Ir al contenido principal

Comulga algo sólido.




Fue una vorágine, una locura en progresión geométrica, un éxtasis que me tuvo atareado todo el sábado en un frenesí que no recordaba... toda la tensión que se había acumulado en mí durante la última semana, salió ayer como un chorro potente y delicioso.
Había encontrado un ejemplar de “Camino” y mi cabeza roló hacia esas islas necesarias en las que uno se bebe el océano entero. Olvidé el prosaísmo de los asuntos diarios y me puse a darle vueltas al librito... se me ocurrían muchas cosas, demasiadas... pero yo quería hacer en el libro una intervención absolutamente indecente, una de esas intervenciones que te dejan blandito de placer y sacan toda la mierda que llevas.
Después de valorar cada una de mis ocurrencias, caí en la cuenta de aquello de que “Dios está en todas partes”... me dije... también estará en las mías... y en las de los demás, coño... y enseguida se me vino a la cabeza lo que ya es título de este tuneo: “Comulga algo sólido”.
Y todo llegó rodado... “partes”... “comunión”... “intervención indecente”... ¿qué mejor imagen para aglutinarlo todo que una felación?... pues al curro.
Busqué cientos de felaciones en la red [el librito tiene 352 páginas], las traté todas como Adobe CS4, pasándolas a trama de grises y dándoles el contraste que me pedía el cuerpo y las imprimí sobre vinilo adhesivo transparente Avery, con el fin de que, al pegarlas en las páginas, se visualizase el texto original... recorté [que me ha quedado el dedito hecho una mandarina], pegué como un poseso en los espacios que me parecían adecuados y luego dibujé y escribí sobre los espacios libres [los dibujos los hice en tinta china y los sometí posteriormente a un proceso de aguada, que fue delicado, pues el papel traspasaba muchísimo]. El resultado final, a falta de los típicos retoques que siempre dejo para unos meses después, es absolutamente rompedor, con un puntito de tristeza sumada a una carga potentísima de sarcasmo e ironía.
Verlo medio terminado, tocarlo, pasar las hojas con velocidad o con pausa... me relaja hasta el justo punto del olvido... es una pasada, amigos.
Tan bien me he sentido, que inmediatamente, sin pararme a pensarlo un segundo, he iniciado otro tuneo sobre un libro de geografía descriptiva particular de los años treinta al que he puesto por título [es lo primero que pongo siempre, amiga Adu] “Trozos: tratado de geografía comparada” y en el que intentaré trabajar la orografía de un mapa físico terrestre con la orografía de sentimientos, razones, sinrazones, miserias y turbulencias del Hombre que pisa ese mapa físico [acompañarán a los dibujos diversos aforismos publicados en “No pasa nada si a mí no me pasa nada” [os dejo las primeras páginas tuneadas para que os hagáis una idea].
Y nada, que ya estoy otra vez a punto, preparado para sujetar el lunes con todas mis fuerzas.
Ah, Adu [contestando a tu comentario a mi última entrada], no me agobian los líos en los que me meto, que sí son muchos... me agobian los líos en los que me meten [historias sobrevenidas que yo no acometo desde mi voluntad de acción]... pues cuando me meto en algo por decisión propia y personal, sé medir las consecuencias y asumo los gastos físicos y psicológicos con método... lo malo es cuando entran otros con reglas de juego distintas y juegos distintos... ahí me siento absolutamente vulnerable y lo paso mal... conozco mis niveles de exigencia hacia mí mismo [no suelo exigir nada a los demás], pero llevo muy mal que se espere algo de mí sin que yo lo propicie y lo calcule antes... y es que me gusta cumplir siempre, pero algunas cosas terminan siendo imposibles.
En resumen, conozco mi ritmo y, si lo sigo, voy de puta madre... lo jodido llega cuando alguien intenta tirar de mí y me hace subir las pedaladas... entonces me quedo parado, agotado, muerto...
Ya lo hablamos con unas cañitas delante [si puedo, claro, jeje].
Ha sido un gran fin de semana.
Pues eso.




