Ir al contenido principal

Massage [séptimo día].



Soy un gualdrapa y estoy hecho un gualdrapa [en el sentido de andrajo... se entienda] y no me gusta nada eso de que me soben, y menos con fines terapéuticos... y además tengo un amigo grande [en todos los sentidos] que se llama José Luis García y al que yo llamo Joselín, que tiene un gimnasio [el Gimnasio Colón, mi favorito de siempre] y unas manos de amasar que son dignas de Mateo Hernández o del mismito Alberto H. El caso es que Joselín lleva persiguiéndome desde el lunes para que me ponga en sus manos y me deje masajear [y yo que nones]. El jueves vino a buscarme a la imprenta a media tarde y consiguió convencerme para que le acompañase [y la verdad es que sentí bastante mejoría en mi lado malito]. A pesar del estupendo estado en el que me dejó Joselín con su masaje, sus descargas eléctricas y sus parches, me juré no volver a enseñarle en culete, porque yo soy así de chulito y bastante cabezón... el caso es que hoy, domingo, volví a levantarme con dolores y me vine a hasta mi estudio como un nazareno de andar por casa. A eso de las doce y media comenzaron a golpear en la puerta y salí a abrir... era el buenazo de Joselín que venía a convencerme para recibir otro masaje... es tan buen tío y se preocupa tanto por mí, que no tuve otra opción que acceder y acompañarle hasta el gimnasio.
Me tumbó, me magreó con aceites todo lo que le vino en gana [yo me sentía estupendamente] y, para que me sintiera cómodo, que me conoce mucho, me puso un cenicero en una silla, me encendió un cigarrito [al ser domingo y estar solos en el local, hizo conmigo esa excepción fumera] y me sacó una Pepsi fría con pajita para que fuera sorbiendo mientras él se hacía a golpes y blupblupses con la zona contracturada [aquello merecía una foto para recordar la ocasión]. Cuando terminó, me puso un parche color carne siguiendo la línea de mi columna y me escribió en él una dedicatoria [debo ser el único ser de la Tierra con un parche de espalda dedicado por el gran Joselín]. El caso es que cuando me levanté de la camilla, después de una hora larga de masaje [mi colega sudó de tanta fuerza puesta en el asunto], podía caminar derecho con solo una leve sombra del dolor que me llevaba comiendo en el lomillo desde que me levanté de la cama.
Lo mejor de todo, sin darle muchas vueltas, es que sé que tengo amigos estupendos que me quieren un montón y que piensan en mí hasta el punto de venir a buscarme a mi estudio en día festivo para darle solución a estos dolorcillos cabrones que me pinchan, amigos que no miden más que en clave de afecto, amigos a los que debo corresponder siempre porque se lo merecen.
El resumen es que me reí mucho mientras me masajeaba Joselín [le recriminé no haberse traído el slip de leopardo para celebrar tal evento masajero] y charlamos del mundo y sus zoroladas fumando un cigarrito y bebiendo un resfresquín... y que quedé renuevo hasta que vuelva a ponerme reviejino.
Mil gracias, amigo Joselín... eres un colega de los grandes.




Comentarios

  1. ¿Lo ves? El cuerpo es agradecido: lo cuidas, te responde.
    Ya quisiera yo tener un Joselín aunque tengo una Loreto... Ahora que lo pienso podemos hacer un cambio: para ti Loreto, para mí Joselín, saldrías perdiendo, te lo advierto... Aj, a veces soy mala mala, ¿eh?

    ResponderEliminar
  2. Vamos, que entraste hecho un gualdrapa, y saliste hecho un auténtico Bogart. Vaya si tienes suerte. Yo suelo quejarme poco, pero qué rebien me vendría un joselín en domingos como este.

    ResponderEliminar
  3. Madre... pues viendo esa foto... sólo te faltó una hawaiana moviendo sus caderonas al compás del hula hula!
    Este Joselín no tiene detalles, joé!
    -jijijiji-

    Me alegro, y mucho.
    Un besito

    ResponderEliminar
  4. LF, tengo una duda (una de tantas) ¿me podrías ayudar? es que no sé si se dice: "a sabiendas de que...." o "a sabiendas que..."

    Hoy no asomaste las orejillas por aquí, estás peor??
    Espero que no.

    Gracias y un besito.

    ResponderEliminar
  5. Donce: No soy LF, pero en eso puedo ayudarte, y quitarle a él un trabajillo (que bastante tiene esta semana).
    Se dice "a sabiendas de que ..." aunque te suene raro. Sin embargo, detrás gerundio del verbo no se pone "de" (sabiendo que...)
    Un beso, guapetona. Otro para ti LF

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …