Ir al contenido principal

La tripita del glotón.


29 de febrero de 2009
Cuando viajo y me invitan a comer, aunque solo sea por educación, acabo todos los platos que me ponen. El caso es que el viaje a Almendralejo llevó adherida una comida opípara y deliciosa [detallazo de Antonio y Mar]. La disfruté como el glotoncete que soy y, tristezas de la edad, ayer pasé el día charlando con mi estómago en voz alta, potando y boqueando como los peces recién sacados del agua y visitando el baño como si fuera un santuario en el que hacer ofrendas a los dioses de las fosas sépticas... el caso es que a las diez y poco de la noche ya no podía con mi cuerpo y lo empujé a la cama. Me encajé entre mi almohada y un cojín, puse la tele y me tapé hasta la nariz. Zapeando –pues soy inquieto hasta para ver la tele–, me encontré de pronto con una entrevista a Mario Conde y me quedé ahí... el tipo tiene una puesta en escena interesante, una labia magnífica y una visión de la jugada con mucho que masticar. Me sorprendió que explicase que la situación de crisis financiera ya la había pronosticado él hace trece años en su discurso de nombramiento de doctor honoris causa en la Universidad Complutense [pusieron parte de ese discurso y, coño, era verdad]. Me maravilló oír de su boca el solucionario que yo digo cada mañana a quien me pregunta [es un solucionario simple, no vayan ustedes a creer que yo soy más que eso]: repartir la riqueza haciendo un reparto solidario del dinero en el que los ricos ganen mucho menos y los demás podamos acceder a percentiles económicos de dignidad y a campos seguros de desarrollo empresarial, no inyectar pelas a la banca y sí hacerlo a la industria pequeña y mediana que mueve realmente el sistema, darle impulsos decididos al los créditos para que pueda existir de nuevo esa maravilla que se llama “circulante”... es decir, ser todos menos egoístas [para eso se necesita un control fuerte de las instituciones, sumado a un apoyo bien trazado a todo lo que suponga creación de empleo e inquietud empresarial].
El resumen es que me gustó la conversación que mantuvo el tipo con un locutor impresentable en las formas y que, a pesar de que su figura y su puesta en escena no me gusta nada, compartí con él muchas de las apreciaciones y opiniones que expresó.
Mi tripita de glotón, mientras, seguía hablando en alto, a su bola... hasta que caí en el sueño como un tonto de misa.
•••
Porque me lo demandaban un compromiso con la Embajada de Perú en España y una reunión pendiente para mañana con institución cercana, me he pegado una paliza de día entero preparando un informe extenso de las actividades de SBQ y de sus proyectos en Perú, Gambia y Senegal. Pues bien, para entrar en materia con cierta solvencia, me he leído de pe a pa un proyecto completo de cooperación preparado por un tipo importante [no voy a decir el nombre, por supuesto] y con amplia experiencia en temas de cooperación, un tipo con 'solvencia' y 'credibilidad' entre la gente que nos dedicamos desde hace años a este tipo de asuntos. Confieso que comencé mi lectura con cierto afán didáctico [quería aprender algo sobre la forma en que se presentan este tipo trabajos, pues siempre he ido a mi bola, fiando en mi instinto y dejándome llevar por mi olfato], pero a medida que avanzaba en el texto [era un buen montón de folios] me iba dando cuenta, a la vez que cabreándome, de que el tipo en cuestión estaba adornando una enorme cuenta de gastos que terminarían llevándole a viajar a dos países muy lejanos para pasar allí un par de meses ‘identificando los proyectos’, ‘fortaleciendo la relación con las contrapartes’, ‘definiendo y valorando con trabajo de campo las justificaciones de intervención’ [todos estos términos son puro sic del texto leído]. Para argumentar todo el asunto [para ser claros, es un gasto de 30.000 euros], el tipo, conocedor del papeleo grandilocuente, tira de los “objetivos del milenio” [erradicación de la pobreza, educación universal, igualdad de género, mejora de salud, combate contra las enfermedades endémicas, sostenibilidad, alianza mundial para el desarrollo...] y toma un determinado ‘posicionamiento’ junto a ellas... luego se tira veinte folios de información general sobre las zonas de actuación y sus gentes... y termina con la página estrella, en la que hace un desglose de gastos entre los que destacan viajes, estadía, estancia, alojamiento, desplazamientos internos... alcanzando sin problema los 30.000 euros del ala y sugiriendo la posibilidad de que sean necesarios otros 8.000 euros de vellón, porque le da en la nariz que se ha quedado corto... todo ello para las siguientes labores: contactar con las instituciones locales, documentar los proyectos, identificar a las contrapartes, elaborar una propuesta escrita, redactar un informe final y formular la propuesta definitiva... es decir, nada de nada por 30.000 euros más los posibles 8.000 del averquepasa.
Me cisqué en todo lo que se movía a mi alrededor, sobre todo al pensar que con esa cantidad yo era capaz de hacer las dos escuelas de África [una cuesta 16.000 euros y la otra 18.000] o dejar rematado el centro de acogida infantil de Perú [presupuestado alrededor de los 34.000 euros].
Me dieron ganas de llamar por teléfono al tipo y contarle que sin un solo euro de gasto justificado en papeles, con mi gente, he conseguido lo que sigue, gracias al correo electrónico y al teléfono:

