Ir al contenido principal

Aníbal Núñez siente la traición y jura...


4 de marzo de 2009
A primera hora, en el café que arranca el día, mi amigo Raimundo se presentó con un CD sorpresa que contenía mi soneto sobre Aníbal musicado por él [un verdadero placer escucharlo... gracias, amigo]. El mismo soneto había sido ya musicado y cantado por Jesús Márquez hace cuatro años en una versión que era muy de mi gusto, pero que no acabó entrando en la selección para el disco que hice con Jesús Márquez y que editó y produjo Paco Ortega para ‘El pescador de estrellas’, y acabó diluyéndose en ese olvido de maquetas que andan perdidas por mis cajones.
Escuchar un poema propio musicado y cantado, especialmente si es un soneto, deja una sensación extraña en la que sientes cómo lo que tú has creado ha tomado otro camino y se ha llenado de connotaciones y matices que no estaban en la idea inicial... la sensación es hermosa a la vez que extraña, como ver a un hijo crecer por su cuenta.

El soneto...

ANÍBAL NÚÑEZ SIENTE LA TRAICIÓN Y JURA

No voy a matar más de lo que puedo,

porque de verme dios estoy cansado.

Quizás me ahogue despacio en vino añado

en un rincón de bar tranquilo y quedo.

No voy a matar más a lo corsario,

porque el brazo se cansa y duele el dedo

de tanto disparar. Y ser Quevedo

me gusta mucho más que ser sicario.

El miedo que te ofrezco está en mi boca

porque hoy cambio las balas por palabras

que no saben de amigos ni banderas.

No voy a matar más, aunque no es poca

la amenaza de herirte. No me abras 

porque sé que otro tiene tus caderas.

Es curioso cómo Raimundo incide en los versos “porque hoy cambio las balas por palabras” y “porque sé que otro tiene tus caderas”, utilizándolos a modo de estribillo en diversas fases de la canción, que suena a himno... y Jesús, en un tono de balada que va subiendo en dos repeticiones del soneto sin su último terceto, acaba, rotundo, volcando la tensión del tema en ese “No me abras, porque sé que otro tiene tus caderas”.
Ninguna de las dos versiones responde a mi lectura recitada de ese soneto, ni en los énfasis ni en las cadencias, pero ambas lo enriquecen hasta donde yo no podía imaginar. Yo, durante el tiempo en el que escribí ese soneto, andaba en ritmo de tango... es más, llegué a escribir cinco tangos que aparecieron publicados en alguna revista literaria [ahora no recuerdo en cuál]... y siempre creí que era la mejor opción, ya que el tema es tanguero de verdad. Ahora no lo tengo claro.
En fin, es chulo verse interpretado.
•••
Vengan tentaciones hechas de cuerpos maduros, tentaciones de miércoles con su rara prosodia de ser centro de nada, con la muerte pequeña de los martes y ese río weekend sin remansos posibles... vengan a cobijar mis dedos mientras se me diluye la sintaxis... socávenme estos bosques hasta el gozo, tramando un abandono de mí mismo.
Cuando duermo, lo hago de frente y de perfil, como un recién fichado.
Vengan tentaciones con escándalo y bostezos, con carne como esclava, decidida a dejarse caer de bruces sobre otra columna vertebral, huesos sobre huesos de dos cordados resumiéndose... vengan tentaciones y tenga que preguntarme “¿hasta cuándo?”, vengan y se me pegue la lengua a otro paladar y sienta tal delirio....
Cuando despierto, estiro bien los brazos, como un recién nacido.
Vengan tentaciones y ese abrazo que toma por la espalda, y las manos buscando tus botones... son tantos, tantos... vengan como profanaciones y pereza, como páginas blancas que esperan mi escritura, como un rito sagrado en el que llenar el cuenco de la víctima con engrudo recién cocinado... vengan para tocar y oler, para lamer y atar...
Cuando camino, miro caderas hechas que tramitan los trancos de sus muslos, como un blasfemo nuevo.
Vengan tentaciones y me pillen dormido en mi escritorio, con la boca entreabierta y las manos posadas en mis piernas... vengan con fervor de cintura, con esas lucecitas que aparecen cuando cierro los ojos fuerte, fuerte... vengan como un sorbo de agua, y te vea desnudándote como lo hiciera Marilyn en esa imagen negra de Milton Greene... o como Nadia Gray bajándose las medias en ‘La Dolce Vita’... o como el strip-tease diario en Crazy Horse en los años cincuenta... o como la mujer del corsé que Horst P. Horst realizó para Vogue... o como las chicas de ‘Two at the Fair’ en los carruseles de Londres... o como las mujeres de Laure Albin Guillot en ‘Stockings Series’... o como las mujeronas de Elmer Batters... o como Laura Antonelli con manzana... o como Catherine Deneuve en ‘Belle de Jour’... o como Sophia Loren en ‘Ayer, hoy, mañana’, del gran Vitorio... o como Susan Player en ‘L’Initiatrice’... o como Jessica Lange en “El cartero siempre llama dos veces”.
Cuando me detengo, respiro hondo y cierro los ojos, como un muerto normal.

Comentarios

  1. Magnífica entrada.
    Pues que vengan tentaciones. (Para acercarse al paraíso no es preciso morir)
    "...respiro hondo y cierro los ojos, como un muerto normal"= Qué buen hallazgo (bueno, no sé si alguien lo dijo antes, pero me gusta)

    ResponderEliminar
  2. Hola,

    perdón por poner esto aquí, puede borrarlo una vez leído.

    Solo quería que supiera de la existencia del directorio de blogs directorio-de-blogs.net, donde usted puede dar a conocer su blog totalmente gratis.

    Saludos,
    Mónica

    ResponderEliminar
  3. Que será de este tiempo donde el espacio se nubla, donde el tiempo se pierde. Nos abocamos tanto a cumplir con lo que se nos ordena y descuidamos nuestros principios, nuestra esencia. Para llegar al cielo no hace falta haber muerto, ni haber sufrido, tan solo haber vivido de la mejor manera esta vida, porque al final de cuenta, por lo pronto, esto solo es lo que tenemos.

    Vengan las tentaciones, que el cuerpo debe sentir para saber que se esta vivo. “La vida solo cuesta vida” como dice el Indio Solari, y así es, vivamos pues, gastemos nuestra vida.

    Interesante texto y reflexión.

    Un saludo.

    HologramaBlanco

    ResponderEliminar
  4. ¿Tangos?... Tú sí que eres un cajón (caja grande) de sorpresas.
    Poeta: y si llegan las tentaciones y te pillan en un día gris, ¿qué?... ¡Ah! Que no sos vos lo que escribís...
    Guiños y besos.

    ResponderEliminar
  5. Me encató leer esta última entrega. Te sigo aunque no deje constancia de ello. Un abrazote. Tino

    ResponderEliminar
  6. Esa es la ventaja de ser poeta, salir del encierro de la piel y volar en el sueño las palabras son el medio por el cual, nosotros lectores, también podemos entrar en el.

    ResponderEliminar
  7. Un placer seguir leyendote, respirando profundo. A ver cuando convencemos al amigo Urceloy para tomarnos otro vinito contigo, en tu refugio y recuperamos planes aparcados de publicación.¿Angeles, recuerdas?=
    Abrazotes

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …