Ir al contenido principal

Brrrrrr....


Si lo pienso bien, hay demasiadas cosas que puedo perder por las que no siento miedo, incluso la posibilidad de pasar hambre o soportar el frío de las noches no es algo que me produzca temor… lo que realmente me aterra es el tener que depender de alguien… y lo que me pesa como una losa es la dependencia que otros tengan de mí.
Ayer escuchaba a algunas personas significadas de esta zona mientras se pronunciaban sobre el presente y el futuro cercano, decían con frecuencia la palabra ‘riqueza’ para expresar sus metas, pero lo hacían solo con el componente monetarista de la expresión, con el pulso de que la tal ‘riqueza’ lo es si les afecta en sus estatus y en sus negocios… es un término realmente pérfido cuando se habla de futuro, porque el valor de ese ‘nos va mejor cuánto más ricos seamos’ tiene una carga diferencial perversa, ya que uno es rico por comparación y no por valores intangibles.
Mal vamos si en el proceso de crecimiento personal y social solo nos interesa el crecimiento económico frente al crecimiento intelectual, al solidario, al cultural y social…
La verdad es que a estas alturas de mi vida ya me va apeteciendo redactar mi rol de utopías, expresarme sobre lo que creo que está bien hecho y ciscarme en todo lo que va por caminos torcidos. Tengo claro que antes de expresarme debo poner orden, priorizar sobre lo que considere principal, que quizás sea el planteamiento racional del desorden en el que nos movemos, para reconocerlo, y luego argumentar las bases del cambio que considero que debe producirse… esto me va a exigir un esfuerzo especial que voy a hacer ya mismo.
•••
Estoy convencido de que un buen escritor es capaz de hacer mucho más por una comunidad humana que un político, aunque lo difícil en estos días es encontrar un buen escritor que no baile a los sones de la pela… bueno, siempre consideré que a esos tipos no se les puede llamar escritores.
•••
La calidad de efímero que tiene cualquier cosa realizada por el hombre hace que jamás pueda haber una satisfacción completa, que estar bien solo pueda ser asunto de unas horas.
•••
Me paso el día entero deseando hacer algo que no sé lo que es… y veo lo que me rodea como una jodida sepultura… al final empiezo mil cosas y no termino nada.
•••
¿Tengo tiempo para lo que debiera hacer?... mientras lo pienso, se me van las horas, las ganas y la fuerza.
•••
Hoy visité varias veces la cafetería con personas distintas… me sentí desplazado al lado de todos, no me interesaban sus temas de conversación, no me hacían gracia sus chistes, no entendía otra cosa que no fuera que una de las tulipas rojas del local se había desalineado de las demás.
•••
Estoy dibujando un asesinato en un parque, una variación de uno de los dibujos de Santiago Sequeiros que aparece en el libro que me regaló Mayca hace un par de días… eso me está arreglando un poquito el ánimo.
•••
Sigo con mi malestar, con el dolor de riñones, con un catarrazo de lo más incómodo que me crea grandes problemas respiratorios… solo me entra aire por la boca… hoy me gustaría tumbarme en el sofá de casa y ver dibujos animados de El Gato Félix hasta quedarme dormido.

Comentarios

  1. Eso de empezar mil cosas y no terminar nada es lo que ahora llaman el "síndrome de las ventanas abiertas" (lo que hacemos con el ordenador) o, como siempre se ha dicho: "quien mucho abarca poco aprieta". Así que no queda otra que empezar y acabar las cosas por orden.
    Con la edad ese comporamiento disperso se agudiza... Jejeje.
    Besitos, wapísimo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…