Ir al contenido principal

Noveno día [ya tengo novena, como la Virgen].


Manda huevos que en la medida en que baja la insistencia del dolor, llega el malestar producido por los jodidos medicamentos... mareos, vómitos, rarísima sensación de sueño constante, estreñimiento, desgana, agotamiento de no hacer nada... y esta incomodidad postural que me hace estar como un culillo de mal asiento.
Hoy dejaré del todo las medicinas pase lo que pase, pues prefiero manejar mis dolorcillos con lucidez que andar como un ser de ultratumba –y sin rendir–. Lo mejor del día es que ya tengo novena, ja, ja, ja... yo, que fui nombrado en su día patrono de honor [ya casi no me quedan títulos para igualarme con la Virgen del pueblo].
De lo mejor –dentro de la vorágine en la que estoy metidito esta semana... demasiados asuntos a los que atender– la lectura del nuevo libro que recibí ayer de Galaxia Gutemberg: “Pájaro relojero”, una antología de poetas centroamericanos seleccionada por Mario Campaña... en ella me encontrado a poetas que ya conocía y me gustaban, como Roque Dalton, Ernesto Cardenal, José Coronel Urtecho o Carlos Martínez Rivas... y voces que para mí resultan nuevas, por desconocidas, y realmente rechulas, como Salomón de la Selva, Luis Carzona, Pablo Antonio Cuadra, Joaquín Pasos, Otto-Raúl González, Ernesto Mejía o Claribel Alegría, entre otros. La verdad es que me he devorado el libro entero en ratinines sueltos y con auténticas ganas de descubrir –y he descubierto– para luego sumar esas improntas a mis escritos –cuando quieran volver a aflorar, que ahora estoy cocoricó para esto de la escritura-. La verdad es que ando un poco nerviosete con Voces del Extremo, valorando cómo saldrá el asunto, cómo se comportarán los poetas y cómo responderá la gente de Béjar. He trabajado bastante en este asunto durante los dos últimos meses y ya voy teniendo ganitas de verle el fin al asunto.
Mañana he quedado con la buena de Ángela para colgar las exposiciones -a ver cómo me responden la espalda y el costado- y hoy he hablado un ratito con María Rosa y parece que todo está más o menos bien trabado. Sé que desde hoy hasta el viernes se me harán los días largos de cojones, y sé también que el encuentro pasará en un soplo –siempre es así–. Espero que la gente que venga por primera vez a Béjar, se enamore del entorno y quiera volver... así tendré más visitas.

•••
Y que dejo aquí un enlace con un trailer del corto que está rematando ya el realizador argentino Ariel Luque sobre unos poemas míos. Yo soy la voz en off... qué risa.
Un abrazo fuerte, amigo Ariel... está quedando chuli y me muero por verlo enterito. Gracias, amigo.

http://arielluque.blogspot.com/2009/06/realidad-poetica-trailer.html

•••

Realidad poética (trailer) from ariel luque on Vimeo.

Comentarios

  1. Se puede intinuir una hermosa voz y un hermoso poema, pero no disfrutarlo, pues no se oye bien o por lo menos mi sistema no me ha permitido hacerlo.
    Bueno, yo he pasado por aquí sobre todo para desearte lo mejor. Que muy muy pronto te pongas bueno y que todo salga de maravilla.

    ResponderEliminar
  2. De nada querido Luis, el placer es mio y te agradezco por embarcarme en este hermoso proyecto. Ya pronto te lo mandare completo y me contarás que le espera por aquellos lados si? Un abrazo grande amigo!!!

    Ariel.

    ResponderEliminar
  3. Desear que el sueño de la virtud esconda la rutina para siempre es lo más dulce que nos puede pasar, hay que tener paciencia para que el viento nos moldee como una piedra desnuda, sin ningún visitante adherido a ella, delante del mar. Entre pastilla y pastilla sueña que hay gente de diferentes lugares que te desearán suerte en tu lucha, en tu locura, en tu arte, como yo, suerte.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…