Ir al contenido principal

La Cruz del Sur.


24 de abril de 2009
Permanece como parada la Cruz del Sur, como una bombillita clavada en el estómago del cielo... “Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca / debes rogar que el viaje sea largo, / lleno de peripecias, lleno de experiencias...”... tú miras los lunares que te surten la piel como un rastro del cuerpo y piensas en el orden de todo lo incorrecto, de todo lo inestable, como si no fuera un caos... “... No has de temer ni a los lestrigones ni a los cíclopes, / ni la cólera del airado Posidón. / Nunca tales monstruos hallarás en tu ruta / si tu pensamiento es elevado, si una exquisita / emoción penetra en tu alma y en tu cuerpo...”... resumes cada instante en la cuenca sin río de tus manos y miras al futuro como sin ganas, como si fueras a la ceniza... “... Los lestrigones y los cíclopes / y el feroz Posidón no podrán encontrarte / si tú no los llevas ya dentro, en tu alma, / si tu alma no los conjura ante ti...” ... al fin y al cabo, el mundo empieza si lo nombras, y no hay catón posible para hacerlo correcto o divertido... “... Debes rogar que el viaje sea largo, / que sean muchos los días de verano; / que te vean arribar con gozo, alegremente, / a puertos que tú antes ignorabas...” ... espera en la razón lo que te aguarda, descubre cada gota con asombro, desliza tus pupilas como larvas por aquel horizonte y sus secretos... “... Que puedas detenerte en los mercados de Fenicia, / y comprar unas bellas mercancías: / madreperlas, coral, ébano, y ámbar, / y perfumes placenteros de mil clases. / Acude a muchas ciudades del Egipto / para aprender, y aprender de quienes saben...” ... no olvides el azar y sus posturas, que en su misterio puedas masticarte... “... Conserva siempre en tu alma la idea de Ítaca: / llegar allí, he aquí tu destino. / Mas no hagas con prisas tu camino; / mejor será que dure muchos años, / y que llegues, ya viejo, a la pequeña isla, / rico de cuanto habrás ganado en el camino...” ... sé el azufre en el fuego que levantas, sé la arena en el agua diluyéndose, sé la rara emoción de los que vuelan sin alas a la muerte en un segundo... “... No has de esperar que Ítaca te enriquezca: / Ítaca te ha concedido ya un hermoso viaje. / Sin ella, jamás habrías partido; / mas no tiene otra cosa que ofrecerte. / Y si la encuentras pobre, Ítaca no te ha engañado. / Y siendo ya tan viejo, con tanta experiencia, / sin duda sabrás ya qué significan las Ítacas.”... “Y entretanto lloremos / tomados de la mano.”.

Escuché esta mañana en los desayunos solidarios de la Casa de la Sal un magnífico recitado del poema ‘Ìtaca’ del genial Konstatínos Kaváfis y temblé... y sentí el latido turbulento que siempre me lanza al camino, el ardor de las blusas recién desabrochadas, la calma tensa de este no hacer queriendo hacerlo todo... luego escuché recomendaciones amables [Manolo y Mayca me invitaban a salir al paisaje como a una aventura de lo nuevo en lo de siempre... Pedrito me rogaba muy serio que dejase el tabaco... Tomás hacía cariñosa perorata de los restos políticos que quedan en mi piel]. Solo tenía razones en su adentro el abrazo de verdad con el que me fundí a Luis... ese abrazo me dijo ‘soy porque somos’, y me lo quedé guardado como un tesoro hermosísimo al que volver cada vez que lo precise.
¡Ítaca!
Estoy en el camino y me sé vulnerable, pero aprendo a morir sin estridencias ni gestos estrambóticos... quizás me busque hedonista –no me importa– o en esa turbulencia de la nata interior o clavicordio o rúcula en vinagre o flor de almendro o carátula triste de algún disco o pez sin aire o perdedor o víscera o banquete...
Ítaca siempre ahí, presente, inabarcable, colgada en el hermoso tendedor del horizonte.

Comentarios

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…