Ir al contenido principal

Cuarto día de dolor... o sigo vivo y ya es bastante.



Me descojono de mi incapacidad ahora que la noto presente, oye, que quiero pillar el vaso de la mesa y no me llega el brazo [porque el jodido brazo tira de cintura], que no puedo calzarme si no es haciendo magia con los pies, que me resulta imposible subirme los gayumbos y los pantalones, que ducharme es como un espectáculo de danza moderna [yo en pelotas –muy moderno– y haciendo el robocop –muy de danza–], que intentar pillar un libro que esté en un anaquel por encima de mis hombros es tarea titánica... y a ratos me imagino lo que sería follar en estas condiciones [debe ser placentero para el contrario del combate cuando me da el latigazo y hago un movimiento espasmódico... lástima no probarlo, coño]... y que me sigue dando la risa junto al dolor... y que cuando me calma la cosa, me siento más vivo que nunca, más consciente de todas mis potencias y sus usos, oye, que me quiero como más.
Y se me va la olla allí donde aún hay hombres que en vez de carne y huesos [son palabras del maestro Oliverio] tienen letras, acentos, consonantes, vocales...
Y me quedo como recién cubierto, y soy el hueso blanco en este caldo de sudor, mientras pienso en una espiral de Alberto puesta a secar al sol... o en un árbol de luz que cuando lo acaricio me susurra: ‘más abajo... más abajo’... o en la ortiga puesta en la piel... o en el puro milagro de tu pelo tronzándome los ojos... o en poder agacharme y acariciar la tierra como si fuera tu vientre...
Vivir... unos años, unos meses, unos días... ¿para qué preguntarme cuánto y cómo?... si estoy vivo porque tengo este dolor cabrón para recordármelo cada segundo del día... ‘estás vivo, viejo... ¿a que jode?’... y yo me hago el sordete porque me gusta estar vivo aunque me joda, no ser la piedra eterna, pero sí un rocío de días pendientes en los que ser la gracia dentro de cada hueco...
Vivir para que me ciegue un cuerpo y se desoxiden todos mis engranajes o para dejarme llevar por una inercia de olor suave... ¡vivir!... ¡qué palabra!...
Y, sí, sé hacer comidas y hacer camas, Sinda; aunque con esta tortícolis de cintura he quedado exento... pero plancho mal, porque me jode mucho la plancha; y tiendo mal, porque no me gusta tender; y no sé hacer ñampas caseritas, como arreglar un enchufe o ponerle un perno a una puerta, porque las he odiado siempre... también sé barrer y fregar [aunque ahora le voy a pillar manía a esas tareas, pues son las que me tienen exento y casi griego de pura estatua]... y corto las uñas de los pies que ni te imaginas [pregunta en mi casa, que siempre tengo cola]... no ves, tontita, que en casa tenemos los horarios cambiados y llevamos ya muchos años con reparto de roles... o haces las cosas o los críos no comen y no duermen bien... oye, y también se me da de puta madre lo de taxista [lo hago a diario varias veces] y también ir de compras con mis hijos, porque soy rápido, no me apuro en los gastos y siempre les doy casi toda la razón en sus gustos.
Ahora bien... me encantaría no hacer ninguna de esas cosas, ni la comida, ni las camas, ni cortar las uñas, ni las compras... y lo que menos, pues lo de taxista diario gratuito.
En fin, que me voy a largar a pillar cama, que ahora me molesta la pierna izquierda hasta sentado... y eso a pesar de que ya me he tomado tres pastillazos...
Ah, y que no tengo vértigos... eso me faltaba, coño... solo siento el vértigo de levantarme de la silla, la cama o el sofá... pero es un vértigo más bien literario... la verdad es que me paso el día sonriendo y poniendo a la vez caritas raras, esas caras de concentración que se ponen cuando buscas el punto de no dolor en un giro o en un paso.

QUINTO DÍA... ME ACOSTUMBRO A ESTAR DOBLAÍNO.

Me cago en la puta noche que he pasado, que estaba en la camina como de cuerpo presente, más rígido que una pieza de corrugado y con un dolor constante y focalizado que se multiplicaba geométricamente con la falta de luz... ha sido la noche más larga de mi puta vida, coño... con la amanecida me levanté como pude [como una hora he tardado en salir de la cama] y me quedé desnudo y paralizado frente a la ducha [no podía dar el paso preciso para entrar bajo el agua y empecé a ciscarme en todo lo que se me ocurría... y en voz alta]... y pasé el trago mientras me autoconvencía de que debía pasar por urgencias. Desayuné haciendo unos tiki-takas de cintura y me bajé al hospital medio haciéndole un homenaje al desaparecido Michael Jackson [oye, igualito]... y que me atendieron rápido y me mandaron al segundo piso a hacerme unas placas. Subí como pude y la amable enfermera de rayos me dijo que me desvistiese... y yo le contesté que de esos cojones nada, que me había llevado una horita ponerme la ropa... y me dejó quedarme con la ropina medioi subida... luego me dijo que me tumbase... je, je... se dice así de fácil... el caso es que acabé tumbado y me hicieron las placas y se las bajé al médico de urgencias.
Al verlas, lo primero que me dijo es que tengo un principio de artrosis en cuatro vértebras a las que les ha crecido lo que él llamó un ‘pico de loro’... hostia, tú, que se veía con claridad meriadiana lo del pico de los cojones... y luego me detectó una contractura de caballo [a mí me hubiera gustado que fuera de oso, pero en fin] a base de darme golpecitos con ese sonsonete del ¿duele?... ¿duele?... ¿duele?... pues claro que duele, coño... y me calzó un banderillazo en el culete que no me hizo daño a la primera, pero que luego me dejó la nalga izquierda como dispersa, que la pobre no sabía si le jodía más el dolor natural o el banderillazo artificial... y me recetó Myolastan 50, que me ha dicho que me va a dejar grogui cuando lo tome, y Zaldiar 325, que me ha dicho que seguro que me mareo cuando lo ingeste... así que creo que no me tomaré nada y que me den por saco.
La verdad es que lo que más me ha jodido es ese anuncio de artrosis... esa es una de las razones por las que no me gusta nada ir al médico... siempre te sacan más cosas de las crees que tienes, y eso jode, a mí por lo menos.
Y ahora estoy sentadino en mi estudio, como esperando a que pase algo, quietín y medio mamarrón... no me jodas... artritis... casi prefería dismenorrea... pero en fin...
Y luego me llamó el amiguete Javier Seco para colaborar con SBQ, y Angelita para cerrar asuntos del encuentro de escritores, y el tipo del seguro del coche para que le soltase la gallina, y el amiguito Fabio para ofrecerme –como siempre– todo su afecto, y unos cuantos escritores que no se enteran de lo que vale un peine, y el amigacho hermoso Elías Moro lamentándose de que no pueda venir para esta tirada Ángel Petisme, y Andresillo Vaquero para una historia de prácticas imprenteras, y Paquito M. para una movida nueva... y me cansé de estar sentado y no había forma humana de levantarme de la puñetera silla.

Dejo aquí un detalle de mi desnudo integral de hoy con indicación de mi artritis con formita de "pico de loro"... qué mayor voy, coño:



Comentarios

  1. Y de fisioterápia no te han dicho nada?....no te vendría mal por la contractura, eres alto y el Mac deberías subirlo un poco porque la postura que mantienes no debe ser buena y a nuestra edad deberiamos mantener más la higiene postural. Mejorate... te quedan unos días moviditos, pero ya verás como lo consigues.

    ResponderEliminar
  2. Sabes que no hace mucho, mi jefe me enseñó una fotico como la tuya -con pico de loro y todo- de una chavalina de veintitantos años?! el dr. estaba flipao!. Ayyyyyy, pues paciencia Sr. Comendador, que no queda otra...
    Y que me despedí hasta el lunes pero cambié de planes, LF, jo, verás, te lo voy a contar... es que vi en el 20minutos que en La Casa de América iban a hacer un homenaje a Benedetti (ya sé que a vosotros no os gusta mucho) pero yo me presenté allí y aquello estaba abarrotaaao, y me senté a un ladito del escenario -encima del escenario, y con las patitas colgando, que me entraron unas ganas de levantarme y marcarme un Hamlet...- y a un metro de mí leyeron y leyeron -joé, qué mal leía la mayoría- y en ese plan, sólo me emocionaron dos o tres, los mejores: Rafael Courtoisie (qué coñazo es no saber, LF, que tuve que preguntar su nombre) y la actriz cubana Mirtha Ibarra. Y que estuvo mi Sabinita -ay, qué cerquita!- y Luis García Montero -muy agradable, sí señor!- y Carmen Posadas -por uruguaya, supongo-, y Moncho Armendáriz -que parecía el inventor loco de "Regreso al futuro"- y así hasta veinticinco, creo, y vaaaaaaleeee, ya me callo, que te estoy aburriendo ¿no?

    Venga, un besito grannnde, ya verás como mañana estás mejor
    -y no te molestes en publicar este rollo, que es larguísimo y encima no viene al caso-
    Muaccc

    ResponderEliminar
  3. Y vas y te dejas radiar... También a mi me decían que tenía artritis, y que claro que con los años es lo que cabe esperar. Resulta que sigo teniendo las mismas vertebras afectadas, en cervicales y lumbar, y ya no tengo dolores, eso si sigo oyendo como se rozan entre si por falta de cartílago...
    Bueno, como lo vas a leer igual, para que voy a subir al otro post...
    Esta bien, muy bien que te den masaje, y si es uno bueno te dejará nuevo, pero, si no consigues deshacer de tu mente lo que te preocupa, una y otra vez aparecerá...
    Es tu vida, y por lo tanto eres libre de hacer lo que consideres oportuno,,, pero si te gusta tanto el sexo :) yo me lo pensaría, jeje...
    Un abrazo y a mejorar, mis mejores deseos!

    ResponderEliminar
  4. Mi querido Lu-bidulio: del cerebro es de donde tenían que hacerte radiografías que es, como se sabe, donde está todo, incluso el sexo. “Semen retentum venenum est”. A ver si te desfogas de una vez con las melenas porque te está(s) envenenando, no me extraña que te den vértigos.
    Que te mejores.
    Post.data.- A mí me diagnosticaron los picos del loro en el cuello hace unos diez años, cuando mis vértigos. Sobreviví y ahora estoy bien, pero me cuido, le doy a mi cuerpo casi todo lo que me pide (todo no siempre se puede ;-) je je…

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …