Ir al contenido principal

Recibí paquetito de Oliverio.


Fue la fiestita de final de curso en el colegio de los críos y, como miembro activo del AMPA, me toco hacer labores de reparto de bandejitas y limpieza de patio [el personal paterno piensa que por no estar en la directiva de la asociación de padres, los que sí estamos tenemos que ser servidores humillados... vamos, que nadie echa una jodida mano ni para quitar la basura que dejan a sus pies ni, siquiera, para hacer el gesto de tirar sus deshechos a los contenedores puestos al caso]. La cosa es que no pude participar en la preparación de la merienda [cortando chorizo, queso y haciendo la sangría fresquita] porque coincidía con mi horario de curro, y eché el resto en repartir bandejas de embutido entre los asistentes, llenar vasos de Fanta a los críos sedientos, barrer el patio, retirar las mesas y tirar las bolsas de basura al contenedor. Y me quebré, je, je... me caixo en Soria... me quebré como un arbolito tronzado y hoy tengo un ataque severo de ciática que me hace reír de dolor cada vez que intento un movimiento que cambie el sentido de mis engranajes.
Así y todo, que ya me vale, sigo atendiendo las cuitas de los poetas que van a venir a Béjar –dan más guerra que mis hijos, que ya es decir– y me cabreo como un mandril cada doce minutos por tanta tontería junta.
Y de pronto, a eso de las doce del mediodía, me llegó el cartero con un paquetito de Oliverio Girondo... sí, como lo cuento... un paquetito con el siguiente remite: “Oliverio Girondo. C/. Caminito, 23 - Planta baja. Buenos Aires 07370. Argentina”. Lo abrí con un interrogante colgado en las orejas/ojeras y... ¿qué contenía?... coño, pues un paquete de Chesterfield con versitos Girondo en las manchetas de “Las autoridades sanitarias advierten...”. Me hizo sonreír [y también me hizo pensar en otro día más fumando, que ya está la cosa chunga para conseguir tabaco].
Me encantó la sorpresa, amigo “Oliverio”. De estos detallazos uno saca conclusiones molonas que le hacen sonreír y hasta le ponen piporro el rodillar y las rabadetas.
¡Gracias!, ¡mil gracias!... que me ha arreglado el día el paquetito y como que me duele menos este haz de latigazos riñoneros cabrones.
Y me llegué a casa para hacer los macarrones con tomate y carne picada como a saltitos, apoyándome en todas las esquinitas salvadoras para amagar el dolorcete... e hice las camas medio jugando a la rayuela [me dejé caer en una de ellas y para levantarme parecía un trapecista con muñequeras], puse la mesa, rallé el queso, comimos mis dos chicos y yo –mmm, qué rico...–, quité la mesa, fregué los cacharos y me volví corriendito a la imprenta para ver si soy capaz de darle hoy fin a la revista bluesera [subir y bajar del coche fue la rehostia, que parecía el científico ése de la cabecita torcida]... y al llegar, caí en la cuenta de que se me había olvidado que tengo que preparar todo el tema de sonorización para los conciertos de Voces del Extremo, así que hice las llamaditas pertinentes mientras tenía en mente las palabras justas que Paco Ortega me lanzó por mail y teléfono: “... Por lo tanto me imagino que tendrás controlado el equipo de sonido y la iluminación. Recuerda que los cantantes queremos siempre reverb... Si necesitas raider o ayuda me la pides...”.
Y yo qué sé, Paquito, de reverb y raider, coño... habrá lo que haya y tiraremos adelante sin más...
Así que aquí me quedo, con mi doblez de cuerpo generando carcajaditas de dolor... no sé por qué me río cuando me dan los latigazos, pero juro que me descojono.

Comentarios

  1. Se habrá pinzado el nervio parasimpático. Intente descuidarse un poco para variar.

    urahdal

    ResponderEliminar
  2. Pues vete engrasando los resortes, que tendrán que cundir en esos días clave y no puedes fallar. Ánimo.

    ResponderEliminar
  3. Con los parches tan güenísimos que hay en la farmacia... verdad Urahdal? pero claro, si a él le da la risa... no vamos nosotras a aguarle la fiesta!

    Jo, y qué día más raro, no?? a ti te escribe Oliverio desde el más allá "argentino" y a mí se me caen las cajas de las estanterías como por arte de magia... hmmmmmmmmmm, noches de San Juan... sabes que mañana vendrá a clase Gonzalo Escarpa? jejé.

    Un besito Sr. Comendador, que no conozco a un alma solitaria más rodeada de mundo!

    ResponderEliminar
  4. Qué cosas te pasan. Yo una vez recibí un paquete con las gafas de Quevedo pero no veía ni torta con ellas (debía tener él mayor graduación que yo). Decidí devolverlas pero solo ponía "Francisco de Quevedo" en el remite... Cualquier día las dono a algún Museo.
    Como dice la niña, no he visto a un solitario más rodeado que tú. Está bien ¿no?

    ResponderEliminar
  5. Le he dicho a tu cuñadete que ya sabe de dónde tomar un ejemplo para que sus alumnos comprendan lo que es una hipérbole. Vamos que el mundo se va a creer que eres el perfecto amo de casa. Y eso sí que no, que hasta la mesa seguro que la dejas puesta. No puede haber tanta perfección en un solo hombre. Y de cocinar no me creo ná de ná. Claro que cada uno escribe lo que quiere, y que como dice Adu, no hay que créerselo todo. Lo que sí me creo es lo de la lumbalgia. Así es que cuídate mucho, o las voces del extremo, se van a quedar sin tenor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …