Ir al contenido principal

Massage [séptimo día].



Soy un gualdrapa y estoy hecho un gualdrapa [en el sentido de andrajo... se entienda] y no me gusta nada eso de que me soben, y menos con fines terapéuticos... y además tengo un amigo grande [en todos los sentidos] que se llama José Luis García y al que yo llamo Joselín, que tiene un gimnasio [el Gimnasio Colón, mi favorito de siempre] y unas manos de amasar que son dignas de Mateo Hernández o del mismito Alberto H. El caso es que Joselín lleva persiguiéndome desde el lunes para que me ponga en sus manos y me deje masajear [y yo que nones]. El jueves vino a buscarme a la imprenta a media tarde y consiguió convencerme para que le acompañase [y la verdad es que sentí bastante mejoría en mi lado malito]. A pesar del estupendo estado en el que me dejó Joselín con su masaje, sus descargas eléctricas y sus parches, me juré no volver a enseñarle en culete, porque yo soy así de chulito y bastante cabezón... el caso es que hoy, domingo, volví a levantarme con dolores y me vine a hasta mi estudio como un nazareno de andar por casa. A eso de las doce y media comenzaron a golpear en la puerta y salí a abrir... era el buenazo de Joselín que venía a convencerme para recibir otro masaje... es tan buen tío y se preocupa tanto por mí, que no tuve otra opción que acceder y acompañarle hasta el gimnasio.
Me tumbó, me magreó con aceites todo lo que le vino en gana [yo me sentía estupendamente] y, para que me sintiera cómodo, que me conoce mucho, me puso un cenicero en una silla, me encendió un cigarrito [al ser domingo y estar solos en el local, hizo conmigo esa excepción fumera] y me sacó una Pepsi fría con pajita para que fuera sorbiendo mientras él se hacía a golpes y blupblupses con la zona contracturada [aquello merecía una foto para recordar la ocasión]. Cuando terminó, me puso un parche color carne siguiendo la línea de mi columna y me escribió en él una dedicatoria [debo ser el único ser de la Tierra con un parche de espalda dedicado por el gran Joselín]. El caso es que cuando me levanté de la camilla, después de una hora larga de masaje [mi colega sudó de tanta fuerza puesta en el asunto], podía caminar derecho con solo una leve sombra del dolor que me llevaba comiendo en el lomillo desde que me levanté de la cama.
Lo mejor de todo, sin darle muchas vueltas, es que sé que tengo amigos estupendos que me quieren un montón y que piensan en mí hasta el punto de venir a buscarme a mi estudio en día festivo para darle solución a estos dolorcillos cabrones que me pinchan, amigos que no miden más que en clave de afecto, amigos a los que debo corresponder siempre porque se lo merecen.
El resumen es que me reí mucho mientras me masajeaba Joselín [le recriminé no haberse traído el slip de leopardo para celebrar tal evento masajero] y charlamos del mundo y sus zoroladas fumando un cigarrito y bebiendo un resfresquín... y que quedé renuevo hasta que vuelva a ponerme reviejino.
Mil gracias, amigo Joselín... eres un colega de los grandes.




Comentarios

  1. ¿Lo ves? El cuerpo es agradecido: lo cuidas, te responde.
    Ya quisiera yo tener un Joselín aunque tengo una Loreto... Ahora que lo pienso podemos hacer un cambio: para ti Loreto, para mí Joselín, saldrías perdiendo, te lo advierto... Aj, a veces soy mala mala, ¿eh?

    ResponderEliminar
  2. Vamos, que entraste hecho un gualdrapa, y saliste hecho un auténtico Bogart. Vaya si tienes suerte. Yo suelo quejarme poco, pero qué rebien me vendría un joselín en domingos como este.

    ResponderEliminar
  3. Madre... pues viendo esa foto... sólo te faltó una hawaiana moviendo sus caderonas al compás del hula hula!
    Este Joselín no tiene detalles, joé!
    -jijijiji-

    Me alegro, y mucho.
    Un besito

    ResponderEliminar
  4. LF, tengo una duda (una de tantas) ¿me podrías ayudar? es que no sé si se dice: "a sabiendas de que...." o "a sabiendas que..."

    Hoy no asomaste las orejillas por aquí, estás peor??
    Espero que no.

    Gracias y un besito.

    ResponderEliminar
  5. Donce: No soy LF, pero en eso puedo ayudarte, y quitarle a él un trabajillo (que bastante tiene esta semana).
    Se dice "a sabiendas de que ..." aunque te suene raro. Sin embargo, detrás gerundio del verbo no se pone "de" (sabiendo que...)
    Un beso, guapetona. Otro para ti LF

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

Jugando con Instagram.

Toma un libro viejo y hazle fotos con Instagram... mira lo que sucede.


















Yayo

Mario siempre me llama ‘yayo’ y, cuando lo hace, lo dice como mínimo tres veces seguidas (‘yayo, yayo, yayo’) y yo me deshago y hasta me estremezco. Ser consciente de que, en una mente que se está haciendo, floreces como imagen y hecho, como definición y capacidad, como sujeto activo e identificable, como signo y familia… Ser consciente de que te has conformado como pieza indiscutible en esa cabecita tierna y que, además, te reconoce y te nombra ya no solo por tu presencia, sino por tus cosas (esas cosas cercanas a ti que le han llegado por los sentidos) y es capaz de recordarte en la distancia solo por un color o por un objeto… Es la ostia sin hache. Y en respuesta a esa mente haciéndose, la mía (mi mente) se llena de emociones indescriptibles, de sensaciones de satisfacción, de temor, de amor intensísimo, de gozo completo. Mario ha llegado para quedarse y ocuparlo todo con ansiedad, para enseñarme a diferenciar lo que tiene importancia de la que no la tiene, para descubrime capacidades…

Montse, Nacho y su pandilla de utópatas...

Yo no puedo con Montse y Nacho, porque me sobrepasan y me superan, porque me tienen ganado y perdido desde que los conozco, porque no he aprendido a decirles que no, ni sé cómo aprenderlo. Cuando algo se tuerce, los tengo aquí, justito a mi lado, empecinados e inconvencibles, armando guerras preciosas y metiéndose/me en líos locos. Yo sé lo que valen y sé cómo quieren, sé lo que intentan y me supera todo lo que consiguen –me supera y también me preocupa–. Yo solo sé que los quiero muchísimo, como a todos y a cada uno de los que siguen sus pequeñas utopías, y que me dejan siempre jodidamente en deuda –como todos y cada uno de los que los siguen y participan en esas pequeñas utopías–. Y yo solo quiero que sepan –que sepáis todos– que tengo una vida hermosa y colmada, que no me falta nada y me sobra casi todo, que soy un tipo feliz cada día, y que lo soy porque sé determinar qué es lo importante y lo que no tiene importancia, que soy un espécimen del primer mundo y gozo sus ventajas –ya …