Esta página es un guiño homenaje a "La camarera del cine Doré"








•••
Por nochésima vez vuelvo malhedormido y como que se me lepran los ojos de puro caedizos... a la hora de la siesta pude caer... pero no, que me vine al cafésolo y andaba la camarera nueva tan llorando que medio me despertó [o entero]... y comencé a pensar bien [que es pensar mal, se entienda] y a malversar de nuevo en el idioma mío [nada tan vuestro a veces, ¿verdad?]... era solo presión [y nada menos] lo que tenía la chiquilla, esa cosa cabrona del sistema que lleva a desatarse por cosas que no tienen interés [ni lo admitirían jamás, porque son gilipolleces de hombres para hombres]... el caso es que el llanto precioso de la cría [no tendrá veinte años] no puede ser merecido por el valor residual del absurdo que lo trajo [es esta sociedad de esclavos engañados la que confunde todo y lo revuelca]... el caso, ya decía, es que la camarerita lloró desconsoladamente y se fue al baño y yo me desperté como desnudo por aquellos sollozos y me tomé el café como si de una Mirinda se tratara, pensando en que esa niña podría ser la mía, que también anda de esclava parietal en un franquiciado de juguetes en el que le dan de todo menos las gracias.
Yo no pude hacer nada... ya apenas puedo sostenerme sentado y contar a ciegas las cuatro monedillas pequeñas que bailan solitarias en los bolsillos... o fumarme un cigarro, que es oro rubio al precio que se ha puesto... bueno, pensar sí puedo... y pensé, pero los pensamientos venían con sus caries y ese sarro de oír y ver... y no sirvió de mucho lo pensado.
‘Soñar’, me dije. ‘Soñar’.
Y me arranqué la dulce postillita de aquellas bellas lágrimas que se me hicieron huéspedes y viajé hasta donde los dromedarios miran con una interrogación de agua... allí había una sed tumbada entre el ardor de las dunas ajustando su seda con la brisa.
Y me tumbé junto a la sed y le enseñé mi lengua, batida por la saliva nueva, y soplé levemente sobre ese abandono que sugiere al mirarla.
Abrió los ojos, me miró con mirada de corcho [la sed tiene estas cosas, ya se sabe] y me dijo sin más: ‘quiero ser carne’
Yo sonreí y propicié en mi sueño una transformación única: la sed, tumbada, como muerta, comenzó a tomar latido y piel, tersura y esqueleto... y después de una náusea empezó a cobijar los reductos recónditos de un cuerpo femenino, unos muslos pilares, un pecho terso y grande, un vientre de almohada cómoda y mullida, un cuello de gacela de Grant y una mirada grande, hermosa, inquisitiva.
Me agradeció ese porte en su calidad nonata y acarició mis vértebras con sus manosmasaje hasta que de un bostezo me la comí enterita... un pequeño reflujo en mi ser digestivo y una sed insaciable y como estrábica se me vino a la boca.
Y abandoné mi sueño... la chiquilla de negro se secaba sus lágrimas y pedí urgentemente una Coke con hielo que me bebí de un trago.
Ahora sigue la sed... persiste dura... y la piel de mis manos se comienza a agrietar y voy poniéndome árido, y jadeo, y quiero desnudarme y ser del agua...
La sed me tiene atado. Ya no llora la niña.

Comentarios

  1. No me das ninguna envidia, lubidulio, porque a mí me espera el misalito regina para tunear cuando acabe la declaración de la renta, la cual, por cierto, es un camino bastante directo para alcanzar un orgasmo múltiple.
    Harías bien en meterle mano a tu novela que falta le hace.
    Y eso, que esta semana me temo que no habrá cañas, por eso te mando un besillo (en la mejilla, aclaro, que tenemos escandalizado al personal).

    ResponderEliminar
  2. Los caminos del Señor (Commendatore) son inescrutables...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…