Ir al contenido principal

Mañanita completa.




18 de mayo de 2009
Mañanita completa en la que acabo de cerrar todo el programa del encuentro literario “Voces del extremo” con la guindita de poder tener entre nosotros al coleguita Alberto Pérez, que sumado a la alegría Caroscura, a la deliciosa sensibilidad de Jesús Márquez y al magisterio de Paco Ortega [sin obviar a los más de cincuenta poetas del panorama nacional e internacional que dejarán en Béjar tres jornadas brillantes] estoy seguro de que harán las delicias de propios y ajenos, a la vez que terminarán por convencer a nuestras instituciones de que se pueden organizar actos culturales de calado con un presupuesto bajito y muy bien aprovechado.
El cierre con Alberto, que el fue la última escalita de más de dos meses de gestión, se clavó en una conversación telefónica divertidísima que era continuación de otra anterior hace una semana, que a su vez era continuación de unos hermosos días en Punta Umbría, que a su vez fueron continuación de su paso por Béjar hace ya unos años... Alberto es pura sensibilidad con un derroche asombroso de memoria y un puntito graciosísimo de dicción decimonónica [el puñetero recuerda miradas, gestos hechos hace años, detalles mínimos de alguna conversación que mantuvimos en La Alquitara, formas de hacer y de estar de la gente que pasó por sus ojos... y todo lo relata como un juglar de aquellos que recorrían el mundo antiguo regalando sabiduría y buen rollito]... y, después, me llegaron fotitos de la exposición brillante del amigacho Fernando Malo –realizadas y enviadas por Alberto Hernández– en las que salimos juntos [él estando y yo sin estar... bueno, estando en la pared]. Rechulo el asunto y yo hinchadito por tanto afecto y tan buenos amigos... y remata Adu con el envío de fotos de Viseu [le pedí que hiciera una del empedrado de una calle de Viseu en la que reza la leyenda “Pessoa”, pero no la debe haber encontrado, porque hasta este instante no me ha llegado archivo del asunto].
Así que de puta madre el día, ¿no?










Comentarios

  1. Pues no demasiado, que se nos murió Benedetti. Académico o no, encasillado o libre, nos deja algo más huérfanos.
    Un abrazo.
    Concha.

    ResponderEliminar
  2. Sé cuánto esfuerzo lleva una organización así. Por eso, mil gracias, compañero.

    ResponderEliminar
  3. Alberto Pérez, aquí no puedo escuchar el vídeo pero... es el mismo señor con bigote, de voz duuuulce y relajante que cantaba en "Si yo fuera presidente"? ¿¿ése??
    pues no sabes los recuerdos que me trae!. Me parece que ahora le daba a la bossa nova, no?

    (Y también me has recordado a Luis Pastor, cantautor extremeño que nos dejó traumatizados en casa cuando supimos que el colegui no era ciego!!, jaaaaaaaaaa. Años después le vi actuar no sé dónde y molaba)

    Oye LF, ayer cuando colgaste el vídeo de Benedetti, YA LO SABÍAS?.
    Snifff.

    Ah, y que el programa de esta noche "Españoles por el mundo" va sobre Perú, que a ti te gusta.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  4. Eran las 12:32 cuando colgué ayer el vídeo con el poema de Mario... no sé por qué lo hice, la verdad... simplemente me dio por buscar ese vídeo, que ya lo había colgado hace meses en otra entrada de este blog, y lo colgué, sin más, entre el texto que había escrito.
    Fue un impulso y aún no conocía el fallecimiento del poeta... y aún no sé a qué hora falleció, aunque me gustaría saberlo.

    Un besote, Dnc.

    ResponderEliminar
  5. Se me olvidaba!
    Y mal que me pese... enhorabuena por lo de tu "Bar-ça"
    (que sepa usté que según lo dije... el labio superior -de mi boca, claro- se me ha requetecontorsionado!)

    Dnc

    ResponderEliminar
  6. Yo a Alberto Pérez lo recuerdo de la Mandrágora, (época de la transición) de cuando cantaba con Sabina, (que era un desconocido) y con Javier Krahe. Eran fantásticos. Donce ni habría nacido, y tú andarías con la botánica.
    No sabes la de recuerdos que me traes de vez en cuando, aquí, en tu blog.
    Me encantaron los vídeos de Benedetti.
    Esta tarde-noche estuve viéndolos y leyendo poemas suyos con los alumnos. Hoy pasé del francés.
    Me ha dolido otra vez la muerte. Pero ésta mucho, porque Benedetti ha sido muy especial para mí. En los años 80 estuvo en Málaga, y en el instituto "Emilio Prados" habíamos hecho (había hecho un amigo mío, a quien creo te habría encantado conocer) con alumnos, una teatralización de "Primavera con una esquina rota". Mi amigo Juan Angel consiguió que Mario Benedetti la viera, y le encantó. Estuvo mucho tiempo manteniendo correspondencia con él. Juan Ángel siguió regalándome libros de Benedetti por mis cumpleaños o LPs (de L. Cohen, entre otros). Hace tiempo que no veo a Juan Ángel (éramos como hermanos) y eso también me entristece.
    Es el río que nos lleva.

    ResponderEliminar
  7. Que original!!! (Alberto Perez) no le conocía, y que versatilidad tan impresionante, me alegro que venga a Bejar, vaya plantel de autentica gente buena que vamos a disfrutar... no me lo perderé por nada del mundo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…