Ir al contenido principal

Recelos.


6 de marzo de 2009
Me ha prestado G. un libro con muy buena pinta, “La dimensión oculta. Enfoque antropológico del uso del espacio”, de Edward T. Hall, y me he puesto a leerlo enseguidita... a ver si me arregla un puntillo el finde [gracias, G.].
•••
Aprende a prevenir, viejo, a establecer los muros que no deben pasar los hombres que tú decidas y a clavar normativas sobre el acceso a ti cuando estén recién encalados. No te conformes con el aire que te separa de los ruines... pon materia y altura, alambradas y minas, fosos y espinos.
El mundo no se hizo para tu talla.
•••
Quiero un mosto en vaso bajo
para la sed de esta tarde,
que apacigüe lo que arde
y silencie lo que rajo...

y desertar ya del cero
que me elimina y me anula
y desterrar esta gula
de fondo de monedero.

Quiero matar o matarme
para quitarme de enmedio
o aflojarme la mordaza

de todo el que me amenaza
con su avaricia de tedio...
Quizás me baste mamarme.

•••
No sé... pero tengo la sensación de que alguien me quiere hacer la cama, una cama con caída libre y hostia segura... quizás sea solo mi desbordada imaginación, pero siento cómo algo chirría justo a mi espalda... debe ser la edad –me digo–, pero tampoco me siento tan mayor como mi padre... y mira que hacía años que no recelaba de nadie, pero ahora lo hago –lo tengo medio claro, porque mi estómago se ha descompuesto como cuando sentía los tontos problemas prosaicos de los hombres como problemas graves y míos–... y es que la que parece venírseme encima tendría consecuencias para toda mi gente.
Ahora solo pediría que se me hablase claro, sin dobleces, que no se intentase conmigo la puñalada ni el rodeo... y yo prometo también claridad absoluta y franqueza para poner a cada uno en su sitio, que últimamente hay demasiada gente desubicada en muchos sentidos.
Sé que he sido empujado a lo que soy y a lo que tengo, que he seguido en algunas cosas el curso marcado por otros, que conozco motivos, hechos y razones y he callado; que no me siento mal del todo porque aposté a que todo sucediera, que peleé y peleo cada día con auténtica fe en que voy a salir airoso de la hora que vendrá, que he sido fiel y he puesto mi palabra... y cumpliré a pesar de esta crisis financiera que quiebra los deseos de cumplir a corto plazo, porque puedo decir con la cabeza alta que soy un tipo de palabra y cumplo hasta el final cuando me comprometo.
Recelo, coño, y eso no me gusta nada, me hace sentirme muy mal, pues ya no recuerdo las miradas hoscas ni la sensación de desconfianza en los que tengo cerca.
Aún me queda la duda de que todo sean imaginaciones mías, de que aún no he aprendido a juzgar a las personas con estos cincuenta y un años de gaznápiro que llevo a las espaldas... que sea así es lo que más deseo ahora, porque no tengo el cuerpo para tensiones, ni para defensas numantinas, ni para furiosos ataques... y menos para victorias pírricas.
Quiero que me dé todo igual, que el mundo fluya y la gente camine o se muera a su tiempo –yo incluido–, que campen las sonrisas y la mano en el hombro sea norma, que todo el mundo diga lo que crea que debe decir, sin guardarse las cosas en ese aparador de mierda que pone presión y busca estallido, el aparador de las dobleces oscuras, el de las ideas perversas, el del daño.
En fin, que hoy está nublado y a ratitos baja la niebla hasta los corazones de los hombres puros, que me duele la tripa y me la agarro, que no me encuentro bien, pero no importa.

Comentarios

  1. Y tú qué necesidad tienes de estar sufriendo hasta saber si la intuición se equivoca? eso te deja p´al arrastre...

    Pregúntale, ve de frente, pq si el toro te salió astifino y tiene más peligro que un Miura... no queda otra que apretar los dientes, agarrarse los machos y tirarse al ruedo arrimándose al bicho hasta ahogarle para que su embestida sea corta, lo más corta posible.

    ¿"se m´entiende argo"?

    ResponderEliminar
  2. De nada, LF. Ese libro es un poco hito para mí, me impactó mucho, aún recuerdo algunas cosas. De todas formas lo leí con 20 añitos aproximadamente, por lo que probablemente hoy ya no tendría esa sensación. Ya me contarás.
    Comprendo tu malestar. Soporto muy mal ese tipo de cosas a medias tintas y por la espalda. Que sea cuanto antes lo que tenga que venir, aunque tal vez sea que tu también tienes tu puntito de paranoia (manía persecutoria). No sé si en estos casos sirve de algo hacerles frente, no lo sé, de verdad.
    Piensa en la cantidad de gente que te sigue, que te quiere, en las muchas veces que sentiste que te tragaba el mundo y te lo tragaste tú a él. Respira profundo, como si fumaras pero sin fumar, o fumando, coño, yo qué sé... Piensa lo que te dé la gana, pero sonríe por favor.
    Besos de fin de semana.

    ResponderEliminar
  3. Luis Felipe,
    Un abrazo ... por si te sirve, desde lejos de esta amiga limeña

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …