Ir al contenido principal

Primer viaje iniciático con mi nuevo maniquí.


Me dejé caer hacia atrás en mi sillón, como fulminado por la necesidad de verte medio naciendo del cielo raso [llevaba varias horas de escritura y eso me hace alucinar], y te presentí como la Marzella de Kirchner mirándome desde la playa de Ostende [aquella que pintó Ensor en 1890... en la que imitó con mucha gracia a Pieter Brueghel]. Estabas justo detrás de la mujer con sombrilla que tiene las nalgas al aire y delante del tipo que está haciendo el muerto sobre las aguas tranquilas con un bañador a rayas enterizo... sí, estabas entre ellos, como asomada detrás de una ola que iniciaba una espiral de espuma.
Luego te imagine colgada de las cúpulas de la catedral de Amberes, boca abajo, tal como estás ahora en este cielo raso, mirando a la muchedumbre que se prestaba a recibir las bendiciones más vulgares bajo el flujo de tu nata profunda... y se escandalizaban de ver tu desnudo poniendo un orden cenital sobre sus cabezas huecas.
Pestañeé... y ya estabas en los pastos de Irlanda, corriendo delante de mis ojos, pisando los taraxacum y las dulces fragarias con tus pies inexistentes... te volvías a mirarme... y en aquella torsión veía yo la luz de Eleusis y las torres antiguas de Ítaca asomando...
Mi maniquí... sin ropa... en su blanco esplendor, consideraba el vuelo de marfil de algunas golondrinas que pasaron... siempre decía que los pájaros me salían de los bolsillos... y me enredaba en ellos, buscando con insistencia de tactos hasta el mismo mareo o el nublado.
Rodeaban los campos de algodón las tartanas de los agricultores pobres y una hilera de chiquillos corrían entre ellas, tras de ellas... allí se usaban pantalones anchos y viejas botas militares, sombreros de ala amplia y camisonas grandes con cuello de tirilla... las mujeres vestían largos faldones repletitos de enaguas que había que levantar con mucho esfuerzo para llegar a verles lo blanco de los muslos... allí también me llevó mi maniquí esta tarde, a aquel espacio abierto donde el aire llevaba y traía los ruidos de los carromatos y las canciones de la tierra [el blues más negro]... allí se hizo del color de la canela y se desabotonaba despacito tras un árbol solitario que marcaba como el centro del mundo, de aquel mundo planísimo y caliente. Se tumbó sobre la paja reciente y se me ofreció abierta como una ventana o un libro nuevo... tenía un desconchón bajo el ombligo y una pequeña rozadura, leve, en el hombro derecho.
No me atreví a tocarle... solo supe mirar y descenderme hasta ese campanario de los sonidos sordos y escondidos... y volvió a pedirme que le siguiera con un gesto poco natural en los maniquíes...
La espalda de la tarde dejaba deslizarse a la bola naranja que era el Sol entonces, se deslizaba por el rosario de su columna... las tardes son cordadas, como algunos mamíferos, y también tienen pechos enormes... y preñez en el vientre... estábamos arrimados a un mar sin gente, mirándonos los cuerpos y sus sombras moviéndose por una arena virgen. Un par de cormoranes nos sobrevolaron para dar fe de aquello... me dijo algo al oído con ese idioma absurdo de los maniquíes, pero yo lo entendí... quería que nos adentrásemos en el mar a la par que la noche caía, que nos dejásemos llevar por él hasta una isla lejana con tepuys, y allí hacernos un nido, en el tepuy más alto, desde el que arder y sernos si la dura condena del cielo raso.
Quería libertad, desprenderse del techo de mi estudio y que sus muslos partidos no fueran ya raíz junto a la lámpara.
No caí en el engaño y desperté del sueño... y ahí sigue todavía mi maniquí desnudo, pendiendo sobre mi cabeza para hacer de antenita a cualquiera locura que se acerque hasta aquí para hacerla palabras.
Más viajes llegarán y un día te pondré nombre... y hasta quizás una muda limpia... y lo mismo hasta te descuelgue para darte un paseo.
Hasta mañana, maniquí.









He pillado un libro de actas de un congreso antiguo sobre cultura y literatura en la época fascista y me he puesto a leerlo [porque leo cosas rarísimas]. El caso es que me he encontrado en el mismo, bajo la titularidad de Manuel L. Abellán, que Camilo José Cela, Ricardo de la Cierva, Joaquín de Entrambasaguas, Darío Fernández Flórez, Pedro de Lorenzo, José Antonio Maravall, Carlos Ollero, Leopoldo Panero, Martín de Riquer y Emilio Romero fueron censores del fascismo español... y de seguido, un entresacado de Joan Fuster que reza así: “...la censura no ha sido ejercida por un sargento intonso o por un burócrata subnormal, sino por catedráticos de universidad, por canonistas doctorados, por escritores de oficio...”.
Y me jode un puntito que tipos como el Nobel Camilón, que le hicieron cariñitos al régimen de mil formas, que mamaron de aquellas pollas con las banderas al viento, que se sometieron por un jodido plato de lentejas frías, que denunciaron a colegas e hicieron de espías en reuniones de universitarios rebeldes, que cortaron el ciclo cultural y minaron cualquier impulso creativo por peligroso [sobre todo para ellos mismos], hayan acabado muriendo con la miel en la boca de un reconocimiento que nunca merecieron [de Camilo hasta se cree, con cierta dosis de veracidad, que le robó el documento original que dio pie a su novela más significativa a un preso condenado al cadalso... hablo de “Pascual Duarte”].
Quienes abortaron la cultura durante aquella época difícil no pueden tener más que una cruz sobre sus nombres y mucho olvido, todo el jodido olvido del que seamos capaces.
Hay un artículo en un ABC del año 1939 [exactamente en el del 28 de mayo de aquel año] en el que Agustín de Foxá, bajo el título “Los homeros rojos” escribía:
“Sender, Herrera, Benavides, Falcón, en la prosa; Alberti, Cernuda, Miguel Hernández, Altolaguirre, en el verso, son los tristes homeros de una Iliada de derrotas... sin ninguna norma moral, los poemas de Alberti, de Cernuda, de Miguel Hernández, son unos poemas de laboratorio...”.
Para que se vea lo agresivos que eran estos escritores menores que se vinieron a más con el General.
Y eso.

Comentarios

  1. La verdad que el maniquí tiene mucha fuerza en su torsión, no sé donde lo habrá conseguido Urceloy, pero es bonito, y no se podrá quejar nunca de la vida que le asignas, el, que nacio simplemente para ser vestido...cualquier día bajará del cielo raso para vivir esos sueños.

    ResponderEliminar
  2. Un día se cae, lo verás, un día se te cae en el cocoroto y ya no vas a poder escribir más.

    ResponderEliminar
  3. Me alegro que te guste el maniquí. Pero está un poco guarra, ¿no?, así colgada y boca abajo... Tápala o mátala. Enhorabuena por el mercadillo y por toda su labor y dedicación. Cuando tenga tiempo meto dinero por tu cuadro de los sueños a tu ONG, los tengo pendiente

    ResponderEliminar
  4. Felipín, estás como un cabás.
    Hoy me acordé de ti al leer el blog de Ramón Trecet (http://marcawas5.recoletos.es/blogs/Controlador?opcion=9&codPost=3126). Sáltate los primeros párrafos -los que hablan de El Señor de los Anillos- que son un poco rolletes.
    Por cierto, te vi el otro día en una foto en mi periódico.
    Besines

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …