Ir al contenido principal

Catherine Sauvage a las siete de la mañana.


Apenas pude dormir esta noche, pues el dolorcillo se ha ido y ha llegado una suerte de vértigo interior en la zona lumbar que convoca toda mi atención cuando intento reposar... y que se ha sumado una pequeña crisis cistítica que me da que ha llegado de manos de la debilidad traída por los jodidos anti(i)nflamatorios... el caso es que a las siete ya estaba de pie y dispuesto a olvidarme del cuerpo como fuese. Corrí hasta mi estudio con la amanecida y en un acto reflejo, sin saber por qué, puse a todo volumen a Catherine Sauvage cantando a Boris Vian... una y otra vez, a todo volumen, una y otra y otra y otra vez... fue una forma perfecta de ir entrando en una calma hermosa que me llega hasta ahora mismo.
En un ratito iré con Ángela a preparar las bolsas de bienvenida para los asistentes a “Voces del extremo” y todo empezará a desatarse y a seguir su curso arraudalado o tranquilo [ya me da igual, pues creo que el trabajo de gestión que he realizado ha sido correcto y no debo darle más vueltas al asunto... que salga todo como tenga que salir].
Durante estos días locos he buscado calma en la lectura de uno de los libros que me han llegado desde la biblioteca del amigo desaparecido Alberto Segade... “Universalismo constructivo”, de J. Torres García. El libro es un intento de contribución a la unificación del arte y la cultura de América editado en la bonaerense Poseidón en 1944.
Me encanta cómo el tipo se pregunta qué sería lo moderno en ese momento del mundo mientras va llegando a la conclusión de que es “un realismo absoluto”, “lo concreto sin añadir ni quitarle nada a las cosas”, “el objetivismo total” y concluyendo que el mundo artístico y cultural camina hacia la “reintegración a lo estético” [ojo, que estamos hablando de 1944]... también es delicioso leer, en el contexto de esa fecha, que cualquier pensamiento, cualquier reflexión o cualquier elaboración teórica vienen marcados profundamente en el autor por lo que él denomina “caducidad”, mientras expresa que “esta crisis que está desarticulando el mundo y en la que podrían hundirse para siglos los más altos valores humanos...”
Me gusta mucho, para pensarla, la idea constante que flota en la obra por la que se deja ver la crisis del arte con manifiesta evidencia, indicando que da serias señales de “caducidad” [este término me lo apropio de ya, pues creo que es la clave de demasiadas cosas en nuestro tiempo] y desorientación. También me fascina la claridad de Torres García para definir el mal fundamental de ese/este tiempo... “...la germinación de las peores simientes, como el terreno inculto”. Sí, el “terreno inculto” [que en nuestros días cobra una dimensión de verdadero peligro... tipos manejando tecnologías increíbles sin tener una base humanista, si saber escribir y sin atinar a leer ni los prospectos resumidos de uso de toda la tecnología que pasa por sus manos... creyéndose que lo pueden todo, que lo saben todo, que lo dominan todo... con su potencial de sensibilidad perdido absolutamente desde la raíz social... todo esto llevará de seguro a que veamos cómo se derrumban todas y cada una de las cosas que pensamos/pensábamos inamovibles.
De la lectura [interesantísma, por cierto] de este “Universalismo constructivo” he llegado a la conclusión nada original de que el creador actual debe “posicionarse” al margen de lo social, aislarse y buscarse en la individualidad para poder llegar a sentirse verdaderamente ‘humano’ y así aprender a trascender la esfera de lo relativo y llegar posiblemente hasta lo abstracto.
En fin, que la lectura de este libro me ha servido para relajar, para llamar unos ratitos al pensamiento y hacerle funcionar fuera de la presión de lo programado con fecha fija.
Ahora estoy cansado, a pesar de que son las nueve de la mañana, y tengo que sobreponerme porque me esperan tres días largos en los debo disfrutar todo lo que pueda... y también ir poniendo soluciones a lo que vaya surgiendo.

DISCOS DEDICADOS A LORENA -PARA QUE VAYA TOMANDO NOTA DE ESA RARA DISCOGRAFÍA QUE NOS GUSTA A ALGUNOS EUROPEOS-  partir de hoy colgaré canciones a petición de Lorena en esta sección].



Comentarios

  1. Querido Felipe: me encantaría estar allí con vosotros, pero esta noche toco en El Escorial.
    Besos,

    Diego

    ResponderEliminar
  2. solamente dirè, lo que me nace siempre..gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

Jugando con Instagram.

Toma un libro viejo y hazle fotos con Instagram... mira lo que sucede.


















Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…

Dudo de lo que soy...

Dudo de lo que soy por lo que fui y, por tanto, dudo de lo que es por lo que fue. Hubo un tiempo de higos y castañas en el que todo se arbitró en mí como futuro, donde el luego, el mañana, el pronto, el ya verás…, eran marbete constante y meta, hasta que caí en la cuenta de que el futuro es muerte (bien que lo explicó el profesor García Calvo en múltiples ocasiones –‘el futuro es un vacío que no nos deja vivir’–), una muerte total que siempre ha manipulado el poder con maestría y sin moral alguna –y ahora más–, ingeniándoselas para que lo entendiéramos como bienestar y posibilidad de crecimiento, cuando era –es– siempre trampa, una trampa terrible de la que no puedes salir hasta que desapareces, una trampa en la que la araña pérfida del capital te sorbe todos tus jugos hasta dejarte absolutamente seco. Por eso dudo de lo que soy y de lo que fui, y dudo hasta con emoción intensa de lo que es y de lo que fue. Con el tiempo, ya condenado inexorablemente a esa muerte total y sistémica escri…