1. Identificar el proyecto de Alto Moche {Perú].
2. Conformar mi propia contraparte en Trujillo a partir de personas fiables, como la inestimable Lorena Pajares y su gente, que han contactado con las autoridades locales.
3. Obtener un brillante convenio de cesión de terrenos por parte de la municipalidad de Moche.
4. Determinar un convenio de uso y mantenimiento con el gobierno de Perú [en proceso actualmente].
5. Identificar el proyecto de Ibel [Senegal]
6. Conformar mi propia contraparte en Ibel, encabezada por la familia de Youssouph Kante y todo el pueblo de Ibel detrás, incluyendo a las autoridades locales.
7. Obtener un convenio de cesión de terrenos por parte de la municipalidad de Ibel [estoy esperando a que me llegue en estos días]
8. Identificar el proyecto de Wuli Baro Kunda [Gambia]
9. Conformar mi propia contraparte en la zona con la familia de Malick Sisawo [este asunto está aún en proceso].

Todo esto sin gastos... pero, además, estamos promoviendo colaboraciones por afinidad [nunca institucionales] que propician un fondo que crece poco a poco y día a día para obtener el dinero necesario para realizar nuestros proyectos... conciertos, subastas, cesión de obra de artistas que ponemos a la venta, huchas, venta de libros donados, venta de agendas y calendarios... todo ello con la impronta de recibir dando siempre algo a cambio y, cómo no, creando un ambiente de solidaridad entre quienes nos siguen y nos apoyan, haciendo que sientan como suyos cada uno de nuestros pasos dados... y sin gastar más que nuestro tiempo en el asunto, coño... hemos conseguido una hermosa lista de apoyos de gente importante del mundo de la literatura, el arte y la música [importantísima para seguir creyendo en lo que hacemos] ... y con todo ello conseguiremos que los recursos obtenidos lleguen íntegros a hacer realidad nuestros proyectos solidarios, ser capaces de hacer que los 60.000 euros que necesitamos no se diluyan en viajes de identificación, en manutenciones y desplazamientos, en elaboración de tediosos informes que no sirven para nada más que para que alguien se lo pase de puta madre recorriendo el mundo a costa de Juan Pandero.
Así funciona el mundo de la cooperación internacional, y así salen las cosas... proyectos que se llevan más del 60% del total en gestión vana, en elaboración de ridículos protocolos, en viajes, hoteles, comidas, taxis, administrativos haciendo informes ridículos... es una mierda... una puta mierda.

Comentarios

  1. ...un discurso precioso de un tipo que llevaba un reloj de 3000 euros y en el bolsillo otros 3000 o 4000 euros, me recuerda algo a los discursos falangistas... cuidado con esta gentuza, ha pagado poco por lo que hizo (distribuir la riqueza directamente a su bolsilllo)

    ResponderEliminar
  2. Tienes toda la razón, anónimo, y pienso igual que tú... lo que me sorprendió fue oír lo que oí... y de su boca.

    Un saludete.

    ResponderEliminar
  3. Qué desilusión! Y yo que llevo 16 años colaborando económicamente con dos ONG.
    Es cierto que en la era de Internet se pueden hacer muchos de los trámites sin tener que gastar en grandes viajes y largas estancias.
    Bueno, al menos tenemos la confianza de que en SBQ el dinero está en buenas manos.
    Espero que te hayas reconciliado con tu estómago.
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Hiciera lo que hiciese ese Conde... el tío sigue teniendo un piquito de flipar y da gusto escucharle. Hace unos meses le hicieron otra entrevista en el mismo programa y mi "pulgarcito" -que también es muy dado a cambiar de canal- se quedó como muerto sobre las teclas del mando. A mí también me llamó la atención que hablara del reparto de la riqueza, sobre todo por aquel entonces, cuando el tío ya tenía "embolsaos" sus 13.500 millones de pesetas (que bien especificó la cantidad) + el incremento de todo lo ganado años después.
    Lo de llevar los 4000 € en la cartera pa un "porsiacaso tengo que comprar tabaco" me tienta a esperarle un día en la puerta "porsiacaso" me quedo sin fuego y se lo pido de forma anónima (amos, que me calzo un pasamontañas y, como Dios manda, yo misma hago el reparto de la riqueza...)
    Prometo que si un día me da por ahí, lo dono todo, todito al SBQ!! -oño, a ver si el tío tiene los billetes "marcaos"-.

    (Uff, Sr. Comendador, soy Donce, pero después de quedar como una "chori" creo que firmaré como anónimo...)

    ResponderEliminar
  5. Me gustaría saber (creo que a todos nos gustaría saber) cuantas ONG´s quedan limpias si eliminamos los puros negocios, las sectas y las plataformas políticas que se adhieren a estas siglas. Suerte, Felipe.

    ResponderEliminar
  6. Ya, ya sé que este año no es bisiesto, pero se me fue la especie... es que estoy mayor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …