiene cualquier cosa realizada por el hombre hace que jamás pueda haber una satisfacción completa, que estar bien solo pueda ser asunto de unas horas.
•••
Me paso el día entero deseando hacer algo que no sé lo que es… y veo lo que me rodea como una jodida sepultura… al final empiezo mil cosas y no termino nada.
•••
¿Tengo tiempo para lo que debiera hacer?... mientras lo pienso, se me van las horas, las ganas y la fuerza.
•••
Hoy visité varias veces la cafetería con personas distintas… me sentí desplazado al lado de todos, no me interesaban sus temas de conversación, no me hacían gracia sus chistes, no entendía otra cosa que no fuera que una de las tulipas rojas del local se había desalineado de las demás.
•••
Estoy dibujando un asesinato en un parque, una variación de uno de los dibujos de Santiago Sequeiros que aparece en el libro que me regaló Mayca hace un par de días… eso me está arreglando un poquito el ánimo.
•••
Sigo con mi malestar, con el dolor de riñones, con un catarrazo de lo más incómodo que me crea grandes problemas respiratorios… solo me entra aire por la boca… hoy me gustaría tumbarme en el sofá de casa y ver dibujos animados de El Gato Félix hasta quedarme dormido.

Comentarios

  1. Eso de empezar mil cosas y no terminar nada es lo que ahora llaman el "síndrome de las ventanas abiertas" (lo que hacemos con el ordenador) o, como siempre se ha dicho: "quien mucho abarca poco aprieta". Así que no queda otra que empezar y acabar las cosas por orden.
    Con la edad ese comporamiento disperso se agudiza... Jejeje.
    Besitos, wapísimo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…