Ir al contenido principal

Mañanita completa.




18 de mayo de 2009
Mañanita completa en la que acabo de cerrar todo el programa del encuentro literario “Voces del extremo” con la guindita de poder tener entre nosotros al coleguita Alberto Pérez, que sumado a la alegría Caroscura, a la deliciosa sensibilidad de Jesús Márquez y al magisterio de Paco Ortega [sin obviar a los más de cincuenta poetas del panorama nacional e internacional que dejarán en Béjar tres jornadas brillantes] estoy seguro de que harán las delicias de propios y ajenos, a la vez que terminarán por convencer a nuestras instituciones de que se pueden organizar actos culturales de calado con un presupuesto bajito y muy bien aprovechado.
El cierre con Alberto, que el fue la última escalita de más de dos meses de gestión, se clavó en una conversación telefónica divertidísima que era continuación de otra anterior hace una semana, que a su vez era continuación de unos hermosos días en Punta Umbría, que a su vez fueron continuación de su paso por Béjar hace ya unos años... Alberto es pura sensibilidad con un derroche asombroso de memoria y un puntito graciosísimo de dicción decimonónica [el puñetero recuerda miradas, gestos hechos hace años, detalles mínimos de alguna conversación que mantuvimos en La Alquitara, formas de hacer y de estar de la gente que pasó por sus ojos... y todo lo relata como un juglar de aquellos que recorrían el mundo antiguo regalando sabiduría y buen rollito]... y, después, me llegaron fotitos de la exposición brillante del amigacho Fernando Malo –realizadas y enviadas por Alberto Hernández– en las que salimos juntos [él estando y yo sin estar... bueno, estando en la pared]. Rechulo el asunto y yo hinchadito por tanto afecto y tan buenos amigos... y remata Adu con el envío de fotos de Viseu [le pedí que hiciera una del empedrado de una calle de Viseu en la que reza la leyenda “Pessoa”, pero no la debe haber encontrado, porque hasta este instante no me ha llegado archivo del asunto].
Así que de puta madre el día, ¿no?










Comentarios

  1. Pues no demasiado, que se nos murió Benedetti. Académico o no, encasillado o libre, nos deja algo más huérfanos.
    Un abrazo.
    Concha.

    ResponderEliminar
  2. Sé cuánto esfuerzo lleva una organización así. Por eso, mil gracias, compañero.

    ResponderEliminar
  3. Alberto Pérez, aquí no puedo escuchar el vídeo pero... es el mismo señor con bigote, de voz duuuulce y relajante que cantaba en "Si yo fuera presidente"? ¿¿ése??
    pues no sabes los recuerdos que me trae!. Me parece que ahora le daba a la bossa nova, no?

    (Y también me has recordado a Luis Pastor, cantautor extremeño que nos dejó traumatizados en casa cuando supimos que el colegui no era ciego!!, jaaaaaaaaaa. Años después le vi actuar no sé dónde y molaba)

    Oye LF, ayer cuando colgaste el vídeo de Benedetti, YA LO SABÍAS?.
    Snifff.

    Ah, y que el programa de esta noche "Españoles por el mundo" va sobre Perú, que a ti te gusta.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  4. Eran las 12:32 cuando colgué ayer el vídeo con el poema de Mario... no sé por qué lo hice, la verdad... simplemente me dio por buscar ese vídeo, que ya lo había colgado hace meses en otra entrada de este blog, y lo colgué, sin más, entre el texto que había escrito.
    Fue un impulso y aún no conocía el fallecimiento del poeta... y aún no sé a qué hora falleció, aunque me gustaría saberlo.

    Un besote, Dnc.

    ResponderEliminar
  5. Se me olvidaba!
    Y mal que me pese... enhorabuena por lo de tu "Bar-ça"
    (que sepa usté que según lo dije... el labio superior -de mi boca, claro- se me ha requetecontorsionado!)

    Dnc

    ResponderEliminar
  6. Yo a Alberto Pérez lo recuerdo de la Mandrágora, (época de la transición) de cuando cantaba con Sabina, (que era un desconocido) y con Javier Krahe. Eran fantásticos. Donce ni habría nacido, y tú andarías con la botánica.
    No sabes la de recuerdos que me traes de vez en cuando, aquí, en tu blog.
    Me encantaron los vídeos de Benedetti.
    Esta tarde-noche estuve viéndolos y leyendo poemas suyos con los alumnos. Hoy pasé del francés.
    Me ha dolido otra vez la muerte. Pero ésta mucho, porque Benedetti ha sido muy especial para mí. En los años 80 estuvo en Málaga, y en el instituto "Emilio Prados" habíamos hecho (había hecho un amigo mío, a quien creo te habría encantado conocer) con alumnos, una teatralización de "Primavera con una esquina rota". Mi amigo Juan Angel consiguió que Mario Benedetti la viera, y le encantó. Estuvo mucho tiempo manteniendo correspondencia con él. Juan Ángel siguió regalándome libros de Benedetti por mis cumpleaños o LPs (de L. Cohen, entre otros). Hace tiempo que no veo a Juan Ángel (éramos como hermanos) y eso también me entristece.
    Es el río que nos lleva.

    ResponderEliminar
  7. Que original!!! (Alberto Perez) no le conocía, y que versatilidad tan impresionante, me alegro que venga a Bejar, vaya plantel de autentica gente buena que vamos a disfrutar... no me lo perderé por nada del mundo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …