Ir al contenido principal

Voy a ser suegro putativo.


Jo, que se me llena el disco duro del coco y empiezo a necesitar resetear un poquitillo.
Paso por la Plaza Mayor y aquello parece una plaza de Nácar Colunga, como las bíblias de antaño, mezclado con cierta cosinina de exaltación del espíritu nacional catolico... banderas de España en todos los balcones unidas a trapitos con el hostiero sagrado impreso a cuatricromía, cestitas de flores colgadas de todos los lugares que permiten colgajos y pancartonas enormes allá por donde mires en las que pone “DÍA DE CARIDAD”... cualquiera diría que nos gobierna un equipo de pretendida izquierda moderada que se muestra partidario en voz baja de la separación Iglesia/Estado... ya digo... el disco duro petao, sobre todo porque no hay güevos para recuperar lo que antaño fue el Corpus, una procesión profana en la que se exponían los gremios sociales por las calles en una suerte de carnaval divertidísimo... a más de ser la expresión primaria del cambio de ciclo estacional con su consecuente de acabar en tiempo de cosechas [aquí la Iglesia Católica no tenía que ver nada de nada... hasta que le vieron el negocio a la cosa, claro]... y luego la noticia de que un cura no ha querido dar la comunión a una cría con síndrome de Down porque, según él, la muchachina “ya es un ángel de Dios y no necesita comunión, pues no es una pecadora”... y que a unos cabrones les han puesto una multa de 600 euros por atar a un familiar anciano con alzheimer a una columna [me acuerdo de mi Magdalenita guapa y me cisco en todos los muertos de esos tipos sin escrúpulos]... y, el no va más, que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid obliga al Gobierno Español a subvencionar a la sevillana Hermandad de la Virgen de la Macarena con 1,1 millones de euros [no me parece tan virgen la periquita con este precio... o lo mismo sí]... y el remate es que se me casan You y Sandrita este verano y me van a hacer suegro putativo y, quién sabe, hasta lo mismo yayo postizo [póngase esta noticia en el apartado de fresh del disco duro... que me hace mucha ilusión]...
Ahora ya sí que tendré todos los boletos para convertirme definitivamente en el viejo F, el suegro F. o el yayo F. [abuelo F. para puristas]. Mi chico You va a unir su vida a la de una chica estupenda, brillante, guapísima, buena sobre todas las cosas [tiene suerte mi negro, coño]... el jodío está más serio que una mona en octubre, se pone interesante y habla como imbuido por una condición nueva en la que la responsabilidad le borra un poquito la sonrisa.
Yo les deseo lo mejor a mis chicos, quiero que sean felices y que me llenen de nietecillos sorpresa [a ver cómo nos salen, je, je]. Por si acaso, yo ya he pedido que me pongan en el horario de paseos diarios de la prole una horita diaria después del curro, que me encantan los críos y voy a fardar como un abuelete de los buenos, y les voy a dar todos los caprichos y a comprarles los gusanitos y los globos en el kiosko del parque.
Hablaba de la Iglesia, ¿no?... pues eso, que son unos jetas que se dedican al jodido negocio de la caridad mientras muerden con veneno a la mano que les da de comer, que piden esa cruz en los impuestos y nos regalan esa otra cruz de soportarlos, que se han apropiado de todas las fiestas [las hicieron coincidir con cada una de las fiestas paganas y les pusieron su tonsura... desde Trento hasta hoy, esto es un holding de la hostia, y nunca mejor dicho].
Resetado ya mi cocorote, solo me queda pedirles a los munícipes pesoeros, colegas todos, que se piensen estas mamarrachadas y estos maridajes sacros y que empiecen a actuar en consecuencia ideológica con ellos.
Y que nadie se equivoque, ojo, que nunca he dicho que la Iglesia Católica se a el enemigo, pero sí digo que debe estar donde le corresponde, fuera de lo político y fuera de lo social... en el interior de cada uno de los hombres que la sientan como verdad... y no en el mercado con golosos letreros de neón.



•••

Es un acné de jóvenes tirados el jugar al borrón y cuenta nueva en esto de la poesía... se pasan por el arco de sus triunfos todo lo que fue un día norte poético, lo denostan y lo incendian en cada plaza pública, lo vituperan... y todo sin saber [jodido ‘saber’, ¿eh, amigos? El esfuerzo que lleva].
El caso es que si hace cuatro días imperaba la línea clara como forma aceptada de expresión en poesía, llegan ellos, tan popitos y tan mondongos, y se ponen a hacer diccionarismo con gestos engolados e hinchaditos, mientras dicen a voces que todo lo anterior es pura escoria... si es al revés, y hay un estro de corte novísimo generalizado, pues les da por hacerse los peores bukowskis y se ponen tremendos, mientras tildan de mariquitas de playa a esos plateritos del ornamento poético... y todo sin saber [porque ‘saber’ consiste en conocer, buscar razones, tener pautas de tiempo y de estado, valorar los impulsos y las cuitas...].
En todo caso, después de destruir lo ya cantado [lo cantado con clase y con poderes, que de ambos los hay en todo el abanico de buenos poetas diversos], tiran por el camino del extremo más opuesto, y lo hacen sin las bases necesarias, sin conocer las pautas que los hombres precisan del poeta según corran los tiempos y las armas... y se enredan en el diccionarismo más peculiar [surtido de cititas de poetas extranjeros –en el idioma original, por supuesto–... antes eran ingleses o norteamericanos... ahora son yugoslavos, bielorrusos o turcos... y palabras difíciles sacadas de los DRAE de los estantes de la casa de un amigacho –ellos no suelen tener de eso–] o en el más arrastrado y zafio corral de nuestro idioma [idioma/idiota]...
Y se olvidan del hombre al que se deben, no saben de la impotencia a que te lleva el luchar desde la poesía contra la injusticia, no entienden que hay que cantar desde cualquier opción viable a todo lo que al HOMBRE le interesa para seguir librando cada batalla colectiva.
Los diccionaristas y los zafios solo quieren honores, mojar en algún premio, epatar con furor [a veces uterino], ser la desdentada máscara de sí mismo... y no les interesa la poesía ni el humanismo... porque no son poetas ni son hombres [en el sentido íntegro]... son solo eso, diccionaristas y zafios... y siempre simples, simples, simples.

Comentarios

  1. Son los políticos los que han puesto los adornos
    ¡eso es claro!
    yo la iglesia la llevo en mi interior
    muchas veces mal
    algunas bien
    pero nunca es lo que ves en el exterior.
    Sabes que juzgar por el exterior
    equivoca
    En el fondo
    el uno es uno
    y no sabemos por qué.

    ResponderEliminar
  2. Ves adelantándole mi enhorabuena a los chicos. En cuanto vea a You se la daré personalmente con un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Me alegro por You, y porque esto afirma su consolidación en el pais, también por ti...y no te sientas viejo por la posibilidad de ser abuelete, es fantástico.

    ResponderEliminar
  4. Felicidades para You, mira que casarse... no aprenden estos chicos, pero en fin, es normal, son demasiado jóvenes... y si al menos te hacen abuelo pues cojo... por cierto, yo a mis abuelos maternos les llamaba yaya y yayo, mi hijo y mis sobrinos también llaman yaya a mi madre (a mi padre lo llamaban abuelito sin embargo), es más castellano-manchego, creo yo, por estos lares no se lleva, a mí me gusta mucho.
    Besos días, campeón.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …