Ir al contenido principal

Décima jornada... y tan lusamente.


La mañana fue movidita de cojones... nada más llegar a la imprenta llegó a buscarme Ángela para colgar las dos exposiciones de “Voces del extremo”. Nos tomamos un cafetín mientras esperábamos a Antonio Garrido, que nos acompañó para echar una manita, y los tres nos fuimos hasta el CMC San Francisco de colgadores oficiales [yo más bien colgao, que las medicinas me tienen deshecho]. Allí nos echó otra mano Germán, el tipo que cuida en CMC, y dejamos la cosa más o menos trabada [las subiditas de escalera para pegar los paneles de la exposición JRJ me dejaron huella –otra vez– en el jodido lomillo, además de una sudada imperial, con dos hermosas tortillas en los sobacos camisiles. Una vez colgado el asunto, se nos ocurrió que habría que hacer unos carteles indicativos para ayudar a los diletantes que se acerquen, así como unos separadores con algo de información [dicho y hecho].
Al llegar a la imprenta, Carlitos me tenía preparado un estado de cuentas en plan bombero... “Felipe... hay que apagar todos estos incendios antes de las dos”, y que me fui a intentarlo [con éxito diverso]... y luego algo de curro disperso y raro... y a las dos a comer... ¡coño!, que no... que Guille andaba en la calle detrás de una cría de Cernícalo Primilla que se había caído del nido [yo vengo de Biológicas y, ya se sabe, estas cosas me motivan y me ponen adrenalinita], así que me puse con mu chaval [al ratito llegó Felipe y se unió al grupo] a intentar pillar al polluelo, que se escondía debajo de los coches... media hora después conseguimos hacernos con el bichillo y, Guille y yo, nos acercamos en coche hasta el cuartel de la Guardia Civil para entregar el ave al Seprona [que se encargará de llevarlo a un centro de recuperación de aves que tiene en Gredos]. Nos recibieron muy bien y mi chico volvió a casa sonriendo de satisfacción y con esa deliciosa sensación de haber salvado una vida [yo ya no podía con el lomillo, que las agachaíllas terminaron de dejarlo bien magreadito].
Cuando llegué al curro por la tarde, tenía un paquete llegado desde Portugal con remite de “Fernando Pessoa, Rua dos Poetas. Lisboa dos Fados” conteniendo un paquete de Chester con el rezo que sigue en una de sus manchetas de terror: “Fumar bloqueia as artérias e provoca ataques cardíacos e enfartes”... pa morirse, coño.
Junto al paquete, había una postal de Costa Nova no circulada. Gracias, Fernando, por acordarte de mí tan lusamente.
•••


VA DEDICADO A CONCHA BUENO POR LO QUE ESTÁ CURRANDO Y POR CÓMO ESTRESA A TODO EL MUNDO, JEJE.
•••


VA DEDICADO A LORENA PAJARES PORQUE ESTÁ EN ESTA CANCIÓN... JO.
•••


VA DEDICADO A ADU POR VIAJERA.
•••


VA DEDICADO A DONCE PARA QUE VENGA.
•••


VA DEDICADO A MAYCA POR TODO LO QUE HACE... Y SIEMPRE BIEN.
•••


VA DEDICADO A SINDA PORQUE ESTÁ SIEMPRE AUNQUE NUNCA ESTÉ.
•••


VA PARA MILI PAJARES POR LA FUERZA QUE SABE DAR CUANDO SE NECESITA... Y, CÓMO NO, TAMBIÉN PARA LORENA.
•••


VA PARA TODA LA FAMILIA ANTÚNEZ Y QUE SE LES PASE EL SUSTOTE.
•••


VA PARA LUIS Y JOSETXO... Y TAMBIÉN PARA JORGE, POR QUÉ NO... SON GRANDES DE VERDAD.
•••


VA PARA MANOLO CASADIEGO... UN HOMBRE BUENO SOBRE TODAS LAS COSAS.
•••

Creo que voy a poner a diario una sección de discos dedicados... a ver cómo me lo monto... porque es chuli, ¿no?

Comentarios

  1. Claro que es chulo. Mil gracias, me encanta la música militante de Joan Báez.
    Es cierto que estoy, aunque no esté. Ayer tuvimos la comida de fin de curso en La Cala, un restaurante sobre el mar, en el que todo el mundo debería comer alguna vez. Pues en la sobremesa estuvimos hablando del próximo fin de semana bejarano, de ti, de Antonio....
    La verdad es que me muero de ganas de estar ahí, y AGT no para de insistir (incluso desde el monte Athos) para que vaya, pero no puede ser: nosotros tenemos aquí un acontecimiento que ocupa mi mente desde hace días, y es que Leticia se va a un campamento (nunca antes ha salido sin nosotros a ningún sitio), y lo que para cualquiera es algo tan normal, para mí es motivo de zozobra, entre otras cosas porque no quiere ir, y me duele tener que obligarla.
    Otra vez será.
    Te siento mejor, y me alegro.

    ResponderEliminar
  2. Sólo puedo decir.... Sniiiiffff!!
    (y eso que aún no la escuché!)

    Millones de gracias y el beso mássss gordo
    MUACC

    ResponderEliminar
  3. Oye... ¿me puedo cambiar la canción con Lorena?
    Concha.

    ResponderEliminar
  4. LF, ¿Cómo sabes que también me gusta la música brasileña? Lo de "Desafinado" será por mi afición preferente por los Grandes Maestros ¿No?
    Lo de "bueno" lo dejaremos entre comillas.
    Te digo lo que mismo que Sinda, se te nota mejor y es que sin molestias y según se va viendo el resultado de tantos esfuerzos como llevas, mejora mucho el ánimo.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  5. Pues gracias prendi, solo que no tengo altavoces. Mejor me la cantas tumismo em direito. Besillos otra vez.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

Jugando con Instagram.

Toma un libro viejo y hazle fotos con Instagram... mira lo que sucede.


















Yayo

Mario siempre me llama ‘yayo’ y, cuando lo hace, lo dice como mínimo tres veces seguidas (‘yayo, yayo, yayo’) y yo me deshago y hasta me estremezco. Ser consciente de que, en una mente que se está haciendo, floreces como imagen y hecho, como definición y capacidad, como sujeto activo e identificable, como signo y familia… Ser consciente de que te has conformado como pieza indiscutible en esa cabecita tierna y que, además, te reconoce y te nombra ya no solo por tu presencia, sino por tus cosas (esas cosas cercanas a ti que le han llegado por los sentidos) y es capaz de recordarte en la distancia solo por un color o por un objeto… Es la ostia sin hache. Y en respuesta a esa mente haciéndose, la mía (mi mente) se llena de emociones indescriptibles, de sensaciones de satisfacción, de temor, de amor intensísimo, de gozo completo. Mario ha llegado para quedarse y ocuparlo todo con ansiedad, para enseñarme a diferenciar lo que tiene importancia de la que no la tiene, para descubrime capacidades…

Montse, Nacho y su pandilla de utópatas...

Yo no puedo con Montse y Nacho, porque me sobrepasan y me superan, porque me tienen ganado y perdido desde que los conozco, porque no he aprendido a decirles que no, ni sé cómo aprenderlo. Cuando algo se tuerce, los tengo aquí, justito a mi lado, empecinados e inconvencibles, armando guerras preciosas y metiéndose/me en líos locos. Yo sé lo que valen y sé cómo quieren, sé lo que intentan y me supera todo lo que consiguen –me supera y también me preocupa–. Yo solo sé que los quiero muchísimo, como a todos y a cada uno de los que siguen sus pequeñas utopías, y que me dejan siempre jodidamente en deuda –como todos y cada uno de los que los siguen y participan en esas pequeñas utopías–. Y yo solo quiero que sepan –que sepáis todos– que tengo una vida hermosa y colmada, que no me falta nada y me sobra casi todo, que soy un tipo feliz cada día, y que lo soy porque sé determinar qué es lo importante y lo que no tiene importancia, que soy un espécimen del primer mundo y gozo sus ventajas –ya …