Ir al contenido principal

La liberación irracional del bufón Yo.



23 de mayo de 2009
A veces me busco en la longitud de un texto... otras veces en el caos distraído de compilar frases sueltas que no tendrían aquél si yo no se lo pongo... todo liberación irracional del personaje Yo, efectos artificiales de un deslector al que le da lo mismo el resultado, siempre que sea resultado.
Abro un volumen, cualquiera, y tomo las riendas irracionales de un juego al que he jugado siempre...
Vigila las bolas negras que contienen los párpados y sé intransigente en la herida, odia sin silencio y mira al muerto lógico que eres... estás ahí, pero no eres ya ni el dilema de ser... bosteza para mi calma, pues el bostezo traduce tranquilidad y huele a presa propicia.
Cuando era niño me metía debajo de las camas o me escondía entre los cortinones de las alcobas... desde allí vigilaba el cristal de lo que no era, lo espiaba todo como quien mira abrir el vientre de la ballena entre los barcos.
Aún sigo siendo el hombre niño con el corazón grande, el que siente la música en la sangre como un grifo, el de los ojos abiertos para buscar sirenas o tardes delicadas y lentísimas... aún el crío aquél que se ponía el dedal de plata en el dedo corazón en las tardes recalentadas de verano, el de los carruseles en septiembre y el de las cerillitas de cabeza blanca.
El verano entero es como una tarde de calor, solo una tarde para la boca seca y luego una merienda con Citrania en la sillita de la cocina, una tarde para enamorarse deprisa de todo... o de aquella chica... también una tarde interminable de lujuria y de siesta... ¡el verano!...
Hay que enamorarse urgentemente y dejar bajo los dedos la sensación de piel tocada y el perfume a chocolate en la boca y cierto ardid de pecado en el arco de las ingles... hay que enamorarse ya mismo, ahora, porque al planeta le da lo mismo, y a todo el sistema solar, y a la galaxia... hay que enamorarse, porque da igual y es mejor deshacerse en el azote de la carne...
Al fin, la vida podría resumirse en tres maletas cerradas con algunas camisas y unas mudas, tres maletas en las que aún queda espacio para los jugos calientes y la saliva, para el rozarse y temblar...
Soy el bufón y digo las verdades netas robadas de los textos de otros cambiando su contexto y su sentido, trocando irracional lo que era un edificio bien pensado y buscando en mi norte un equilibro propio que me incendie. Soy el bufón y me llamo Yo, que es un nombre perfecto para el que solo dice, y todo es mío porque lo tomo sin más y lo desequilibro y lo someto y lo escupo después a cada rostro que se atreva a mirarme.
Cuando estallo, se ensancha el laberinto y voy como desnudo por las calles, que se hacen caracolas imposibles en las que ser y hacerse... el mundo se aparece mutilado a mi alrededor... el mundo y los hombres... todo mutilado como en un hermoso holocausto de seres inservibles.
•••

UNA SODA EN EL HOTELI DEL CHAGGA [recuerdos de África]

Aquella mañana amanecí con una fuerte hemorragia nasal y dejé mi diario lleno de goterones de sangre que hoy le dan una pátina especial y dejan firma.
Salimos temprano hacia Ngoro-ngoro con la idea de entrar en la zona no permitida a los blancos, no en vano Yuma, nuestro guía, era amigo de los guardas del parque nacional y nos dejaron franca la entrada. El camino fue realmente azaroso, pues trazábamos la sabana con el coche sin camino alguno y sin dirección determinada. Llegó un momento en el que avanzar con el coche resultaba imposible, por lo que decidimos seguir nuestro camino a pie hasta un río pequeñito [nuestro primer río de África] y siempre observados entre los matorrales por una nube de masaai que no se dejaron ver en ningún momento, aunque los presentíamos con cierto temor.
Hicimos parada en el río para comer viandas españolas [jamón ibérico y queso manchego curado] y durante el descanso escribí un pequeño poema:

El mar de un día puede
llegar mañana mismo
para alumbrar los campos
del verde necesario.
Una “Mama” descansa
con una choza al fondo.
Su espera es como un sueño
de precipitaciones.
Eyasi no es un mito...
quizás la lluvia a veces.

Después de andar perdido un par de horas –no puedo explicar la angustia que habitaba en mi pecho por sentirme perdido–, encontramos el coche y volvimos a Mangola con la atardecida.
Nos detuvimos en un hoteli regentado por un chagga [es una tribu de comerciantes] y tomamos unas sodas mientras pudimos asistir al espectáculo más curioso que recuerdo de todo mi viaje. El chagga nos quiso cobrar 3.000 chelines por las sodas y discutimos fuertemente con él al sentirnos engañados. El tipo, de pronto, atipló su voz hasta un punto que resultaba absolutamente ridículo, haciéndola parecer la de una mujer o un niño. Aquello significaba que le habíamos amedrentado y que mostraba sumisión. Durante el resto de la estancia en su hoteli, el chagga nos hablaba a nosotros con la voz atiplada y a sus empleados los machacaba con un vozarrón imperativo extraordinario.
Terminamos pagando exactamente lo justo mientras el chagga se deshacía en genuflexiones y sonrisas forzadas.

Comentarios

  1. ¡Heptasílabos! Acojonante. No pretendo pasarme al verso, ¿eh? (porsi).
    Me gusta lo de "deslector".
    Besotes.

    ResponderEliminar
  2. Si estáis hart@s del ruido en cualquiera de sus facetas, os invito a uniros a la campaña para bloguer@s "UNIDOS CONTRA EL RUIDO"; l@s interesad@s en manifestar su adhesión deberán visitar el blog "Silverolusplater" y seguir las indicaciones. Un afectuoso saludo y gracias de antemano.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …