Ir al contenido principal

Sexto día de momia... o mi primer masaje no erótico.




El bueno de Joselín me convenció a última hora de ayer para darme un masaje de espalda, ponerme unas corrientes y darme una sesión de rayos ultranosequé... yo iba un poco acojonadillo, pues me imaginaba al amigo con slip de leopardo y marcando paquete... pero no, fue muy profesional y aseguro que de la hora de masaje salí bastante calmado y con cierta sensación de mejoría. Luego me puso unos parches en la espalda que hacen que parezca que me he tatuado un diapasón... y que me metí dos pastillazos y pillé cama para dormir, por primera vez desde el lunes, toda la noche del tirón.
Levantarme de la cama por la mañana volvió a ser jodido, aunque un poquito menos, y ducharme fue algo más fácil [ya he podido frotarme con energía y con jabón todas mis partes sudorras]. Y salía la calle, pues no soy tipo de pasar las enfermedades en casa... siempre me tiro a la calle para sentirme mejor [y me siento mejor] y tuve dos pequeñas crisis... la primera fue que me quedé trabado como cinco minutos en el centro de la calle de Las Armas, por lo que paré el tráfico hasta que arranqué [la gente es amable y entendió la situación con sonrisas]... y luego tardé como diez minutos en abrir la imprenta a unos clientes que llamaban como energúmenos a la puerta [y es que no atinaba a levantarme de la silla para ir a abrir la puerta]... les expliqué lo que me sucedía y se calmaron... porque el primer momento fue de cabreo absoluto.
El resto del día lo llevo más o menos bien, destacando que estuve tomando un mostito con Concha y su amigo Ángel [un tipo del mundo del teatro que me ha caído estupendamente] y que despaché un buen rato con Paquito M., que el pobre anda abrasado con mil asuntos feos traídos siempre de las manos de esos bejaranos mamones que solo aprendieron a joder a los demás.
Ya tranquilo en mi estudio, sentado entre cojines, me dediqué a ver obra de pintores del siglo XX. disfruté con los desnudos femeninos de Patricia Watwood, con la chica desnuda mirando por una ventana de Edward Hopper, con la sorpresa de piel blanca de Warren B. Davis, con el neodadaísmo del Movimiento Zero, con las cosillas de Rauschenberg, con la abstracción de Kenneth Noland y el pop de Roy Lichtenstein, con el postmodernismo Basquiat y los enredos Haring, con el fauvismo de Diego López Granados, con el expresionismo de Heckel, Ensor, Nolde o Max Beckmann... y de la pintura a la poesía otra vez, otra vez, otra vez... y me quedé esta vez con un librito coordinado por Agustín Porras [“Cuatro gatos”] que contiene poemas de Ángel Guinda, Javier Salvago, Lorenzo Martín del Burgo y María Antonia Ortega... y pasé un buen rato, a pesar de que a la altura del poema “Nada importa nada”, de J. Salvago, me dio un mareíto y tuve que salir a respirar hondo hasta que se me pasó un poquitillo.

22:13 HORAS: El mareo fue a más y resultó ser fruto de la puñetera ingesta de Myolastan 50. Salí a que me diera el aire un poquitillo y en media horita volví a estar como nuevo. Este psicotrópico lo va a tomar su madre. Prefiero que me duela, coño.


Comentarios

  1. Te sentaría mal el Myolastán (a mí me mata), pero no hacía falta que nos enseñaras tus "morcillines", que ya estás mu mayor para hacer estriptis... :)
    ¡Mira que eres quejoso, grandullón!
    Besis.

    ResponderEliminar
  2. Pues a mí me parece que hay que tener mucho estilo pa lucir así un diapasón, jeje.

    ResponderEliminar
  3. Pues a mí me parece que hay que tener mucho estilo pa lucir así un diapasón, jeje

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…