Ir al contenido principal

Noveno día [ya tengo novena, como la Virgen].


Manda huevos que en la medida en que baja la insistencia del dolor, llega el malestar producido por los jodidos medicamentos... mareos, vómitos, rarísima sensación de sueño constante, estreñimiento, desgana, agotamiento de no hacer nada... y esta incomodidad postural que me hace estar como un culillo de mal asiento.
Hoy dejaré del todo las medicinas pase lo que pase, pues prefiero manejar mis dolorcillos con lucidez que andar como un ser de ultratumba –y sin rendir–. Lo mejor del día es que ya tengo novena, ja, ja, ja... yo, que fui nombrado en su día patrono de honor [ya casi no me quedan títulos para igualarme con la Virgen del pueblo].
De lo mejor –dentro de la vorágine en la que estoy metidito esta semana... demasiados asuntos a los que atender– la lectura del nuevo libro que recibí ayer de Galaxia Gutemberg: “Pájaro relojero”, una antología de poetas centroamericanos seleccionada por Mario Campaña... en ella me encontrado a poetas que ya conocía y me gustaban, como Roque Dalton, Ernesto Cardenal, José Coronel Urtecho o Carlos Martínez Rivas... y voces que para mí resultan nuevas, por desconocidas, y realmente rechulas, como Salomón de la Selva, Luis Carzona, Pablo Antonio Cuadra, Joaquín Pasos, Otto-Raúl González, Ernesto Mejía o Claribel Alegría, entre otros. La verdad es que me he devorado el libro entero en ratinines sueltos y con auténticas ganas de descubrir –y he descubierto– para luego sumar esas improntas a mis escritos –cuando quieran volver a aflorar, que ahora estoy cocoricó para esto de la escritura-. La verdad es que ando un poco nerviosete con Voces del Extremo, valorando cómo saldrá el asunto, cómo se comportarán los poetas y cómo responderá la gente de Béjar. He trabajado bastante en este asunto durante los dos últimos meses y ya voy teniendo ganitas de verle el fin al asunto.
Mañana he quedado con la buena de Ángela para colgar las exposiciones -a ver cómo me responden la espalda y el costado- y hoy he hablado un ratito con María Rosa y parece que todo está más o menos bien trabado. Sé que desde hoy hasta el viernes se me harán los días largos de cojones, y sé también que el encuentro pasará en un soplo –siempre es así–. Espero que la gente que venga por primera vez a Béjar, se enamore del entorno y quiera volver... así tendré más visitas.

•••
Y que dejo aquí un enlace con un trailer del corto que está rematando ya el realizador argentino Ariel Luque sobre unos poemas míos. Yo soy la voz en off... qué risa.
Un abrazo fuerte, amigo Ariel... está quedando chuli y me muero por verlo enterito. Gracias, amigo.

http://arielluque.blogspot.com/2009/06/realidad-poetica-trailer.html

•••

Realidad poética (trailer) from ariel luque on Vimeo.

Comentarios

  1. Se puede intinuir una hermosa voz y un hermoso poema, pero no disfrutarlo, pues no se oye bien o por lo menos mi sistema no me ha permitido hacerlo.
    Bueno, yo he pasado por aquí sobre todo para desearte lo mejor. Que muy muy pronto te pongas bueno y que todo salga de maravilla.

    ResponderEliminar
  2. De nada querido Luis, el placer es mio y te agradezco por embarcarme en este hermoso proyecto. Ya pronto te lo mandare completo y me contarás que le espera por aquellos lados si? Un abrazo grande amigo!!!

    Ariel.

    ResponderEliminar
  3. Desear que el sueño de la virtud esconda la rutina para siempre es lo más dulce que nos puede pasar, hay que tener paciencia para que el viento nos moldee como una piedra desnuda, sin ningún visitante adherido a ella, delante del mar. Entre pastilla y pastilla sueña que hay gente de diferentes lugares que te desearán suerte en tu lucha, en tu locura, en tu arte, como yo, suerte.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …