Ir al contenido principal

¿Lo nuevo es mejor que lo que había?


Yo qué sé... lo tengo poco claro, sobre todo porque cada uno de nosotros vino de la mano de varios profesores [los profesores son moralistas, que lo dijo don Domingo Ynduráin en 1989, y yo comulgo siempre con lo que venga de ese señor], y cada uno estropeaba en nosotros lo que le venía en gana [esa es la mierda de los malos profesores, que son casi muchos]. El caso es que no sé si lo nuevo es mejor o peor que lo que había.
Sí sé, y seguro que no caben muchas dudas en esta afirmación, que prácticamente todo lo literario (?) que nos llega desde el decenio de los setenta, viene con el valor (?) añadido de una incultura generalizada que se ha plantado en la raíz de casi todo lo creativo... eso, y la falta de sistemas afinados [por llamar de alguna forma a esta jodida falta de sistemas y sus antecedentes utópicos]. Ya nadie define y toma camino, pues nos encanta decir que estamos abiertos a cualquier cosa, que no es más que otra forma de afirmar que somos oportunistas [como las cigüeñas o los osos con los basureros humanos].
No se lee, pero se asume con altivez que se ha leído todo [porque si se ha escrito, se habrá leído]... y se pone carita seria mientras se pronuncia la palabra “ética” como un trofeo... porque ahora eso de ‘ética’ es la polla en verso.
Encima, para más inri, antes del setenta la cultura se movía fuera del poder, lo combatía o lo obviaba sin más [circunstancia que ponía a los escritores más cerca de la realidad]... ahora, no, ahora se está con el poder, mamando de él constantemente, adulándolo, dejándose llevar por su abanico de billetes. Así, lo que antes le daba funcionalidad a la cultura, un fin, ahora es pura disfunción donde la razón ya no es capaz de encontrar una sola esquinita en la que refugiarse. A esto lo llamaba Ynduráin, refiriéndose a la literatura contemporánea, “la entronización de la inutilidad como valor máximo”.
Otra circunstancia radica en que lo que era objeto de estudio y causa de conocimiento, ahora se ha convertido en pura mercadería, un objeto de consumo... pues ya solo se trata de meter por los ojos el producto ‘Literatura’ y venderlo a lo bestia.
De todo esto, nos ataca una pseudoliteratura que se hace desde la facilidad y con un prediseño mercantilista basado en la redundancia de mensajes [es más publicidad que literatura], en el paso rápido del producto, con su fecha de caducidad y todo, para así seguir en la puñetera rueda del consumo.
Y luego viene lo de epatar... para vender y que te vean, tienes que parecer distinto [pero sin plantear problemas], respetable [pero sin llegar a la herida] y ‘entretener’... esta es la jodida palabra de nuestro tiempo: ‘entretener’.
Los periquitos/as del siglo XXI solo entienden una cultura que les entretenga, que les gratifique, que los afirme en su pacata y cortísima percepción del mundo.
Así que no sé si lo nuevo es mejor que lo que había, aunque me parece que no, que lo que se nos ha venido encima es el jodido baratillo del todo a un euro... casi como cultura/literatura by Taiwan.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…