Ir al contenido principal

Sexto día de momia... o mi primer masaje no erótico.




El bueno de Joselín me convenció a última hora de ayer para darme un masaje de espalda, ponerme unas corrientes y darme una sesión de rayos ultranosequé... yo iba un poco acojonadillo, pues me imaginaba al amigo con slip de leopardo y marcando paquete... pero no, fue muy profesional y aseguro que de la hora de masaje salí bastante calmado y con cierta sensación de mejoría. Luego me puso unos parches en la espalda que hacen que parezca que me he tatuado un diapasón... y que me metí dos pastillazos y pillé cama para dormir, por primera vez desde el lunes, toda la noche del tirón.
Levantarme de la cama por la mañana volvió a ser jodido, aunque un poquito menos, y ducharme fue algo más fácil [ya he podido frotarme con energía y con jabón todas mis partes sudorras]. Y salía la calle, pues no soy tipo de pasar las enfermedades en casa... siempre me tiro a la calle para sentirme mejor [y me siento mejor] y tuve dos pequeñas crisis... la primera fue que me quedé trabado como cinco minutos en el centro de la calle de Las Armas, por lo que paré el tráfico hasta que arranqué [la gente es amable y entendió la situación con sonrisas]... y luego tardé como diez minutos en abrir la imprenta a unos clientes que llamaban como energúmenos a la puerta [y es que no atinaba a levantarme de la silla para ir a abrir la puerta]... les expliqué lo que me sucedía y se calmaron... porque el primer momento fue de cabreo absoluto.
El resto del día lo llevo más o menos bien, destacando que estuve tomando un mostito con Concha y su amigo Ángel [un tipo del mundo del teatro que me ha caído estupendamente] y que despaché un buen rato con Paquito M., que el pobre anda abrasado con mil asuntos feos traídos siempre de las manos de esos bejaranos mamones que solo aprendieron a joder a los demás.
Ya tranquilo en mi estudio, sentado entre cojines, me dediqué a ver obra de pintores del siglo XX. disfruté con los desnudos femeninos de Patricia Watwood, con la chica desnuda mirando por una ventana de Edward Hopper, con la sorpresa de piel blanca de Warren B. Davis, con el neodadaísmo del Movimiento Zero, con las cosillas de Rauschenberg, con la abstracción de Kenneth Noland y el pop de Roy Lichtenstein, con el postmodernismo Basquiat y los enredos Haring, con el fauvismo de Diego López Granados, con el expresionismo de Heckel, Ensor, Nolde o Max Beckmann... y de la pintura a la poesía otra vez, otra vez, otra vez... y me quedé esta vez con un librito coordinado por Agustín Porras [“Cuatro gatos”] que contiene poemas de Ángel Guinda, Javier Salvago, Lorenzo Martín del Burgo y María Antonia Ortega... y pasé un buen rato, a pesar de que a la altura del poema “Nada importa nada”, de J. Salvago, me dio un mareíto y tuve que salir a respirar hondo hasta que se me pasó un poquitillo.

22:13 HORAS: El mareo fue a más y resultó ser fruto de la puñetera ingesta de Myolastan 50. Salí a que me diera el aire un poquitillo y en media horita volví a estar como nuevo. Este psicotrópico lo va a tomar su madre. Prefiero que me duela, coño.


Comentarios

  1. Te sentaría mal el Myolastán (a mí me mata), pero no hacía falta que nos enseñaras tus "morcillines", que ya estás mu mayor para hacer estriptis... :)
    ¡Mira que eres quejoso, grandullón!
    Besis.

    ResponderEliminar
  2. Pues a mí me parece que hay que tener mucho estilo pa lucir así un diapasón, jeje.

    ResponderEliminar
  3. Pues a mí me parece que hay que tener mucho estilo pa lucir así un diapasón, jeje

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …